La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Nacional

Mayo en la memoria: el ‘Incidente Pershing', otro acto de soberanía olvidado

El 14 de noviembre de 1918 el gobernador canalero envió al presidente Belisario Porras una carta donde le comunicaba que el gobierno de Estados Unidos requería 4/5 partes de la isla de Taboga para una base militar

El ‘Incidente Pershing' tuvo lugar el 22 de mayo de 1920. La Estrella de Panamá reportó los sucesos.

El 14 de noviembre de 1918 Chester Harding, gobernador de la Zona del Canal envió al presidente Belisario Porras una carta donde le comunicaba que el gobierno de Estados Unidos requería 4/5 partes de la isla de Taboga para convertirlas en una base militar y un sitio de reposo para los soldados heridos de la I Guerra Mundial. Panamá tenía cinco días para desalojar la isla.

El presidente Porras consideró abusiva tal petición. El 17 de noviembre devolvió la misiva al gobernador Harding explicándole que no podía consentir al desalojo de la isla, pues esto significaba la pérdida de hogar y tierras de cultivo para las decenas de familias que residían en los poblados de Taboga y Restinga. En su lugar, Porras ofrecía las islas de Taboguilla, Urabá o Cerro de Chame. Los estadounidenses insistieron: querían Taboga, 469 de las 571 hectáreas de la isla. El presidente Porras dio largas al asunto.

Washington decidió enviar a Jack Pershing, General de Ejércitos. Mientras se rendía pleitesía al visitante un editorial publicado el 28 de abril por La Estrella de Panamá dio a conocer la verdadera razón de la visita del general: preparar el traspaso de los terrenos de Taboga.

La noticia indignó al pueblo. Se organizó una protesta. El 1 de mayo la ciudad capital amaneció inundada de carteles. El domingo 2 de mayo en horas de la tarde el pueblo empezó a congregarse en las inmediaciones del parque de Santa Ana.

Unas horas después partió de allí una sorprendente multitud de más 2,000 personas portando antorchas recorriendo la Avenida Central.

La gente fascinada iba uniéndose a su paso. Hacia las diez de la noche los manifestantes empezaron a llegar frente al edificio del Club Unión en calle 1a San Felipe. La gente empoderada exigió a gritos la presencia del presidente Ernesto T. Lefevre. ‘Que salga el presidente, queremos al presidente', gritaban.

El baile se interrumpió y por fin apareció el presidente. Desde el balcón Ernesto T. Lefevre dio la razón al pueblo reunido y prometió que haría todo lo posible por negociar el mínimo de terrenos para Estados Unidos.

Al pueblo esa promesa no le gustó e inmediatamente respondió a coro: ‘Ni una pulgada de Taboga'. ‘Ni una pulgada de Taboga'. Aparecieron los vehículos de la comitiva que traía al general Pershing a la fiesta.

De forma espontánea el pueblo se armó de piedras y empezó a lanzárselas a los autos. La caravana como pudo dio marcha atrás llevándose al general al hotel Tívoli en la Zona del Canal. Poco después el presidente Lefevre también se retiró del club. La gente trató de entrar al edificio pero fue reprimida por la policía bajo las órdenes del alcalde Archibaldo Boyd.

Al día siguiente la ciudad celebraba: el héroe de guerra estadounidense que acababa de someter a generales y ejércitos en Europa, triunfador de la I Guerra Mundial había sido vencido por una multitud panameña armada de piedras, palos y un profundo patriotismo. Pershing se fue del país pero el asunto continuó pendiente hasta el 6 de mayo próximo cuando el presidente Lefevre visitó la isla de Taboga con una delegación de panameños y autoridades de la Zona del Canal, con el deseo de escuchar la voz del pueblo tabogano.

Allí hizo la promesa que Panamá no cedería Taboga. Estados Unidos tuvo que desistir. El 22 de mayo la secretaría de Guerra de Estados Unidos envió un comunicado al gobernador interino de la Zona del Canal J.J.Morrow ordenando suspender la adquisición de terrenos en la isla de Taboga.

Así terminó lo que se conoce como el ‘Incidente Pershing'. Históricamente Panamá logra frustrar las desorbitadas exigencias territoriales de Estados Unidos en Taboga. Es el primer triunfo real de Panamá en defensa de su soberanía contra el imperialismo yanqui. Esa experiencia demostró el poder del pueblo organizado protestando en las calles. Ejemplo que habrá de seguir en la larga y cruenta lucha que librará el resto de los años venideros hasta finalizar el siglo XX.