La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Sep de 2019

Nacional

Darién, convertido en un río imparable de migrantes irregulares

Durante los primeros seis meses de este año, 13,637 personas ingresaron a territorio panameño, luego de cruzar la selva darienita. Según cifras del Servicio Nacional de Migración, entre 2010 y 2018 cruzaron por Darién 87,191 extranjeros, la mayoría cubanos

La crisis migratoria en la provincia de Darién no toca fondo. Durante el fin de semana, el Ministerio de Salud (Minsa) realizó una visita al albergue de La Peñita, donde censó 1,200 migrantes. La cifra de extranjeros varía constantemente entre los que logran continuar su recorrido hacia Norteamérica y los que llegan procedentes de Colombia.

Durante los primeros seis meses del año, 13,637 migrantes habían ingresado a territorio panameño, luego de cruzar la espesa y peligrosa selva darienita. De acuerdo con las estadísticas del Servicio Nacional de Migración, entre 2010 y 2018 cruzaron la selva 87,191 migrantes, en su mayoría cubanos (41,358), seguidos de haitianos (17,179) y nepalíes (8,067).

Aunque los cubanos encabezan la lista de migrantes que cruzan el istmo con rumbo a Norteamérica, las estadísticas de Migración también dan cuenta de que en los dos últimos años su número ha disminuido considerablemente.

Durante el 2018, solo 329 cubanos formaron parte de esa caravana humana, mientras que los indios superaron el resto de las 83 nacionalidades que hicieron la travesía al alcanzar la cifra de 2,962.

En los seis meses del año, los haitianos encabezan las cifras de personas que han ingresado a la provincia de Darién, siendo 4,747 individuos, seguidos de los cubanos, unos 2,770.

De los 13,637 migrantes que han ingresado a Darién durante este año, 9,532 son hombres y 4,105, mujeres, según las estadísticas de Migración.

Los datos también reflejan que 2,139 eran menores de edad, aunque no precisa las edades.

El 2015 y el 2016 fueron los años con mayor flujo de migrantes, cuando ingresaron al país de manera irregular, respectivamente, 29,289 y 30,055 extranjeros procedentes de Colombia.

Puerto Obaldía, en la comarca Guna Yala, fue la zona con mayor concentración de migrantes.

Miles de personas huyen de sus países por diversas razones, entre ellas los conflictos armados.

Algunos han narrado a los medios de comunicación lo peligroso que es cruzar la selva que hace de frontera natural entre Panamá y Colombia. Otros no han sobrevivido.

Diversos organismos internacionales han puesto su foco en la crisis, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), que en abril pasado colgó en su página web un fotorreportaje de la situación en La Peñita.

‘Regina Abanje muestra las fotos que guarda con más dolor en su celular: las de las masacres de sus amigos y familia en su propio pueblo en el conflicto que asola en estos momentos a Camerún. Ella pertenece al lado inglés y decidió migrar para salvar su vida y llevarse a sus hijos', se observa en la leyenda de la foto que muestra el celular de Abanje con la masacre.

La Defensoría del Pueblo también realizó una gira el pasado mes y, en un comunicado de prensa, resaltó: ‘la situación migratoria lejos de mejorar, hasta el momento ha empeorado y continúa con números altos'.

En ese momento, en La Peñita habían 1,650 migrantes y 150 niños, según datos de la Defensoría. El mes de junio cerró con 3,065 migrantes que ingresaron a Panamá, según las estadística de Migración.

Desde que se inició esta crisis, las autoridades panameña han ofrecido asistencia social y médica a los inmigrantes. El Minsa, ahora, prepara una gira médica programada para esta semana; sin embargo, hasta ayer no habían precisado la fecha exacta.

El Minsa y otras instituciones realizaron, el fin de semana, una vista al albergue de La Peñita para conocer la situación sanitaria y de seguridad de los miles de migrantes.

‘En la gira se constató la gran cantidad de menores de edad y mujeres embarazadas que arriesgan sus vidas junto a sus familias con tal de llegar hasta Norteamérica', informó un comunicado del Minsa.

La ministra de Salud, Rosario Turner, dio instrucciones para que varios doctores y enfermeras lideren la gira médica, con el fin de atender a los migrantes que requieren cuanto antes una atención eficaz, oportuna, digna y humana.

La preocupación de las autoridades de salud es que con el incremento de las lluvias, los mosquitos terminen por provocar una epidemia de enfermedades.

‘Se constató la gran cantidad de menores de edad y mujeres embarazadas que arriesgan sus vidas junto a sus familias con tal de llegar hasta Norteamérica',

COMUNICADO

MINISTERIO DE SALUD