Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Nacional

Cuando los medios justifican el fin

La búsqueda de consensos demanda de un auténtico respeto a posturas antagónicas, y, en ocasiones, tener la hidalguía de voluntariamente deponer aspiraciones

Una de las reuniones del Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo

En lo público, y cada vez más en lo privado, el éxito de una administración tiende a medirse a través del logro de objetivos y resultados concretos, indistintamente de cómo llegamos a ellos. Aún cuando soy una férrea defensora de la gestión por resultados, la reciente experiencia en el servicio público me enseñó a apreciar el profundo valor que hay en los medios y los procesos, que, en ocasiones, dejan legados que superan en relevancia al fin perseguido.

Lo anterior, se puso claramente de manifiesto ante el papel que tuve el honor de desempeñar durante los últimos ocho meses de la pasada administración, como presidenta del Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo (CCND). Mi función se centró en garantizar las condiciones para propiciar un diálogo franco entre los 23 sectores que integran el consejo, procurando el logro de acuerdos y consensos sobre temas de relevancia nacional, respetando en todo momento la legítima diversidad de opiniones. Este ejercicio, me permitió de modo especial, valorar paso a paso la importancia del diálogo como medio para concertar, más allá del contenido de los acuerdos alcanzados.

Reformas y recomendaciones

Si bien el foco de atención a lo largo de estos últimos meses respecto al trabajo del CCND ha recaído sobre la discusión del anteproyecto de reformas constitucionales, este no ha sido el único tema sobre la mesa. Gracias al trabajo y compromiso de las distintas comisiones activas, se logró la aprobación del Reglamento Interno del CCND; se adoptaron recomendaciones para la mejora del sistema de salud pública y de los procesos de adquisición de medicamentos; se avanzaron discusiones sobre propuestas en materia económica, se activó la comisión de educación y se logró el compromiso de 5 de los 6 candidatos a la presidencia con el Plan Estratégico Nacional con Visión de Estado ‘Panamá 2030', elaborado desde la Concertación, como hoja de ruta para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Panamá, y guía para la elaboración del próximo Plan Estratégico de Gobierno.

Todos estos procesos, partieron del reconocimiento concertado de prioridades nacionales que requieren ser atendidas. Este primer paso, ya resulta valioso, sobretodo si consideramos que la propia naturaleza del CCND es sentar en la misma mesa a sectores con perspectivas y aspiraciones distintas entre sí. La búsqueda de consensos demanda de un auténtico respeto a posturas antagónicas, y, en ocasiones, tener la hidalguía de voluntariamente deponer aspiraciones, que, si bien son legítimas, no necesariamente serían consideradas como prioritarias por todos los sectores que integran la Concertación. Esto, que se escribe fácil, implica un excepcional nivel de madurez y de visión de país, que fue la tónica en todas las sesiones del CCND.

Las buenas noticias

La intensidad, profundidad e importancia de los procesos de discusión adelantados en los últimos meses, ha fortalecido y dado especial relevancia al CCND, lo que también ha generado inquietudes por parte de quienes alegan no sentirse representados en este espacio. Ante esto, hay varias buenas noticias: la primera, que el reglamento interno, recientemente aprobado, establece el mecanismo para la incorporación de sectores que actualmente no estén representados ante el CCND. A manera de ejemplo, la aplicación de este mecanismo permitió que se aprobase recientemente la inclusión del sector de comunicadores sociales y periodistas, el cual debe organizarse para dar inicio a su participación como miembro del consejo.

Otra buena noticia es que los procesos recientes, han traído como consecuencia el fortalecimiento de los canales de comunicación entre consejeros y los miembros de los sectores que representan, a través de los cuales es posible consolidar posiciones y asegurar la retroalimentación respecto a los procesos de diálogo. Varios sectores, como organizaciones juveniles, de promoción de derechos humanos, ambientales, pueblos indígenas, entre otros, celebraron reuniones varias para definir posiciones y dar seguimiento a los temas tratados en el CCND, lo que, sin dudas, abona al fortalecimiento de la representatividad ante este espacio.

Las externalidades

MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (PESOC) está conformado por un grupo de profesionales de las Ciencias Sociales que, a través de sus aportes, buscan impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Estas externalidades positivas, añaden aún mayor valor a los recientes procesos de diálogo, que lograron ser conducidos con respeto, integridad y visión de país, durante lo que suele ser uno de los momentos de mayor efervescencia política: el período electoral. En adición al mérito que recae sobre los consejeros que hicieron esto posible, reconozco que, tanto el presidente de la República saliente, como el presidente entrante, fueron absolutamente respetuosos en todo momento de la institucionalidad, del proceso de diálogo y sus tiempos, y de la diversidad de criterios de los sectores representados en el CCND, entre los que se encuentran los partidos políticos, haciendo posible un ejercicio de concertación puro, transparente y sin agendas impuestas, en medio de una etapa de natural competición política.

Todo lo anterior, deja de manifiesto que los acuerdos concertados que emanan del CCND, son más que texto. Tomando como ejemplo el anteproyecto de reformas constitucionales, ya aprobado por el actual Consejo de Gabinete y presentado ante la Asamblea Nacional para iniciar el correspondiente proceso de consulta, podemos concluir que parte esencial de su valor, radica en que no se trata de la propuesta de un actor o sector, sino del producto de un ejercicio de diálogo y consenso entre 23 sectores de la sociedad, con un objetivo común.

Las múltiples perspectivas

‘Las múltiples perspectivas Panamá, como país y como sociedad, enfrenta desafíos profundos e importantes, que no dependen solo de gobiernos, y nos necesitan a todos'.

Panamá, como país y como sociedad, enfrenta desafíos profundos e importantes, que no dependen solo de gobiernos, y nos necesitan a todos. Cada vez que logramos aprovechar nuestras diferencias como un factor que enriquece la construcción de soluciones, logramos resultados que descansan en procesos que le dan solidez al incorporar múltiples perspectivas de una misma realidad. Esto hace que hoy, más que antes, me sienta profundamente orgullosa como panameña de la nobleza y vocación de diálogo inherente a nuestra naturaleza, la cual ha sido honrada por los sectores que integran el CCND, contribuyendo a dar forma a un mejor Panamá para todos y todas.