La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Una de cada tres personas muere por enfermedades asociadas al corazón

Un descuido con el corazón se paga con la vida. Ya causa un tercio de las muertes a nivel mundial y las cifras crecen día con día gracias a los malos hábitos de vida. Hoy se conmemora el día mundial del corazón

Tres de cada 10 personas que murieron en el año 2017 en Panamá fue por una enfermedad del corazón.

La cifra exacta: de las 19,482 defunciones que registró la Contraloría General ese año, 3,690 personas murieron por enfermedades asociadas al corazón, entre ellas enfermedades isquémicas e hipertensión.

Hoy se celebra el Día Mundial del Corazón y las cifras hablan por sí solas. Hay que tomar conciencia para no ser parte de las estadísticas.

Según un estudio d el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud con base en datos del año 2012, la incidencia de hipertensión arterial fue de 24.1 por cada 100,000 habitantes; mientras que la prevalencia de hipertensión llegó a 9.5 por cada 100,000 habitantes.

Hipertensión

Un artículo de la Sociedad Panameña de Cardiología explica que la hipertensión es el aumento de la presión en el interior de las arterias. Y entre más alta sea la presión, el corazón debe hacer más esfuerzo para bombear la sangre a todo el cuerpo. Explican también que en el 90% de los casos, las causas no se pueden determinar. Que algunos casos pueden curarse mientras que otros solo pueden controlarse.

Estiman además que el 20% de los adultos sufre de hipertensión. La condición es más frecuente después de los 35 años. Y si además se le suman condiciones como sobrepeso, fumar, sedentarismo, comer con mucha sal o tomar mucho alcohol, las posibilidades de sufrirla se multiplican.

Presión arterial: Cuando le toman la presión, se la leen usualmente así: 120/80
120: es el rango normal para la presión sistólica, según expertos. Es la que produce el corazóncuando se contrae para bombear la sangre a la aorta y a todo el cuerpo.
80: Es el rango normal para la presión diastólica. es la que se mantiene dentro de las arterias cuando el corazón está relajado en espera de la próxima contracción

La Sociedad Panameña de cardiología también apunta a lo que llaman 'la mayor mentira sobre la hipertensión arterial': la hipertensión emotiva. Explican que la persona es o no es hipertensa y que si le fue detectada la presión alta, debe hacerse dos o tres evaluaciones en diferentes fechas y circunstancias, con el mismo médico, luego de permanecer en reposo antes de tomarse la presión.

A nivel regional

En la región la tónica es la misma. Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) avalan que las enfermedades del corazón, las isquémicas, las cerebrovasculares, las hipertensivas y la insuficiencia cardíaca representaron 31% de las carga de mortalidad y 10% del total de la carga mundial de enfermedad en 2000.

La tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares ajustada por edad y por sexo fue más alta en Nicaragua, la República Dominicana y Trinidad y Tobago, donde sobrepasó 200 por 100,000 habitantes. La misma tasa en Barbados, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Perú y Puerto Rico estuvo por debajo de 150 por 100,000 habitantes, según datos de la OPS.

A nivel mundial

De acuerdo con la Federación Mundial del Corazón, la enfermedad cardiovascular es actualmente la principal causa de muerte. Cobra casi 18 millones de vidas cada año, un tercio de todas las muertes en el planeta y la mitad de todas las muertes relacionadas con enfermedades no trasmisibles.

La sal, el disparador silencioso

Consumo mundial

La alta ingesta de sodio produce presión arterial elevada, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. En China, la enfermedad cardiovascular, que incluye ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, ahora causa el 40% de las muertes.

Un extenso estudio encontró que los niños chinos de 3 a 6 años comen la cantidad máxima de sal recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para adultos: cinco gramos por día.

El estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association, fue dirigido por Monique Tan en la Universidad Queen Mary de Londres. El equipo revisó los datos sobre el consumo de sal en China, involucrando a unos 900 niños y 26,000 adultos en todo el país.

Los científicos descubrieron que la ingesta de sal ha sido constantemente alta en las últimas cuatro décadas, con una división Norte-Sur. Si bien la ingesta de sal en el norte de China se encuentra entre las más altas del mundo (11,2 g por día, medida por la excreción de sodio en orina de 24 horas), ha estado disminuyendo desde la década de 1980 cuando era de 12,8 g por día. Sin embargo, en el sur de China, la ingesta aumentó de 8.8 g por día en la década de 1980 a 10.2 g por día en la década de 2010.

Todos los países estudiados tienen niveles de consumo superiores al límite diario recomendado por la OMS. Montenegro y Portugal también tienen promedios de sal más del doble del límite de la OMS. Estados Unidos, India y Australia no se quedan atrás con una media de nueve gramos.