Panamá,25º

22 de Nov de 2019

Nacional

El Puente de las Américas, el primero en cruzar el Canal

Ayer se celebró el quincuagésimo séptimo aniversario del Puente de Las Américas. Un recuento de su inauguración y las nuevas estructuras que hoy lo acompañan

El Puente de las Américas, el primero en cruzar el Canal

“En ceremonia sin precedentes, será inaugurado en la mañana de hoy el Puente de las Américas”. Con este titular a ocho columnas, publicaba La Estrella de Panamá el 12 de octubre de 1962. Se trataba de un logro obtenido gracias a las negociaciones con las autoridades de Estados Unidos, administrador del Canal, un hito que uniría de vuelta a todo el continente y facilitaría las comunicaciones en todo el país.

Casi cincuenta años habían pasado desde que a consecuencia de la explosión del dique de Gamboa en 1913, el continente americano se dividiera en dos, permitiendo el cruce de embarcaciones de Pacífico a Atlántico y de Atlántico a Pacífico, a través del Canal de Panamá. Mientras tanto, la conexión vía terrestre entre la ciudad de Panamá, parte de Colón, San Blas (hoy Guna Yala) y Darién, con el resto del país, se había truncado.

Durante los primeros años, la situación no era tan complicada. El entramado de carreteras era casi inexistente, el grueso del transporte hacia otras ciudades del interior de la República se realizaba a través de vapores que transportaban personas, mercancía y ganado. Sin embargo, con el transcurso de los años y con una mayor afluencia de automóviles y camiones, y con las vías de comunicación en expansión, habría que tomar nuevas medidas.

La situación fue atendida por Maurice Thatcher, nombrado en la Comisión del Canal Istmeño por el presidente William Taft para organizar el gobierno de la Zona del Canal y encabezó el departamento de administración civil, por lo que fue considerado gobernador de la Zona del Canal.

Fue Thatcher quien impulsó la legislación que lo hiciera posible. El Ferry Thatcher, bautizado en honor de su impulsor, fue autorizado en 1930 por un Acto del Congreso de Estados Unidos, el cual especificó que sería operado y mantenido libre de peajes. Conducía directamente a la nueva carretera –también Thatcher— de 7 millas a través de la Zona del Canal hasta Arraiján. Esta se unía con la carretera de Panamá a La Chorrera y más allá. Inicialmente, se había estipulado que los transbordadores harían 24 viajes, comenzando a las 6:00 a.m. y finalizando a las 9:15 p.m.

A las 6 de la mañana del primero de septiembre de 1932, el Ferry USS Presidente Amador salió del embarcadero del Ferry Thatcher en La Boca para cruzar la entrada del Canal con su primer cargamento de pasajeros y vehículos, iniciando tranquilamente un servicio que continuó durante 30 años.

“El día de apertura 989 vehículos lo cruzaron en 28 viajes. El ferry abandonó su itinerario y comenzó a viajar de un lado a otro tan rápido como era posible, para servir a la multitud que esperaba. La congestión continuó todo el día hasta el fin de semana del día del trabajo”, destacó en una nota dedicada al ferry que La Estrella de Panamá publicó el día 12 de octubre, cuando dejaría de funcionar.

Lo principal fue una solicitud del gobierno de Panamá para que hubiera un servicio de ferry de 24 horas, aunque esto se convirtió en algo inadecuado con el comienzo del proyecto del tercer juego de esclusas del canal en 1939, en unión del enorme desarrollo de las instalaciones militares en la ribera opuesta del Canal y la reparación y pavimentación de la carretera entre La Chorrera y Río Hato. Un ferry adicional fue puesto a través del lago Miraflores hasta que el Puente de Miraflores fue abierto en junio de 1942. Pasarían veinte años hasta que se concretara la negociación, construcción y concreción del Puente de las Américas.

Los transbordadores Presidente Amador y Presidente Roosevelt señalaron récords en sus 30 años de servicio. En cifras redondas, ellos llevaron 90 millones de pasajeros y 15 millones de vehículos durante 1,341, travesías. En días posteriores a la inauguración del puente, serían puestos a la venta.

El nombre de la discordia

El puente, construido por Estados Unidos, contempló llevar el nombre Thatcher, mas la idea no fue muy bien acogida por los panameños. La Asamblea Legislativa determinó el nombre de “puente de Las Américas”, oficializado mediante resolución del 2 de octubre de 1962, que rezaba lo siguiente: El puente sobre el Canal de Panamá llevará el nombre de Puente de las Américas. En todos los documentos públicos se usará este nombre para identificar dicho puente. Los funcionarios del Estado panameño rechazarán cualquier documento en el que se mencione el puente con nombre distinto al de Puente de las Américas”.

Jorge Rubén Rosas, entonces presidente de la Asamblea Nacional, publicó una declaración en La Estrella de Panamá del 12 de octubre de 1962: “El suscrito Presidente de la Asamblea Nacional, considera que la construcción del puente sobre el canal interoceánico que unirá ambas partes del territorio Nacional, partido en dos por esta vía acuática, responde al cumplimiento de una obligación contraída por los Estados Unidos con la República de Panamá hace veinte años y por tanto el destino de dicha obra corresponde a los fines de nuestro país.

Con este soporte, la Asamblea Nacional de Panamá que me honro en presidir, dictó su resolución del 2 del presente mes de octubre por medio de la cual reafirma nuestro derecho sobre dicho puente y le asigna el nombre de Puente de las Américas, inspirada en la Unidad Americana, sueño perenne del Libertador Simón Bolívar.

La Cámara Legislativa ha interpretado fielmente la expresión nacional y en acatamiento a la misma, nuestra presencia en los actos de inauguración será de reafirmación del derecho panameño sobre el 'Puente de las Américas', su uso, jurisdicción y soberanía”.

La inauguración

“El puente no será el fin de la cooperación especial entre los EEUU y Panamá, GW Ball”, tituló La Estrella de Panamá a ocho columnas y con un despliegue fotográfico de la ceremonia de inauguración, en su edición del 13 de octubre. La cita era parte del discurso que el subsecretario de Estado de Estados Unidos, disertara en la solemnidad.

El programa tuvo protagonismo para las partes panameña y norteamericana. La ceremonia se inició a las 9:30 a.m., pocos minutos después de la llegada del presidente Roberto F. Chiari, quien arribó escoltado por la Guardia Nacional por la Avenida de los Poetas, que da directamente al puente. Acompañaban al presidente los vicepresidentes González Ruiz y Bazán, los ministros de Estado, diputados de la Asamblea y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. El gobernador Robert Fleming entró llevando de su brazo a la primera dama de la República, doña Cecilia Orillac de Chiari, destacó la publicación.

Asistieron también los expresidentes Tomás Gabriel Duque, Arnulfo Arias M., Ricardo A. de la Guardia, Enrique Jiménez y Ernesto de la Guardia, y miembros del Cuerpo Diplomático.

“El gobernador Fleming presentó a Don Maurice Thatcher, a quien sostuvieron mientras saludó a la concurrencia”, mencionó el diario. En aquel momento, Thatcher tenía 92 años de edad.

El Club Interamericano de Mujeres hizo acto de presencia portando las banderas americanas.

Pronunciaron oraciones de invocación y dedicadas a la apertura oficial del puente, el teverendo Mainer Paterson, presidente de la Federación Pro Obras religiosas, el rabino Nathan Witkin, director de Servicio de las Fuerzas Armadas y la bendición de monseñor José María Carrizo, Prelado Doméstico de Panamá.

A todas estas personalidades se sumaron miles de panameños que también se hicieron presentes en los predios del puente por inaugurar. Y para quienes no pudieron asistir, la ceremonia fue transmitida por televisión.

Maurice Thatcher no pudo pronunciar su discurso, solo pronunciaron sus discursos el ministro de Obras Públicas, don Max Delvalle: “El gran puente que inauguramos hoy —verdaderamente un puente de las Américas— completa el último tramo de la carretera Interamericana desde los Estados Unidos a Panamá. Tenemos todavía por delante el inexplorado y formidable tramo selvático del Darién”, dijo en aquel momento. George W. Ball , subsecretario de Estados de los Estados Unidos, también emitió un discurso en el que alabó la cooperación entre ambos países.

El programa, culminó con el corte de cinta, por Thatcher, y luego el público cruzó el puente.

Aunque se honró con el corte de cinta a Maurice Thatcher, el público panameño quiso dejar muy claro que el puente no llevaría su nombre. “Un grupo de público que pudo llegar cerca de la ceremonia gritaba en coro 'Puente de las Américas' y otros enarbolaban banderitas panameñas. Además de un extenso cartelón de tela que decía 'Puente de las Américas', también portaban otros pequeños cartelones con leyendas similares”, estableció La Estrella de Panamá.

Un grupo de estudiantes subió las vigas del puente para sembrar la bandera panameña en lo alto de la estructura. Los peatones continuaron pasando por el puente, aun bajo la pertinaz llovizna que cayó.

En la tarde, a las 3:02, se abrió al tránsito de vehículos y una hilera de policías de la zona dirigió el tránsito de centenares de vehículos que transitaron por el puente y luego daban la vuelta por Miraflores o por las barcazas que hacen el tránsito por el Canal hasta el día de hoy.

Con motivo de la gran cantidad de automóviles que transitaron durante la tarde por el puente, la Avenida A se congestionó y había que hacer fila para llegar a la intersección en donde están los semáforos de entrada al puente.

El carguero Pelican State, de 455 pies, fue el primer barco que pasó bajo el estrenado puente.