Panamá,25º

14 de Nov de 2019

Nacional

Continúan las protestas: 'no a las reformas constitucionales'

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, volvió a respaldar el paquete de reformas constitucionales que elaboró la Concertación Nacional

Este viernes, cientos de jóvenes volvieron a la plaza 5 de Mayo para reclamar un “no a las reformas”.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

“La reforma no es la forma”. Eso decía una de las pancartas que jóvenes portaban durante el cuarto día de protestas contra las reformas constitucionales frente a la Asamblea Nacional.

Este viernes, a diferencia de días anteriores, la manifestación no terminó en disturbios. Eran cientos de estudiantes universitarios, profesionales y sociedad civil en general los que volvieron a gritar “somos más y no tenemos miedo”.

  • Continuan_las_protestas__no_a_las_reformas_constitucionales-2
    Los jóvenes prometieron continuar con las protestas.
  • Continuan_las_protestas__no_a_las_reformas_constitucionales-1
    La protesta de este viernes terminó sin disturbios.

Desde las 4:00 p.m, los manifestantes llegaron para congregarse alrededor de la estatua de Mahatma Gandhi. Poco a poco, el lugar comenzó a llenarse de estudiantes de universidades públicas y privadas. “Los estudiantes de las distintas universidades hemos acordado rechazar las reformas”, exclamó José Luis Paniza, dirigente estudiantil de la Universidad Santa María la Antigua.

Aunque no tienen un consenso sobre la alternativa para cambiar la Constitución, los universitarios no confían en unas reformas en manos de los diputados. Algunos estarán de acuerdo con una asamblea constituyente paralela y otros con una asamblea constituyente originaria, explicó Paniza.

“Las reformas abajo” era una de las consignas que gritaban una y otra vez durante la manifestación de este viernes, que terminó pasadas las 7:00 de la noche.

La Plaza 5 de Mayo quedó cubierta por la marea de jóvenes que se dieron cita a la protesta, mientras que un centenar de policías en pie de combate vigilaba. Una cerca de metal dividía a los manifestantes y los agentes del Control de Multitudes de la Policía Nacional.

Con altavoces, los manifestantes guiaban las consignas y de vez en cuando reiteraban las reglas: no tirar piedras y de detectar a personas sospechosas de querer alterar el orden, detenerlas.

Los consignas no paraban. Se escuchaban las tradicionales de las protestas, como “un pueblo unido, jamás será vencido” y otras que pedían renuncias de funcionarios como “Mirones, renuncia”, en alusión al ministro de Seguridad, Rolando Mirones.

Consigas similares gritaban contra diputados, como Javier 'Bolota' Salazar y Zulay Rodríguez, ambos del oficialista Partido Revolucionario Democrático.

Funcionarios de la Defensoría del Pueblo estuvieron presentes durante la acción.

En el día, los estudiantes de la Universidad de Panamá se quejaron, en una conferencia de prensa, de la represión policial registrada en los tres días anteriores.

Alegaron que las detenciones que se dieron fueron arbitrarias y no siguieron procedimientos como recolección de pruebas, derecho a la defensa y retención de ciudadanos por horas sin el conocimiento de su paradero y condiciones.

En total fueron aprehendidos por los policías 93 jóvenes que acudirán a audiencia ante el Juez de Paz en los días 6 y 8 de noviembre por la supuesta falta administrativa de alteración de la convivencia pacífica.

Las reformas constitucionales fueron aprobadas, en tercer debate, el pasado lunes, lo que ha generado no solo el rechazo de la ciudadanía, sino discordia entre los diputados y el presidente de la República, Laurentino Cortizo. Incuso dentro de la junta directiva de la Asamblea Nacional.

El diputado vicepresidente de la Asamblea, Tito Rodríguez, dijo que la Asamblea Nacional contemplaba la posibilidad de eliminar la propuesta y que lo había hablado con la diputada Rodríguez, que también es vicepresidenta de la Asamblea.

El presidente de la Asamblea, el diputado Marcos Castillero, salió a desmentir esto y reiteró que todo seguirá con lo programado.

El presidente Cortizo, por su parte, envió un mensaje grabado a la nación, en el que volvió a dar un espaldarazo al trabajo realizado por la Concertación Nacional, que elaboró los cambios a la Constitución, como documento base para generar un amplio diálogo sobre su contenido.

Sin embargo, dijo, nadie tiene el monopolio de las reformas constitucionales. Se trata de un proceso en desarrollo, convocó a la población a participar con respeto y que aporten sus opiniones a la mesa de diálogo.

No obstante, dejó claras sus advertencias: “Mi gobierno no permitirá el irrespeto a la diversidad ni a las diferencias comunes en democracia. Esas reformas son una demanda legítima de la sociedad moderna, de todos los panameños”.

Añadió que la iniciativa de hacer las reformas constitucionales fue una promesa de todos los candidatos, y en su caso, con una ruta trazada que incluía la discusión del paquete de reformas constitucionales elaborado por la Mesa de Concertación Nacional a través de dos legislaturas y un referéndum para generar un amplio diálogo sobre su contenido.

Llamó al diálogo como una forma de calmar las protestas callejeras. “Ningún panameño debe sentirse excluido, el proceso de reforma está en desarrollo, nadie tiene el monopolio de las reformas. Los convoco a participar con respeto, el único dueño de las reformas es el pueblo”, señaló.

Recordó la difícil tarea que ha sido manejar el país en materia de finanzas luego de que la administración de Juan Carlos Varela dejara una deuda de $1,600 millones a proveedores y contratistas, y como si fuera poco, una sobre estimación de los ingresos por más de mil millones. “En cien días de gobierno hemos cumplido los 15 compromisos que prometimos en campaña. Respecto a las reformas constitucionales pido paz, respeto y tolerancia”, indicó Cortizo como una muestra de las promesas que cumple desde el Ejecutivo.

Habló de la democracia como vía para manifestarse, y participar en la aportación de opiniones una vez se inicie el periodo de la segunda legislatura, en enero próximo.

“No permitiré la violencia, destruir bienes y mucho menos atentar contra la vida de los ciudadanos”, aseveró el gobernante.

“Tampoco podemos permitir que nos traten de dividir por el color de la piel, preferencias sexuales o creencias religiosas; somos un país de paz y de consenso, debemos estar alineados en construir un país próspero”, remarcó Cortizo.