Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Nacional

Autoridades migratorias de Panamá y Cuba se reúnen en la capital panameña

Panamá estableció en octubre de 2018 la llamada tarjeta de turismo para ciudadanos cubanos

Zona Libre de Colón
En marzo de 2019 el Gobierno dictaminó que incluso los cubanos que tenían la tarjeta de turismo debía tener la visa estampada.Cortesía

Autoridades migratorias de Panamá y Cuba se reunieron este lunes en la capital panameña para analizar el procedimiento de ingreso de ciudadanos cubanos como turistas al país centroamericano, un destino apetecido por los isleños para hacer compras en la Zona Libre de Colón (ZLC).

Un comunicado oficial indicó que en la cita participaron el director de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior, Ernesto Soberón Guzmán; la directora del Servicio Nacional de Migración de Panamá, Samira Gozaine, y la directora de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mirlo Guerra.

"En este momento el Servicio Nacional de Migración se encuentra revisando los procedimientos de ingreso como turista al país para los ciudadanos cubanos y se remite al procedimiento que establece el Decreto Ley 3 del 22 de febrero de 2008", agregó la información oficial sin más detalles de la cita de la nivel.

Panamá estableció en octubre de 2018 la llamada tarjeta de turismo para ciudadanos cubanos cuentapropistas o artesanos que no tuvieran visa estampada, que tenía un coste de 20 dólares les permitía entrar y estar en el país centroamericano hasta por 30 días en razón de turismo de compras.

Pero en marzo de 2019 el Gobierno dictaminó que incluso los cubanos que tenían la tarjeta de turismo debía tener la visa estampada, y en julio del mismo año se anunció la suspensión de la emisión de la tarjeta de turismo.

Los empresarios de la Zona Libre de Colón, situada en el Caribe de Panamá y la más grande del continente, resintieron la medida y pidieron al Gobierno panameño buscar alternativas para los compradores cubanos, que representaron el 40 % de los 57.121 turistas que llegaron al emporio entre enero y julio del año pasado.

En una entrevista con Efe en agosto pasado, el presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, Daniel Rojas, dijo que supuestas irregularidades detectadas por el Gobierno panameño en la asignación y uso de la tarjeta de turismo provocó la suspensión del mecanismo.

Se estaba dando el hecho de que "no todos" los que entraban a Panamá con la tarjeta de turismo venían a comprar: "Muchos entran y se van por tierra hacia Estados Unidos" para establecerse en el país norteamericano, dijo entonces Rojas.

Panamá es zona de tránsito para miles de migrantes irregulares venidos de todo el mundo que movidos por redes de traficantes de personas atraviesan parte de Suramérica y Centroamérica en su camino hacia el norte del continente.

Una parte de ellos decide quedarse en Panamá, y solo en los cinco primeros meses de 2019 el Servicio Nacional de Migración interceptó 688 extranjeros, la mayoría de Colombia, Cuba y Venezuela, por permanecer de manera irregular en el país.

Panamá ha sido en los últimos años destino de muchos migrantes de la región, principalmente venezolanos, colombianos y centroamericanos debido a su pujanza económica y a su estabilidad sociopolítica.

La llegada masiva de cubanos entre finales de 2015 e inicios de 2016 generó una crisis humanitaria en Panamá y Costa Rica, que se consideró como una consecuencia del deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y el fin de los beneficios migratorios para los isleños en el país norteamericano.