Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Nacional

Centros penales adecúan las áreas  donde se atenderán casos de COVID-19

Los trabajos evitarán que los pacientes convivan con reclusos que tengan otro tipo de problemas de salud

Construcción
Los trabajos se dan con el respaldo del Comité Internacional de la Cruz Roja y de las brigadas de mantenimiento de los privados de libertad de los centros penitenciarios antes mencionados.Cedida

La Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP), continúa realizando los trabajos de adecuación de las zonas de aislamiento, para reclusos que presenten síntomas de COVID-19 o casos positivos leves.

Las labores que se realizan en la Clínica Virgen de la Merced del Complejo Penitenciario La Joya, que brinda atención médica a La Joya, La Joyita y La Nueva Joya, se dan con el respaldo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de las brigadas de mantenimiento de los privados de libertad de los centros penitenciarios antes mencionados. 

Graciela Tello, directora de DGSP, detalló que el área médica permitirá que los galenos puedan ofrecer una observación debida a las personas privadas de libertad que presenten los cuadros de síntomas del virus.

La subdirectora médica de la Clínica Virgen de la Merced, Yilany Bernardo, en este mismo contexto, señaló que las adecuaciones que se llevan a cabo son necesarias para tener una ubicación donde atender a los reclusos aislados por COVID-19 de forma adecuada, evitando así, la convivencia de estos, con otros pacientes con otro tipo de problemas de salud.

El jefe de la delegación regional del CICR, Giuseppe Renda, indicó que la organización mantiene un diálogo constante con las autoridades, para poder hacer entrega de materiales según las necesidades y disposición. 

Para la realización de los actuales procesos de construcción, el CICR dono al DGSP insumos como cemento, lámparas, baldosas, cielos rasos, mallas de ciclón, material eléctrico, plomería para los baños; esos materiales son utilizados por los internos para dar mantenimiento en La Joya y La Joyita, así como cursos de construcción en coordinación con el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano. 

Los privados de libertad Carlos Jones y Juan Carlos Rumaña, miembros de las brigadas de mantenimiento, consideraron que la habilitación de esos espacios, podrían salvar la vida a cualquiera de los reclusos que están en el complejo.

El Sistema Penitenciario mencionó que continuará con las medidas de restricción para minimizar los riesgos de contagio.