Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Nacional

COVID-19 saca de la agenda nacional el diálogo pro reformas a la Constitución

Para el abogado Cedeño la pandemia es como un tanque de oxígeno para el gobierno, y ve un poco difícil que la promesa de campaña de reformar la Constitución se concrete

Reformas
El proyecto de reformas aprobado por la Asamblea generó una serie de protestas a fines de 2019, lo que obligó al Presidente Cortizo a retirar el proyecto y convocar un diálogo.Archivo| La Estrella de Panamá

La pandemia de COVID-19 ha sacado de la agenda de temas prioritarios, el anunciado diálogo pro reformas a la Constitución, para el cual el presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen comisionó al Programa Nacional de las Naciones Unidas (PNUD) como ente facilitador, luego del rechazo masivo de diversos sectores de la sociedad al proyecto de reformas aprobado por la Asamblea Nacional en octubre de 2019.

Linda Maguire, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), informó en enero pasado que ya estaban en proceso de diseño del diálogo de las reformas constitucionales, algo que tomaría de cinco a seis meses para que el mismo sea sólido y para lograr “un proceso participativo, transparente e inclusivo”.

No obstante, con la llegada del coronavirus a Panamá en marzo pasado y las consecuencias sanitarias y económicas que ha generado, el tema, por el momento, está fuera de la agenda de temas nacionales a debatir.

“Yo creo que esto de la pandemia es como un tanque de oxígeno para el gobierno en materia constitucional, porque ese compromiso de campaña se ve difícil que se concrete”, aseguró el abogado Ernesto Cedeño.

Recordó que el paquete de reformas enviado por el Ejecutivo sucumbió en la Asamblea Nacional, y ahora, como están las cosas ya nadie habla de lo beneficioso de unas reformas constitucionales y lo necesario que es.

“Se ha quitado (el Presidente Cortizo), por decirlo así, un gran peso de encima. Si uno ve este año y los otros años que vienen ya se verán otros tipos de proyecciones como lo es el tema de la reactivación económica”, precisó.

Frente a ese panorama, Cedeño señaló que hay grandes probabilidades de que sucumban unas reformas constitucionales “con el desgaste que trae como consecuencia eso; el tiempo de la consulta, que si el PNUD va a seguir o no con el tema, el tiempo que tomará para que llegue a la Asamblea Nacional y puede hasta que choque con el proceso electoral y a lo mejor hasta muere en su cuna”.

En tanto, el presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA), Juan Carlos Araúz, sostuvo que el COVID-19 obliga a la refundación del Estado panameño, al señalar que no cabe duda que nuestra Constitución ya ha dado su vida útil.

“Una vez empecemos a una aproximación a la normalidad será una tarea indiscutible, que debe ser el verdadero legado del Presidente Cortizo. Con toda la crisis y sus consecuencias no hay mejor oportunidad para cambiar todo, vivimos el momento ideal”, afirmó.

Agregó que ya no hay nada que perder y todo que ganar, presentar un país con una Constitución nueva y fuerte podría ser el principal atractivo de la inversiones.

“Yo creería que en estas condiciones no hay peor escenario y me parecería necesario aprovechar el momento, más que el gobierno depende de la sociedad de exigir un corte con todo el pasado y reinventarnos como nación. Estamos en el momento preciso para reinventarnos con una nueva constitución”, aseguró.