Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

El coronavirus pone los trasplantes contra la pared

En medio de la crisis sanitaria por la pandemia, se encuentran 165 pacientes que esperan un trasplante de riñón para mejorar su calidad de vida

La crisis causada por la propagación del nuevo coronavirus está pasando factura al programa de donación y trasplante de órganos, que está suspendido desde hace tres meses por la Organización Panameña de Trasplantes (OPT), y que no tiene una fecha para reactivarse.

El número de trasplantes de riñones de personas fallecidas ha caído de 50, a 40, a 30 y 21 en los últimos siete años.EFE

“La preocupación principal es tener un ambiente seguro para los que van a recibir el trasplante. Inmediatamente después del trasplante, los pacientes quedan inmunosuprimidos, haciéndolos muy susceptibles a infecciones de todo tipo”, indicó Régulo Váldes, coordinador nacional de las salas de hemodiálisis de la Caja de Seguro Social (CSS).

Con un importante aumento de los contagios, la prioridad de las autoridades de Salud es contener el avance de la enfermedad de la Covid-19, que ha cobrado la vida de más de cuatro centenares de personas en el país, y atender las emergencias. En medio de este dilema se encuentran 165 pacientes que esperan un trasplante de riñón para mejorar su calidad de vida.

La Asociación de Pacientes con Insuficiencia Renal Crónica está pidiendo se retome la procuración, donación y trasplante de órganos y tejidos. Pedro Vargas, de la Asociación de Pacientes y Familiares con Insuficiencia Renal Crónica, explicó que se está solicitando una reunión para pedir que se reactive el programa. “No sabemos nada, los médicos nos están diciendo que ese tema está frío...”.

El programa fue suspendido considerando la emergencia sanitaria, que obligaba a ajustar los protocolos de los servicios de salud, y se retomaría cuando se dieran las condiciones para hacerlo. Pero, según Vargas, la decisión fue inconsulta. “Muchos médicos no estuvieron de acuerdo. No se les consultó para ver si podían echar adelante el programa con los protocolos de seguridad”, dijo el vocero de los pacientes con hemodiálisis.

El representante del gremio muestra molestía y alega falta de transparencia y de esfuerzo de la OPT, que no rindió un informe del tema. “Los pacientes quieren que se haga un concurso para escoger a un nuevo director de la organización”, para proseguir con la discusión de un anteproyecto, que modifica la Ley 10 de 2006, y que entre otras cosas busca que todos los panameños sean donantes, a menos que expresen lo contrario.

El número de trasplantes de riñones de personas fallecidas ha caído de 50, a 40, a 30 y 21 en los últimos siete años. El 50% de las donaciones de órganos y tejidos donados proviene del hospital Santo Tomás. Los pacientes temen que en este periodo se hayan perdido donaciones de órganos, que son vitales.

La cantidad de pacientes que se realiza diálisis se acerca a 3 mil, un número que parece ir en aumento y que amenaza con colapsar el sistema de salud público, que incluso ha tenido que contratar clínicas y hospitales privados para dar el servicio a los pacientes.

Los primeros trasplantes en Panamá se iniciaron en 1990 (renales, y a la fecha se han realizado más de 807).