Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Nacional

Solís: 'Muy mal manejo' en contrataciones millonarias sobre limpieza de hospitales

El contralor tuvo sus aprensiones para refrendar la nueva adenda al contrato de Sicarelle Holdings, y tras realizar una investigación descubrió que la empresa ha hecho inversiones en equipo de protección a su personal, provocando pérdidas de hasta un 5%

Las administraciones del Estado le han dado un mal manejo a la contratación de los servicios de aseo y desinfección de hospitales. Es la opinión del contralor general de la República, Gerardo Solís, sobre las millonarias adendas que se le han otorgado a la empresa Sicarelle Holdings para realizar esta labor.

GERARDO SOLIS
Gerardo Solís, quien tomó posesión del cargo de Contralor General el pasado 2 de enero, señaló que para la entidad es fundamental fortalecer la fiscalización preventiva.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

“Muy mal de parte de la administración del Estado, el manejo que se le ha dado a esta contratación”, dijo el fiscalizador de las arcas del Estado a La Estrella de Panamá, en la primera entrevista que otorga a un medio de comunicación durante la pandemia provocada por la propagación del Covid-19.

Entre 2011 y 2020 la empresa ha recibido $47,5 millones en contratos, de los cuales $40,5 millones fueron en adendas. El contralor deja entrever que las administraciones anteriores no fueron diligentes en la forma como se manejaron estas contrataciones de la limpieza de los hospitales del Minsa.

Por ejemplo, Sicarelle Holdings participó en una nueva licitación en 2016, ya que había ganado los actos públicos anteriores (2011, 2012 y 2013). Sin embargo, este acto público generó controversias entre los ofertantes, que obligó a otorgar una nueva adenda a la empresa.

Después de un fallo del Tribunal de Contrataciones Públicas, en 2017, se le adjudicó formalmente el contrato a la empresa Sicarelle Holdings por $11,2 millones, luego de ajustes del monto original; posteriormente se hicieron otras adendas que prorrogan el periodo del contrato y sumaron $15,1 millones, haciendo un monto total de $26 millones.

Recientemente se le aprobó la sexta adenda por $1,7 millones al concluir el tiempo de la extensión del contrato el 30 de mayo de 2020.

El contralor justifica las dos últimas adendas que le ha refrendado, porque se dieron en medio de una emergencia sanitaria y no existe el ambiente para convocar a un acto público, porque sería injusto para los otros competidores, que tendrían que armar propuestas, mientras que la empresa Sicarelle Holdings, que conoce el servicio, iría con ventajas. “Hay que hacerlo en un campo de juego justo”, dijo.

Solís tuvo sus aprensiones para refrendar estas nuevas extensiones del tiempo del contrato, por lo que decidió realizar una investigación. “Yo no puedo hablar por la pasada administración, puedo responder por mi periodo”, aclaró.

Los resultados indican que la empresa estaba ganado un 13%, antes de la pandemia. Pero las inversiones que están haciendo en equipos de protección personal para evitar los contagios del virus (mascarillas, zapatos, guantes, vestidos, entre otros insumos) han provocado pérdidas de hasta un 5%. Solís también valoró que la empresa ha sido bien evaluada por sus servicios, para firmar una nueva adenda.

Pero aún así, advierte a la ministra de Salud, Rosario Turner, que debe convocar a una licitación pública para contratar estos servicios tan pronto existan las condiciones para que otras empresas compitan de manera equitativa”, recomendó el contralor.

El Ministerio de Salud (Minsa) defendió las contrataciones a la empresa alegando que fueron adjudicadas mediante contratación pública y asegura que las adendas que han otorgado, han sido por el tiempo necesario para garantizar la limpieza y desinfección de hospitales.

El Minsa responde

“Es importante mencionar que las adendas eran para la extensión del plazo de ejecución contractual y no para modificar montos, ya que los precios de las adendas son los mismos desde 2013”, dijo el Minsa.

La institución también aclaró que las adendas se han dado a solicitud de la empresa contratista, considerando que no se puede suspender un servicio tan sensitivo que impacta directamente la salud pública.

“Aun cuando no se haya realizado el acto público que en la mayoría de las ocasiones es por temas de recursos presupuestarios, la limpieza y desinfección hospitalaria no se puede suspender, ni mucho menos interrumpir, porque se generaría una proliferación de agentes patógenos...”, aseguró el Minsa.

José Manuel Sevillano, presidente de la Cámara Nacional de Contrataciones Públicas, explicó que las adendas no deben vulnerar la esencia original del contrato. “Si se realiza un acto público para un servicio por dos años, los funcionarios deben ser responsables y preparar el siguiente acto con suficiente tiempo para seleccionar y contratar, y que se mantenga el servicio ininterrumpidamente después de concluido este periodo”.

El experto en contrataciones públicas dijo que no se trata de adecuar actos a última hora para posteriormente alegar falta de tiempo y pretender otra adenda con el mismo contratista, una y otra vez. “Esto viola principios de igualdad de oportunidad para participar, limitando la competencia, lo cual a su vez impide la oportunidad de obtener un mejor precio a favor del Estado”, advierte..

Sevillano piensa que es interesante saber si la Dirección General de Contrataciones Públicas está al tanto de estas adendas y cómo interpreta el artículo 91 de la Ley 22 de Contrataciones Públicas que establece que, en ningún caso, las modificaciones al contrato pueden sobrepasar el 40% del monto contractual originalmente pactado.

La empresa también ha logrado contratos con la línea 1 del Metro de Panamá, la Caja de Seguro Social (CSS) y el Municipio de Panamá. Igualmente ha sido contratada por el Instituto Oncológico, el Tribunal Electoral y Transportes Masivos de Panamá.