Temas Especiales

03 de Jul de 2020

Nacional

La estrategia de Juan Carlos Varela: ¿arma de doble filo?

Juan Carlos Varela acudió este lunes al edificio Avesa acompañado de su abogado Erasmo Muñoz. La visita fue de manera voluntaria para “ponerse a disposición” de las autoridades. El expresidente es señalado en el escándalo de la constructora Odebrecht

El expresidente de la República Juan Carlos Varela decidió acudir al Ministerio Público de manera voluntaria, para informar que se “encuentra en la mejor disposición de contestar cualquier pregunta concerniente a donaciones políticas...”. Además de presentar el poder del abogado Erasmo Muñoz.

El expresidente Juan Carlos Varela a su salida del edificio Avesa.Cortesía Grupo Epasa

La estrategia de Varela de “darle la cara” a las denuncias, 15 en total, que se le han presentado ante las fiscalías Anticorrupción puede ser, para algunos juristas, un arma de doble filo y también una muestra de confianza.

“Esta decisión (de acudir al Ministerio Público) es consecuente con su postura de rendir cuentas y colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los hechos. Los hombres inocentes no huyen, ni se esconden”, indicó el expresidente en un comunicado que circuló su equipo de comunicación minutos después de salir del edificio Avesa.

Para el abogado penalista Víctor Orobio, es una “estrategia equivocada” acudir al Ministerio Público de manera voluntaria, cuando eres señalado en una investigación, porque puede ser interpretado por la fiscalía como “miedo, desesperación” de la persona.

Estas acciones, alegó, en ocasiones terminan reforzando más la tesis que puede tener la fiscalía del procesado. “Vamos a pensar que el motivo de acudir al Ministerio Público es obtener un efecto político, pero jurídicamente es una equivocación”, indicó Orobio.

El presidente del Colegio Nacional de Abogados, Juan Carlos Araúz, plantea la tesis de que la decisión genera confianza y que estos comportamiento tienen una incidencia al momento que un fiscal se plantea aplicar una medida cautelar.

Es una práctica dentro de la abogacía aconsejar a los clientes presentarse personalmente a los despachos como muestra de confianza, siempre que haya seguridad de que no será detenido.

La comparecencia de Varela al edificio Avesa, donde operan las fiscalías Anticorrupción, tomó por sorpresa a muchos. La mayoría de los medios de comunicación se enteraron después de que el equipo de prensa del exmandatario expuso el comunicado.

Varela es señalado como uno de los beneficiarios de las donaciones que realizó la empresa brasileña Odebrecht, protagonista del mayor escándalo de corrupción en el mundo.

En el comunicado, el expresidente reconoce que las investigaciones en su contra se centran en las donaciones recibidas durante los procesos electorales, sin embargo, los procesos penales sobre el caso Odebrecht, alega, “no tienen nada que ver con su gestión” de presidente de la República 2014-2019.

Varela participó en campañas políticas desde 2006 a 2014, cuando ganó las elecciones para la Presidencia. “Estas campañas fueron financiadas por donaciones privadas, recursos propios y familiares, todas de acuerdo con las leyes de nuestro país”, señala la nota de prensa.

El escándalo de corrupción que involucraba a la empresa Odebrecht estalló en 2014 con la operación en Brasil conocida como Lava Jato. Durante esos años y los siguientes, poco a poco, empezó a surgir información sobre el esquema de soborno que involucró a 17 países.

El expresidente Varela señala en su comunicado que todas las denuncias tienen un denominador común de acoso y amenaza. “Casi la totalidad (de denuncias) proviene de abogados vinculados a políticos corruptos y narcotraficantes”, recalcó.

Una de las denuncias fue presentada por Sidney Sittón, abogado del también expresidente Ricardo Martinelli, quien también es señalado en el caso Odebrecht.

Las confesiones de la empresa Odebrecht al Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que la constructora brasileña pagó en coimas unos $59 millones entre 2010 y 2014, este último año terminó el periodo de Martinelli y siguió el de Varela, hasta 2019.