Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Nacional

Ciudad de la Salud: un problema que espera un buen remedio

La obra que se empezó a construir en 2012 aún no termina y cada vez son más los problemas por resolver. Un abogado y una economista plantean sus puntos de vista sobre esta realidad

Ciudad de la Salud: un problema que espera un buen remedio

“Desde el primer momento se planteó que había un sinnúmero de fallas técnicas en el proyecto, que fueron dando paso a la firma de sucesivas adendas”

Maribel Gordón. Economista Es catedrática de la Universidad de Panamá y fue candidata a la vicepresidencia de la República por el desaparecido partido Frente Amplio por la Democracia.

La Ciudad de la Salud, un proyecto con ocho años de atraso que no está terminado. ¿Cómo evalúa esta realidad?

Desde el punto de vista económico implica costos mayores y pérdidas financieras y sociales. La Ciudad de la Salud/Hospitalaria, inició con un costo de $550 millones en 2012, ha recibido varias adendas, con aumentos sustanciales en cuanto al total del costo del proyecto. Hoy se plantea un costo aproximado de $890 millones (este incremento representa el 15% de las reservas del programa de EM), sin contar las negociaciones de “indemnización” que reclama la empresa. Un proyecto que debió ser entregado en 2015, pero que a la fecha no ha concluido y aumenta considerablemente sus costos, mismos que recaen en los ingresos públicos que se sostienen por el pago de impuestos, que fundamentalmente cubren los asalariados. Sobrecostos que pudieron ser canalizados a otras necesidades de salud, con lo cual es mayor la pérdida financiera del pueblo panameño.

La empresa FCC, que construye el proyecto, reclama el pago de $65 millones por permanecer en la obra por más tiempo del estipulado en el contrato. ¿Qué piensa usted de este reclamo que la Caja de Seguro Social ha dicho que irá a un arbitraje?

Desde el primer momento se planteó que había un sinnúmero de fallas técnicas en el proyecto, que fueron dando paso a la firma de sucesivas adendas, contando con la autorización de las autoridades de la Caja de Seguro Social (CSS). Esta ineficiencia e ineficacia administrativa arroja un alto costo a las finanzas de la CSS y de la población panameña. FCC, una compañía cuestionada desde el primer momento, por el presunto pago de sobornos a funcionarios del gobierno, que siguió siendo favorecida por las estructuras institucionales. En este sentido, no es de extrañar que al finalizar el proceso se termine indemnizándola, a pesar de la lesión contra la CSS y los asegurados.

La CSS ha solicitado que FCC ceda el contrato a una empresa panameña. ¿Cómo evalúa esta medida?

El actual director de la CSS, Enrique Lau Cortés, ha reconocido que la entidad mantiene permanente negociación con FCC para agilizar el proyecto. No es hasta conocer las intenciones de FCC de ser indemnizada por “permanencia extendida” por un monto de $65 millones, posición asumida por la empresa en otras ocasiones, que Lau solicita que se ceda el contrato. Con un hospital que debió ser entregado hace cuatro años, y que hoy en medio de la covid-19 se le pida entregar el contrato a una empresa panameña, le puede brindar la oportunidad de sacudirse de las implicaciones que pueda llevar el incumplimiento del contrato, pero además exigir resarcimiento.

Más allá de la realidad sanitaria actual, ¿considera que este proyecto era necesario?

Seguir favoreciendo la construcción de infraestructura de salud, sobre todo hospitalaria, evidencia que el sistema de salud panameño prioriza lo curativo sobre lo preventivo. Una visión integral de salud que priorice la vida digna, debe corresponderse con una inversión fundamentalmente destinada a la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. El problema en el país es que el negocio de la salud tiene un peso considerable en la toma de decisiones al momento de elaborar la política pública. En medio de la crisis del SARS-CoV-2, esta filosofía ha prevalecido.

¿Recomendaciones finales a la CSS sobre el proyecto?

La política de salud en el país debe garantizar las condiciones que hacen la vida saludable, ello requiere un sistema público donde impere la salud preventiva. Es urgente adecentar las instituciones a las que les compete garantizar la salud de la población, a fin de evitar la corrupción que parece prevalecer en la construcción de la infraestructura hospitalaria y en la dotación de insumos e instrumental quirúrgico. En cuanto al proyecto de la Ciudad de la Salud/Hospitalaria, el daño es irreversible. Cabe una investigación que determine el grado de responsabilidad de la empresa y de las diversas autoridades de la Caja, que no actuaron de manera oportuna.

“Lo que pasa en la Ciudad de la Salud se veía venir desde un principio. A la larga, los proyectos llave en mano son costosos”

Félix Wing. Abogado Licenciado especialista en derecho internacional y ambiental. Fue secretario general del Ministerio de Ambiente y director del Centro de Incidencia Ambiental.

La Ciudad de la Salud, un proyecto con ocho años de atraso que no está terminado. ¿Cómo evalúa esta realidad?

Se veía venir desde un principio. A la larga, los proyectos llave en mano suelen ser demasiado caros.

La empresa FCC, que construye el proyecto, reclama el pago de $65 millones por permanecer en la obra por más tiempo del estipulado en el contrato. ¿Qué piensa usted de este reclamo que la Caja de Seguro Social ha dicho que irá a un arbitraje?

Si se comprueban las acusaciones de corrupción que se ventilan en España, sería una gran desfachatez.

La CSS ha solicitado que FCC ceda el contrato a una empresa panameña. ¿Cómo evalúa esta medida?

Depende de lo que se haya pactado en el contrato y sus adendas. Si los incumplimientos son imputables a la empresa, la ejecución de las fianzas y la cesión del contrato podrían resultar viables.

Más allá de la realidad sanitaria actual, ¿considera que este proyecto era necesario?

Toda decisión que comprometa la disponibilidad futura de fondos públicos debería responder a la mejor evidencia técnica y científica disponible, y no al simple afán de construir obras y adjudicar contratos. Sería interesante saber si su diseño respondió a algún estudio serio.

¿Recomendaciones finales a la CSS sobre el proyecto?

Si van a arbitraje internacional, necesitarán un expediente administrativo lo más completo posible y una muy buena representación legal.