Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Nacional

IGRA niega vínculos con la constructora Odebrecht

La firma de abogados señaló que actuar como agente residente de una sociedad anónima, no implica que comparta sus actividades

La firma de abogados Icaza, González Ruiz y Alemán (IGRA) aseguró que no está siendo investigada por la creación de la sociedad anónima Baxley Assets, que empleó la constructora brasileña Odebrecht para transferir millones de dólares a los hermanos Enrique y Ricardo Martinelli Linares, hijos del expresidente panameño.

Álvaro Alemán, exministro de la Presidencia, abogado y socio del bufete IGRA.Archivo | La Estrella de Panamá

IGRA reconoció a este diario que la firma renunció a la sociedad el 2 de enero de 2017, después de recibir un oficio del Ministerio Público en el que le solicitaba presentar los documentos de la constitución de la misma, en medio del escándalo que se abría paso por el pago de sobornos de la constructora en toda la región latinoamericana.

El bufete aseguró que la renuncia “es una práctica común y aceptada”, y aclaró que en dicho momento no fueron al despacho de instrucción como parte investigada dentro del proceso.

Además, defendieron la creación de sociedades anónimas por parte de abogados, como agentes residentes, como una actividad establecida por las leyes panameñas que no implica que se tenga injerencia en las actividades que realice la misma.

“No manejamos fondos ni órdenes de pago. Somos abogados y realizamos la gestión jurídica de constituir la sociedad… El cliente puede abrir una cuenta sin nuestra asistencia ni conocimiento”, justificaron representantes de la firma que otorgaron una entrevista a La Estrella de Panamá.

Dos socios del bufete de abogados, que prefirieron mantenerse en el anonimato, agregaron que la presencia del exministro de la Presidencia y consejero de la firma, Álvaro Alemán, en la sede de la Fiscalía Anticorrupción en el edificio Avesa la semana pasada, es ajena a la investigación que se sigue por los supuestos sobornos de la brasileña a los hermanos Martinelli Linares.

Según el bufete, “Alemán es abogado y tiene plena libertad de acudir al Ministerio Público”. El exministro, sin embargo, no se especializa en derecho penal. En el portal de la firma aparece como asesor legal en derecho corporativo, de impuestos, fusiones y adquisiciones.

Al mismo tiempo, los colaboradores negaron que la constructora Odebrecht y/o los hermanos Martinelli Linares hubiesen sido sus clientes. La versión del bufete es que la sociedad fue creada a solicitud de una fiduciaria en Suiza, que posteriormente la vendió a un banco. Aunque, presumen que a su vez el banco la revendió a la constructora. Están convencidos de que su responsabilidad llega hasta la empresa fiduciaria.

“No manejamos fondos ni órdenes de pago. Somos abogados y realizamos la gestión jurídica de constituir la sociedad”
ABOGADOS,
FIRMA IGRA

En la actualidad, la sociedad está suspendida. Entre marzo y agosto de 2012, la cuenta de Fordel International, en el Banque Lombard Odier Darier Hensch, recibió $3.9 millones provenientes de Baxley Assets Inc.

De una asistencia judicial a Suiza se desprende que para justificar el traspaso de dinero de la empresa Baxley a Fordel, los Martinelli Linares presentaron dos certificados de la sociedad Promotora Los Andes, S.A. con fechas del 15 de julio de 2011 y del 22 de enero de 2013, en las que se señala que participaban en calidad de accionistas.

Los Martinelli Linares se hallan detenidos en Guatemala a la espera de un proceso de extradición a Estados Unidos por un supuesto delito de blanqueo de capitales, por haber usado el sistema estadounidense para recibir dinero de la brasileña.

La versión de la firma de abogados se produce después de una publicación de La Estrella de Panamá titulada: “Los sobornos de Odebrecht exponen a otro bufete panameño”, en la que se contó que el exministro de la Presidencia, Alemán, acudió al edificio Avesa de manera inesperada, a un mes de cierre de la investigación por sobornos de la brasileña.

IGRA se quejó de que las publicaciones afectan el prestigio internacional de una firma con un centenar de años en el mercado, como la suya.

Este no es el primer caso donde se señala a firmas de abogados panameñas que registran sociedades que luego sirven de fachada para cometer supuestos delitos de blanqueo de capitales.

El bufete Mossack & Fonseca es una muestra de ello, la cual fue acusada por supuesto lavado de dinero y sus socios principales fueron detenidos por supuestamente abrir sociedades anónimas.