Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Nacional

Panamá debe cambiar la enseñanza memorística de “barril” para dar salto cualitativo

El país debe invertir más en educación y cambiar el sistema de enseñanza para un aprendizaje de calidad y no el llenado de barril de conocimiento

Estudiantes reciben clases virtuales.
Estudiantes reciben clases virtuales.Archivo | La Estrella de Panamá

Panamá puede dar un salto cualitativo en educación, pero para ello hay que cambiar el sistema de enseñanza memorística de “barril”, por una educación reflexiva y crítica. Esta fue una de las conclusiones del foro organizado por la Fundación Panamá Primer Mundo, titulado ¿Cómo lograr la excelencia educativa?, la experiencia alemana.

Rolf Kesster, fundador del primer colegio alemán en Panamá, hizo un amplio recorrido por el sistema educativo alemán y destacó que un niño que entra a la escuela desde los tres años, de inmediato se le empieza a formar en tres idiomas: inglés, español y alemán. La educación primaria es de cuatro años y luego entra a los tres ciclos de secundaria y desde allí se le orienta a alcanzar una meta que le responda la pregunta ¿qué hago con esto?

Kesster enfatizó que la educación en lugar de memorística, debe decantarse por la competencia, es decir, “en lugar de llenarlos como barriles de conocimiento, hay que hacer niños felices con juegos”.

Peter Scheuermann, director del Centro Cultural Alemán, enfatizó en la gran inversión que hace Alemania en educación, la que supera en cinco veces lo que invierte Panamá en este mismo renglón.

Para Scheuermann, Panamá puede alcanzar el nivel de excelencia educativa y la sociedad debe luchar por más fondos para la educación. Sostiene que hay que cambiar esa enseñanza extremadamente repetitiva que hace que el estudiante que como no ve un avance, por eso pierde el interés por aprender.

Scheuermann es de la opinión que los colegios oficiales deben enseñar, además del inglés, otro idioma a los estudiantes.

En educación, agrega Scheuermann, “a Panamá le falta crear un ambiente para desarrollar todas las potencialidades” de los estudiantes.

El profesor Juan Jované, quien acompañó a los panelistas, ponderó los planteamientos tanto de Kesster como de Scheuermann y agregó que Panamá está rezagada por lo menos 50 años respecto a los países de primer mundo.

Y esto es así, señaló, porque mientras en Alemania, arriba del 93% de los jóvenes sobrepasan la educación secundaria, en Panamá solo lo hace el 54%.

Y uno de los factores de esta trágica realidad de nuestro sistema educativo parte de la desigualdad social, donde aquí un 23% de las madres está desnutrida y la alimentación va de la mano con la educación.

Para Jované, hay que invertir en educación como lo hace Alemania, donde el 10% del Producto Interno Bruto se destina para educación, ciencia e innovación, mientras que en Panamá no llegamos al 6%.

El foro fue moderado por el profesor Enoch Adames, quien coincidió que la educación hay que cultivarla desde la infancia, porque si un país tiene “niños felices, tiene profesionales satisfechos”.