Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

PIB de Panamá se contrae 18,9% en los primeros seis meses de 2020

La caída de las actividades de la construcción privada, transporte aéreo, hoteles y restaurantes impactó de manera negativa la economía panameña

En los primeros seis meses de 2020, el producto interno bruto de Panamá (PIB) se contrajo un -18,9%, a causa de la crisis sanitaria provocada por el virus SARS-CoV-2, al compararlo con el mismo periodo del año pasado. Así lo estima una fuente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), consultada por La Estrella de Panamá.

Los ingresos del Canal de Panamá oxigenaron la economía.Archivo | La Estrella de Panamá

El PIB de Panamá alcanzó los $65,000 millones el año pasado (2019). Para este año, las proyecciones indican que podría contraerse hasta un -15% o -16% para cerrar alrededor de los $50,000 millones. Un pronóstico que se aleja de los cálculos iniciales que apuntaban a una contracción del -4% en el PIB.

La economía del país, una de las más estables de la región latinoamericana, se ha visto afectada principalmente por la caída del sector de la construcción privada, que aporta el 17% del PIB y genera cerca de 200 mil empleos, y que ha estado paralizada por las medidas de restricciones impuestas para reducir el contagio de la enfermedad covid-19.

El impacto en las actividades de los hoteles, restaurantes y el transporte aéreo, que estuvieron al 0% durante el pasado semestre, también incidió en la contracción de la economía, explicó la fuente.

Los ingresos del Canal de Panamá, las actividades portuarias, las exportaciones, la facturación de energía renovable y los concentrados de cobre contribuyeron a oxigenar la economía panameño en este periodo.

A pesar de los impactos de la pandemia, 2020 fue un año bueno para la administración de la vía interoceánica, que tenía previsto cumplir con aportes a las arcas estatales por el orden de los $1,800 millones.

Panamá continúa siendo sujeto de crédito pese al escenario que se experimenta hoy. Además, ha mantenido la calificación de riesgo, a diferencia de otros países de la región latina que lo han perdido, como por ejemplo, Perú y Colombia.

La economía panameña, que está basada en servicios, turismo y logística, apunta a una recuperación mucho más rápida que el resto de los países de la región. Para 2021 se espera un repunte de 5,5%, según organismos internacionales.

Este repunte estaría impulsado por una mejora de los flujos de capital, la recuperación de los sectores del transporte, la logística y otros, asociados al Canal de Panamá. Así como crecimiento en los sectores de la minería y la construcción junto a mejoras del consumo interno y las inversiones, pronostica el Banco Mundial, en un informe de octubre de 2020.

En la década pasada, Panamá ha sido una de las economías más pujantes de la región debido a la inversión pública en grandes obras, como la ampliación del Canal, las líneas del Metro de la capital y carreteras, pero desde hace más de un lustro comenzó a frenar la expansión del PIB.

A pesar de la desaceleración en los últimos años, Panamá estaba entre las economías de más rápido crecimiento a nivel mundial, con un promedio anual de 4,6% en los últimos cinco años.