Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Capacidad de camas en todo el país es de 35%; de UCI hay 40%

Ante el aumento de contagios por covid-19, las autoridades de Salud temen un colapso hospitalario. En los últimos días se enferman más personas de las que se recuperan

La alerta sobre un aumento en los casos registrados de covid-19, luego del reinicio de la actividad comercial en el país, preocupa a las autoridades de Salud. En los últimos días el nivel de positividad ha oscilado entre 15% y 18% en las últimas mediciones.

En la última semana se ha incrementado la cifra de nuevos casos de la covid-19.Archivo | La Estrella de Panamá

Este medio conoció que en este momento el trabajo de monitoreo y control se arrecia por parte de las autoridades, cuando se registra un 35% de capacidad en camas y en UCI un 40% en todo el país. Los nuevos positivos se cuentan más en la capital, el mayor centro de contagio, por lo que las autoridades miran de cerca los números para evitar un colapso. En este sentido, se planea aumentar la capacidad de camas de sala para evitar que se desborde la situación.

Además, el Ministerio de Salud (Minsa) cuenta con 120 camas adicionales que forman parte de una donación de Estados Unidos de tres hospitales de campaña con 40 camas cada uno.

En estos momentos, “los casos nuevos de contagio diario (promedio), suponiendo que sean 1,500, de esos 30 van a requerir diariamente hospitalización. Hoy los casos nuevos están superando los recuperados. Esto indica que podemos tener una obstrucción”, indicó a este diario una fuente del Minsa.

El director de la CSS, Enrique Lau Cortés, advirtió este lunes que el incremento debe “llamar a una profunda reflexión, porque pareciera que el tiempo ha ido influyendo a que las personas le pierdan el temor a la covid-19”.

Este lunes, se reportaron 19 defunciones durante las últimas 24 horas y 1,007 positivos nuevos, para un acumulado de 165,806 personas que han padecido o con covid-19. Quince mil más de los que había proyectado al inicio de la pandemia la Univerqusidad de Oxford de Inglaterra (150 mil), cifra que en ese momento se concebía como impensable, considerada escandalosa.

El informe del Minsa revela que los hospitalizados suman 1,179, y de ellos 1,012 se encuentran en sala y 167 en UCI. En el grupo de edad de 0 a 39 años hay 94,830 casos activos, mientras que en el grupo de 40 a 80 años y más, hay 69,899 casos.

De continuar con el porcentaje de letalidad que ha experimentado el istmo hasta el momento, que se calcula en un 2%, podrían perder la batalla contra la enfermedad más de 350 pacientes de los 18 mil activos actualmente.

El virus ha puesto sobre la mesa el intenso debate entre la restricción de movilidad y apertura de comercios y la disponibilidad de personal médico y camas en los hospitales del sistema de salud. En este estado, es inminente que las autoridades requerirán más hospitales, “más personas irán a cuidados intensivos y los fallecimientos se van a incrementar”, manifestó Lau Cortés.

El llamado está dirigido principalmente a los jóvenes, quienes parecen relajar las medidas de bioseguridad y se están infectando por la enfermedad “poniendo en riesgo la salud de los adultos mayores que sufren enfermedades crónicas”.

El mandatario Laurentino Cortizo dijo que el porcentaje de positividad va subiendo, se han aumentado las pruebas, pero el porcentaje de positivos de cada 100, el domingo fue de casi 15 por ciento, mientras que en otras ocasiones estuvimos en 9,6%, es decir un dígito. “Hay que cuidarnos, jóvenes, cuidemos a nuestras madres, padres, abuelos y abuelas, y a nosotros mismos. Se nos han ido muchos jóvenes que los necesitamos en Panamá”, lamentó el mandatario a las puertas del mes de diciembre, mes en que se celebra el Día de la Madre, Navidad y Año Nuevo, y amenaza con un incremento de contagios.

El equipo del Minsa, encargado de la trazabilidad, realiza entre 8 mil y 10 mil pruebas diarias, por lo que las autoridades solicitan que la población ponga de su parte y no asista a reuniones o fiestas en los barrios, guarden la distancia, arrecien el lavado de manos y mantengan el uso de la mascarilla, obligatorio en todo espacio público y almacenes.

El gremio empresarial ha sido tajante en advertir que no está dispuesto a regresar al confinamiento y cierre de la economía, tomando en cuenta que los primeros meses de pandemia fueron determinantes para el cierre definitivo de muchos comercios, y el desempleo se prevé en 25% a causa de los efectos del confinamiento que vivió el país durante los primeros seis meses de pandemia.

“Los jóvenes piensan que no les va a pasar nada y están actuando como si estas fueran sus últimas fiestas, y no habrá más en el futuro; y ese desenfreno descontrolado, irrespetando las medidas de bioseguridad, hace que estos jóvenes se infecten y luego tienen contacto con personas mayores y estas personas mayores son las que realmente están en gran riesgo”, expresó Lau Cortés.

En este renglón, se escuchan quejas en las redes sociales sobre la falta de asistencia de las autoridades policiales o de salud; nadie que ponga orden, dicen, cuando reportan fiestas en los barrios.

Lo que ocurre en Panamá no es distinto al resto del mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, se vive una de las peores crisis sanitarias por el virus que supera los 13 millones de contagios acumulados y 267 mil muertes a causa de la enfermedad. La situación ha motivado a varios estados a impartir nuevas medidas a partir del 30 de noviembre.