Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

Diputada Corina Cano: 'El aborto es un negocio y eso no es un secreto para nadie'

La diputada considera el aborto como un atentando contra la vida de una persona en gestación. Para ella, la legalización de esta práctica no es una opción para Panamá

Corina Cano es abogada y diputada de la República de Panamá. Es, además, una defensora del derecho a la vida.

Ha escrito innumerables artículos en medios de comunicación.Cedida |

Pocos días después de legalizarse el aborto en Argentina, un hecho que impactó a la sociedad latina y que en nuestro país ha provocado innumerables reacciones en redes sociales, conversamos con la diputada. Aunque el tema promete un debate interesante en la sociedad, Cano no justifica su discusión cuando existen tantas deudas pendientes con la sociedad panameña.

Por supuesto, no está de acuerdo con esta práctica, la cual considera un atentado contra una vida en gestación, de un bebé que no tiene voz. Para ella, el aborto no es tema ideológico ni mucho menos religioso. Es, sencillamente, un derecho a la vida, con el que algunos lucran e incluso han convertido en un negocio.

Siendo usted una de las personas que vela por la vida de la identidad del bebé, ¿qué opina sobre el aborto?

Debo señalar que mis opiniones están dirigidas a la defensa absoluta del derecho a la vida de todos. Obviamente, he defendido públicamente el derecho a la vida desde la concepción.

Debemos tomar en cuenta que nuestra Constitución y las leyes, entre ellas, la recién aprobada norma de primera infancia, consideran la protección de la vida prenatal.

¿Qué tanto puede influir la religión de un país en las decisiones de sus ciudadanos?

Yo pienso que no debe influir mis pensamientos o la manera de defender el derecho a la vida. No contemplamos, por ninguna circunstancia, que el aborto sea un derecho humano. El aborto es una manera de ir contra la vida de una persona que está en gestación.

Hay una confusión con relación al aborto. No es un tema religioso ni ideológico. Es un tema del derecho humano a la vida, en el que no debemos confrontar al más fuerte con el más débil... es un tema en el que tenemos que defender el derecho a la vida de los más vulnerables, que en este caso es un bebé en gestación, que no tiene voz. Pero que quienes formamos parte de los movimientos pro vida estamos claros que la justicia social está enfocada en la defensa al derecho a la vida.

“Hay una confusión con relación al aborto. No es un tema religioso ni ideológico. Es un tema del derecho humano a la vida, en donde no debemos confrontar al más fuerte con el más débil”.

¿Considera que la legalización del aborto no aumenta la posibilidad de interrumpir el embarazo, sino que cuida a quienes lo hacen?

Cuando vamos a las principales causas de mortalidad de las mujeres en el país y observamos las estadísticas, nos damos cuenta que el aborto no es la principal causa de mortalidad de las mujeres en Panamá. Nos vamos a encontrar con tumores malignos, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc. ... el aborto es un negocio y eso no es un secreto para nadie.

¿Cómo se regula en el país el aborto?

El Código Penal penaliza el aborto. Ese no es un tema que estoy estableciendo, sino que existe en el Código Penal. En el capítulo primero de los delitos contra la vida humana está contemplado el aborto provocado. A partir del artículo 141, se establece que las penas de prisión oscilan entre 1 y 8 años y tiene algunos agravantes. Pero, el artículo 144 del Código Penal establece claramente las causas por las cuales no se aplican las penas señaladas. Por ejemplo, si el aborto es realizado con el consentimiento de la mujer porque la gestación es producto de una violación carnal. Obviamente, el caso tiene que estar debidamente acreditado a través de una denuncia que la mujer tiene que presentar para que se pueda autorizar el aborto.

La otra causa que establece el Código Penal es cuando se atenta contra la vida de la mujer, es decir, que el embarazo pone en peligro la vida de la madre. Aquí se necesita una evaluación del médico que está atendiendo a la persona para poder determinar que el embarazo atenta contra la mujer. Estos son los casos donde penalmente se excluye la sanción.

¿Por qué considera que no se debería flexibilizar la despenalización del aborto?

Debo señalar que no hay razón alguna para modificar lo relacionado con el aborto. Quiero dejar claro que hasta el momento en la Asamblea Nacional no existe proyecto alguno que intente promover el aborto en Panamá. Si otros países están en plena pandemia haciendo referencia a este tipo de legislación, pues Panamá no lo tiene en ninguna agenda política. Repito: en la Asamblea Nacional no hay una iniciativa legislativa en ese sentido.

Lo que sí te puedo indicar es que cualquier debate relacionado al aborto es una tragedia para la persona que está pensando en practicárselo, porque nadie va feliz a hacerlo. Es una tragedia para el Estado porque demuestra el fracaso de las políticas públicas, porque no hablamos de prevención, de contención, no hablamos de salud sexual y reproductiva.

Hablar del aborto es atentar contra la vida de un ser humano. Entonces, ¿por qué hay países que parten de una tragedia cuando realmente tenemos que enfocarnos en la atención y la prevención en todos los niveles? Por lo tanto no se justifica una discusión del tema cuando hay deudas pendientes con todos los sectores de la sociedad.

¿Qué la motivó a usted a presentar el proyecto sobre la identidad del bebé?

Porque es un tema de justicia social, una deuda pendiente que tenemos para con las madres, que exigen el reconocimiento de la sociedad de ese bebé que murió en el vientre.

Nosotros consultamos a diferentes sectores sobre este proyecto. Esta ley lo único que busca es que la madre que desee y, quiero enfatizar en esto, de forma voluntaria registrar el nombre de su bebé en el registro civil, pueda hacerlo.

Muchas personas que incluso adversaban el proyecto se dieron cuenta de que era importante darle esa opción a la madre cuyo hijo muere en el vientre.

Otros países, por ejemplo Chile, aprobaron el proyecto del registro del bebé que muere en el vientre. Nosotros nos unimos a esa campaña que se llama “tu nombre es mi recuerdo”, porque lo único que buscamos es que esa madre, que tiene el dolor en su corazón, cuyo bebé no ha sido reconocido por la sociedad, sea registrado.

De eso se trata este proyecto, que esa madre tenga la oportunidad de registrar el nombre de su bebé y que pueda tener una certificación por parte del registro civil. Eso es algo personal. Pero si la persona no lo quiere hacer, entonces la ley contempla la posibilidad de que no lo haga. Este proyecto no tiene nada que ver con el aborto ni de lo que contempla el Código Penal. Es totalmente independiente.

Lamentablemente quienes quisieran que el aborto sea regulado en el país son los únicos que han venido a decirme que el proyecto no tiene cabida. Sin embargo, la mayoría de las opiniones que nos llegaron a la Comisión de la Mujer fueron a favor.

¿Cuál es el futuro de este proyecto?

Fue aprobado en primer debate. Está pendiente de discusión en segundo debate. Esperamos que este año podamos discutirlo y que sea sancionado por el presidente.

¿La decisión de Argentina de legalizar el aborto puede influir en Panamá?

Pienso que no. Argentina no es un país de referencia para Panamá. Esta no es la primera vez que esta discusión se da en Argentina. Esta es la tercera o cuarta vez que se discute el aborto en el país sudamericano. Me sorprendió mucho el resultado de la votación, porque siempre los movimientos pro vida habían sido escuchados a nivel de la sociedad. Pero debo señalar que no es una referencia, no influye en las políticas públicas, que hasta el momento se han generado en el país. Repito, pienso que no es influyente.

¿Existen movimientos sociales con fuerza para promover esta práctica?

¿Del aborto? ¡No!

El movimiento pro aborto promueve que [las mujeres] pueden hacer con su cuerpo lo que quieran. Los hombres también pueden hacer con su cuerpo lo que quieran. Pero ni las mujeres y ni los hombres podemos hacer nada con el cuerpo de otro. En ese sentido, el aborto atenta contra el cuerpo y la vida de otra persona.

UNA POLÍTICA EN PRO DE LA VIDA

Es miembro de la Comisión de la Mujer y la Familia.

Nombre completo: Corina Cano Córdoba

Nacimiento: 25 de enero de 1974.

Ocupación: Diputada de la nación

Creencias religiosas: Católica

Estado Civil: Casada

Resumen de su carrera: Abogada con mas de 22 años de experiencia especialista en derecho de familia y niñez. Postgrado en mediación de conflictos. Mediadora y conciliadora certificada y registrada en el Ministerio de Gobierno. Postgrado en derecho comercial. Maestría en derecho empresarial. Profesora universitaria. Fundadora 'senior' de la firma de abogados Cano Córdoba y Asociados.