Temas Especiales

02 de Ago de 2021

Nacional

'La contaminación en Taboga es una desgracia por los daños irreparables'

Un área de 1,221 metros ha sido afectada por sustancias contaminantes que se presume sean derivados de hidrocarburos.

En las costas de la isla hay restos de sustancias oleosas.Marlene Testa| La Estrella de Panamá

La contaminación en el mar y en la costa de Taboga “es una desgracia” que va a impactar la economía de los residentes de la isla, subrayó Magaly Ricord, alcaldesa de este distrito, al considerar que este suceso afectará a largo plazo la producción de algunos frutos del mar que residen en las áreas rocosas ubicadas en esa zona.

“Los daños causados son irreparables; todas esas larvas que viven debajo de las piedras..., en un par de meses va a repercutir negativamente”, dijo Ricord, tras participar en una sesión del Consejo Municipal de Taboga donde se dio cortesía de sala a un grupo de residentes preocupados por los efectos de la contaminación ocurrida en la isla esta semana.

El Consejo Municipal en pleno acordó elaborar un informe de lo sucedido para presentarlo ante las autoridades competentes y exigirles que realicen las investigaciones al respecto y se sancione a los responsables.

En materia de regulación de embarcaciones la responsable es la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), quien se ha pronunciado expresando que están realizando operativos de limpieza de las áreas afectadas. Por su parte, el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) ya tiene un informe al respecto que establece que fueron afectadas tres playas (El Ancón, la Honda y La Restinga) y se ha iniciado una investigación.

La comunidad, sin embargo, teme que las investigaciones no llenen las expectativas, porque ya ocurrió un hecho semejante y en esa ocasión la Procuraduría de la Administración ordenó que se hiciera una investigación al respecto.

“Yo no veo que se haya hecho nada ni que se hayan tomado los correctivos”, dijo José Cárcamo, vocero de la comunidad e ingeniero náutico. La Estrella de Panamá fue al lugar de los hechos e hizo un recorrido por el área contaminada, donde se encontró restos de sustancias oleosas que se presume sean producidas por derivados de petróleo. Al mismo tiempo se logró constatar la existencia de embarcaciones encalladas a unos 300 metros de la costa de la isla, dedicadas al abastecimiento de combustible para suplir a grandes embarcaciones.

“Voy a hacer todo lo posible para tomar acciones para que estos barcos salgan de nuestras áreas de jurisdicción”, dijo la jefa de la comuna de Taboga, al destacar que desde el momento que se dio el derrame del contaminante, se comunicó con los directivos de la AMP y MiAmbiente para exigirles que hicieran las investigaciones y sancionaran a los responsables.

José Cárcamo, un ingeniero náutico nacido y criado en la isla de Taboga, al hacer uso de la palabra en la sesión del Consejo Municipal dijo que espera que en esta ocasión se hagan las investigaciones para sancionar a los que provocaron estos daños.

Pero no se conforma con una multa, considera que los responsables deben pagar una compensación a los residentes de la isla por los daños causados a la salud y a la economía del lugar.

“Buscamos el bien común, aquí crecimos y queremos que nuestros hijos y nietos gocen de todas las bondades que nos ofrece la isla”, indicó Cárcamo, y explicó que hay un área específica en el fondeadero de Balboa para estos barcos, por la alta peligrosidad que representan para el medio ambiente y para el ecosistema marino.

Cárcamo responsabiliza a la AMP, como entidad reguladora, que permite que estas embarcaciones no cumplan con las normas. “Lo que se quiere es que estas embarcaciones permanezcan en sus lugares y creo que no es imposible de cumplir”, puntualizó el dirigente comunitario.