04 de Dic de 2022

Nacional

Panamá podrá importar medicamentos a base de cannabis

El presidente Laurentino Cortizo Cohen sancionó una reglamentación de la Ley 242 que regula el uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados en Panamá

Panamá podrá importar medicamentos a base de cannabis
Cortizo Cohen señaló que buscan que Panamá tenga el mejor modelo de gestión para la industria del cannabis medicinal.Cedida

El presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, sancionó dos decretos ejecutivos que reglamentan la Ley 242 del 13 de octubre de 2021, que regula el uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados.

Por un lado el decreto ejecutivo que reglamenta la Ley 242 que regula el uso medicinal del cannabis, firmado por el presidente Cortizo Cohen y el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, regula el uso y acceso del producto y sus derivados, con fines terapéuticos, médicos, veterinarios, científicos y de investigación en todo el país.

“Panamá tiene una de las regulaciones más sólidas a nivel regional para el consumo del cannabis con fines medicinales y terapéuticos, y así dar alivio a miles de pacientes que han esperado esta solución por largos años”, señaló el mandatario en el acto de firma de ambos documentos.

Esta reglamentación será aplicable a las personas jurídicas que importen, exporten, siembren, cultiven y comercialicen el cannabis y sus derivados con fines medicinales o científicos.

Con esta normativa también quedan protegidos los datos de los pacientes inscritos en el Programa nacional para el estudio y uso medicinal del cannabis y sus derivados.

En tanto, el decreto ejecutivo que crea la Dirección nacional para el monitoreo de las actividades relacionadas con el cannabis medicinal fue firmado por el presidente Cortizo Cohen y el ministro de Seguridad Pública, Juan Manuel Pino.

Esta dirección estará adscrita al Ministerio de Seguridad Pública, e será integrada por funcionarios de la Policía Nacional, Servicio Nacional Aeronaval, Servicio Nacional de Fronteras y enlaces del ministerio especializados en seguridad.

El presidente Cortizo Cohen manifestó que “la comercialización de los productos se hará bajo un estricto control de importaciones con un programa de trazabilidad que incluye el monitoreo, desde las áreas de cultivo hasta los laboratorios y puntos de venta final”.

De acuerdo con el mandatario, con las normas aprobadas lo que se busca es que Panamá tenga el mejor modelo de gestión para la industria del cannabis medicinal.

“Nuestra intención es impulsar a mediano y largo plazo el establecimiento de empresas locales y extranjeras que puedan abastecer el mercado interno, utilizando materia prima producida en Panamá”, indicó.

Señaló que mientras ello ocurra, tendrán que autorizar la importación de medicamentos a base cannabis, fitofármacos y productos terminados que les permitan atender las necesidades de nuestros pacientes durante los dos primeros años, a partir de la entrada en vigencia de esta reglamentación.

“Es importante destacar que estamos invitando a centros de investigación con mayor reconocimiento a nivel mundial, institutos especializados y universidades, para que se establezcan en Panamá con el objetivo de hacer estudios clínicos que beneficien a nuestro país y al mundo”, precisó.

Una gran esperanza para los pacientes

Para Marie Millard, directora ejecutiva de la Fundación Luces Panamá, dedicada a la lucha contra la epilepsia, la firma de la reglamentación de la Ley 242 representa una gran esperanza para tantos pacientes que viven en la lucha diaria contra epilepsias refractarias, ya que el cannabis medicinal es una alternativa con la que muchos de ellos recobran su calidad de vida y logran el control de las convulsiones.

“Saber que cada vez está más cerca el acceso a esta alternativa en nuestro país, nos llena de paz, en nombre de nuestros pacientes que tanto lo necesitan”.

Millard reiteró a la población que este producto no es la solución para todo aquel que presente epilepsia, sino que es un producto para ser usado en casos muy específicos y siempre de la mano y bajo la recomendación de su médico de cabecera.