26 de Nov de 2022

Nacional

Corte Interamericana admite demanda del pueblo Bri Brí sobre su derecho territorial ancestral

El pueblo Bri Brí busca el reconocimiento de los derechos de ocupación territorial ancestral en Bocas del Toro, en la región fronteriza Panamá-Costa Rica

Corte Coonapip
Miembros de la Coonapip aseguran que ya es tiempo que el gobierno ponga orden en la situación que confronta el pueblo Bri Brí, que se haga justicia y se les respete sus derechos humanos.Cedida

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), admitió la demanda interpuesta por el pueblo originario Bri Brí de Panamá, que busca el reconocimiento de los derechos de ocupación territorial ancestral en Bocas del Toro, en la región fronteriza Panamá-Costa Rica. 

El pasado 4 de octubre, la CIDH informó al gobierno de Panamá la admisión de la demanda del pueblo Bri Brí y le otorga cuatro meses para dar respuesta sobre la violación a los derechos humanos de este pueblo originario en relación a sus derechos territoriales ancestrales. 

Joaquín González, Rey Bulú de los Bri Brí, manifestó que la ardua lucha por el reconocimiento de los derechos de ocupación ancestral de su pueblo en Panamá empieza a dar sus frutos y lo que se espera es que finalmente “se haga justicia”. 

El pueblo Bri Brí ha sumado importantes actores nacionales e internacionales en la lucha por la defensa de su territorio, encabezado por la Coordinadora Nacional de los Pueblos Indígenas de Panamá (Coonapip), y esta decisión de la Corte Interamericana, para este pueblo originario “es una luz de esperanza para lograr el respeto y reconocimiento de su territorio ancestral”. 

“Nos sentimos regocijados por esta noticia de la CIDH y haremos todo lo posible por lograr el reconocimiento de nuestros derechos, iremos hasta las últimas consecuencias  y si es posible, ofrendaremos nuestras vidas para lograr el reconocimiento de nuestros derechos como uno de los pueblos ancestrales y milenarios que tiene derechos que deben ser restituidos de manera urgente", manifestó el Rey Bulú. 

En tanto, el presidente de la Coonapip, Marcelo Guerra sostuvo que ya es tiempo que el gobierno panameño ponga orden en la situación que confronta el pueblo Bri Brí, que se haga justicia y se respete sus derechos humanos, porque de lo contrario este pueblo está condenado a desaparecer. 

 “No es posible que al pueblo Bri Brí se le niegue el derecho a titular sus tierras de manera colectiva, sin embargo, a personas foráneas con influencias políticas, económicas y de otros intereses poderosos, las instituciones del gobierno alegremente les otorga títulos de propiedad, despojando a los verdaderos dueños el derecho a su territorio”, lamentó el Presidente de Coonapip. 

Manifestó que la lucha por el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas en Panamá no cesa, y hoy por hoy la Coonapip se mantiene firme en garantizar que estos derechos sean reconocidos y ejercidos por cada uno de los pueblos indígenas de Panamá. 

Motivo de la demanda ante la CIDH

La demanda se da luego que el Gobierno de Panamá,  a través de la Autoridad Nacional de Tierras (ANATI), el 12 de abril de 2019, ordenara archivar el expediente de solicitud de titulación colectiva por considerarlo "incompleto".

“Los títulos individuales fueron tramitados, de manera maratónica, tanto que aparecieron de la noche a la mañana, nuevos dueños que jamás han vivido en dicha localidad con títulos en manos y empezaron a trazar trochas y talar árboles sin control”, denunció en su momento Ilka Ábrego, joven dirigente de la mujer Bri Brí. 

Frente a esta denuncia los defensores de los derechos humanos como Coonapip,  Aceaspa, Modeteab, ACD, entre otros y sus respectivos representantes, una vez agotado los recursos en la esfera nacional, con la asistencia de abogados locales, iniciaron una batalla legal a nivel internacional, presentando medidas cautelares y denuncias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

“Desde mayo de 2020, el pueblo Bri Brí de Panamá, se mantenía sin esperanza, fue desesperante y desastroso saber que nuestro hogar milenario, nuestros pasado y presente sería borrado para siempre por el poder económico en nombre del desarrollo", señaló Ábrego. 

Los siete pueblos originarios y los 12 Congresos y Consejos Territoriales, miembros de la Coonapip manifiestan que se encuentran en pie de alerta sobre la situación del pueblo Bri Brí, y abrigan esperanzas que la admisión de la demanda ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, logre corregir lo que consideran un desacierto del gobierno panameño y que al pueblo Bri Brí se la haga justicia y se le otorgue finalmente el derecho a su tierra colectiva como lo establece la ley 72 del 2008.