Panamá,25º

17 de Nov de 2019

El Papa en Panamá

Indígenas de Latinoamérica alzan su voz por la lucha de sus pueblos en la JMJ

Unos 400 indígenas de doce países de America Latina, se reunieron en Panamá en el marco de la JMJ para denunciar la explotación y persución que sufren

Entre los asuntos abordados en la reunión fue el sufrimiento que padece los pueblos nativos Naso y Emberá de Panamá por la falta de respuesta de demarcación en su territorio; y la de la masacre de los indígenas en Brasil.

Luchar contra las violaciones a la dignidad de los pueblos, la invasión y explotación de tierras y la persecución a líderes es el llamado que hicieron este martes jóvenes indígenas de Latinoamérica en el inicio de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebra en Panamá.

Las declaraciones surgen luego de una actividad que reunió a unos 400 indígenas de doce países de Latinoamérica, para hacer un llamado de atención a los Gobiernos que irrumpen en el bienestar de pueblos originarios del continente.

"Reconocemos con dolor que las autoridades y Gobiernos, quienes deberían de cuidar a la población en general, especialmente a los más débiles, crean alianzas con poderes económicos para llevar a cabo sus intereses individuales marginando a los demás", mencionaron líderes del Encuentro Mundial de la Juventud Indígena (EMJI).

Los jóvenes participaron en una convivencia del 17 al 21 de enero pasado en la comunidad de Soloy, ubicada en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé, una de las zonas más desfavorecidas de Panamá, que registra altos índices de pobreza.

Entre los asuntos abordados en la reunión fue el sufrimiento que padece los pueblos nativos Naso y Emberá de Panamá por la falta de respuesta de demarcación en su territorio; y la de la masacre de los indígenas en Brasil, especialmente los Guaraní, Kaiowa y Karipuna que viven con una amenaza inmediata de genocidio.

De igual manera relataron su preocupación por la amenaza y el asesinato de líderes indígenas que defienden los derechos de sus pueblos y la Madre Tierra.

Edilbali López, de la etnia panameña guna que participó en el encuentro, dijo a Efe que las historias sobre las comunidades de Latinoamérica enseña sobre la valentía y lucha latente que mantienen sin dejar atrás su relación con la iglesia católica.

"Los indígenas de Brasil siguen su lucha, tienen miedo, pero con ese miedo son valientes para seguir, al final todos somos iguales porque amamos a nuestra Madre Tierra", sostuvo.

La joven que realizó el anuncio agregó que quieren del evento de la JMJ, que las demás personas conozcan su cosmovisión e ideas de sus vivencias y creencias.

Uno de los mensajes del grupo de EMJI declara que "los jóvenes indígenas, reunidos en una sola voz, exigimos el respeto de nuestra diversidad, cosmovisiones y nuestros modos de vivir, manifestados en las practicas del Buen Vivir".

También piden a la iglesia los espacios apropiados para vivir sus espiritualidades desde sus cosmovisiones, herencias ancestrales y teologías particulares, frutos de la síntesis entre la fe ancestral y la plenitud de la esperanza en Jesucristo.

Los jóvenes agradecieron por el mensaje del papa Francisco al inicio del EMJI donde los invitó a "hacerse cargo de las raíces".

"Que el actuar de ustedes, la conciencia de pertenencia a sus pueblos de ustedes, sea una reacción contra esta cultura del descarte, contra esta cultura del olvido de las raíces, proyectada hacia un futuro cada vez más líquido, más gaseoso, sin fundamento", les deseó el pontífice argentino.

En América Latina hay casi 42 millones de indígenas, lo que supone el 7,8 por ciento de su población total.