La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

El papa Francisco exhorta a dejar las etiquetas sociales

En el marco de las actividades de la JMJ Panamá 2019, el sumo Pontífice invitó a la sociedad, en presencia de más cien jóvenes condenados, a ser una familia y dejar de lado el juzgamiento entre hermanos

Hoy el papa Francisco oficilizó la liturgia penitencial en el Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas de Pacora

El santo padre exhortó a poner fin a los adjetivos y etiquetas sociales luego de acudir hoy al Centro de Cumplimiento de Menores ubicado en Las Garzas, Pacora, situado, unos 40 minutos al este de la capital panameña, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), más de cien jóvenes condenados fueron testigos del exhorto del santo padre quien les habló por más de 20 minutos.

Durante lo que fue la primera liturgia penitencial, el sumo pontífice, explicó el evangelio de San Lucas 15,2, por lo que dijo que “Jesús no acepta, la cultura de los adjetivos”. "Nos encanta adjetivar a la gente. ¿Vos cómo te llamás?, me llamo bueno. No, ese es un adjetivo, ¿cómo te llamás?, hay que ir al nombre de la persona. ¿Quién sos?, ¿qué haces?, ¿qué ilusiones tenés?, ¿qué siente tu corazón?” se preguntó el papa.

Mientras hablaba a los jóvenes que lo escuchaban atentos, aclaró que a los chismosos, los que murmuran, los que separan, no les interesan los demás, solo ellos mismos. Ellos buscan rápido una etiqueta para sacarse (a los pecadores) de encima", pronunció el padre.

Ante está práctica, el papa pidió que antes de etiquetar al prójimo, debemos pensarlo "para no caer en esto que se nos ofrece tan fácilmente en la sociedad”.

Enseguida advirtió que cuando una sociedad o comunidad se permite ésto, y lo único que hace es cuchichear, chismear y murmurar, entra en un círculo vicioso de divisiones, reproches y condenas. Curiosos a está gente que no acepta a Jesús “recibe a los pecadores y come con ellos" (San lucas 15,2).

Lo que nos enseña Jesús, es que está gente que está peleada entre ellos, se está condenando entre ellos, entre los que se llaman justos. Además es una actitud social de marginación, exclusión y de una confrontación tal, que le hace decir irresponsablemente como Caifás: “mejor que se muera uno por el pueblo, y que no perezca la nación entera”, (jn 11,50).

Aquí lo que dicen es que es “mejor que estén guardados allí y no vengan a molestar, nosotros queremos vivir tranquilos. Es duro esto y con esto se tuvo que enfrentar Jesús, y con esto nos enfrentamos nosotros hoy. Normalmente el hilo se corta por la parte más fina: la de los más débiles e indefensos. que son los que más sufren estas condenas sociales, que no permiten levantarse”, señaló el Pontífice.