Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Política

Las estatuas y el efecto Balbina

PANAMÁ. El martes pasado, el diario La Prensa sacó una encuesta que pone al líder de Cambio Democrático, Ricardo Martinelli en primer l...

PANAMÁ. El martes pasado, el diario La Prensa sacó una encuesta que pone al líder de Cambio Democrático, Ricardo Martinelli en primer lugar, destronando de ese puesto a la a la candidata del oficialismo, Balbina Herrera. Los nuevos numeritos cayeron de sorpresa a lo interno de la campaña de Herrera, confió uno de los líderes del PRD, ligados a la candidata.

Para fuera, sin embargo, el discurso fue uno: Por ejemplo, el ex presidente de la Asamblea Nacional, Pedro Miguel González, uno de los cuadros fuertes de Herrera, demeritó a la encuestadora Unimer, porque en su debut en Panamá erró en las primarias del Partido opositor Panameñista. A lo interno, empero, hubo preocupación.

La tarde del martes se registró otro movimiento de la campaña de Herrera: Se esparció el rumor de que el embajador de Panamá en Washington, Fredy Humbert, había sido seleccionado como candidato a la vicepresidencia para acompañar a Herrera. Sólo el diario Panamá América, se hizo eco del rumor.

Pero, al margen de estas curitas rápidas para frenar un problema mayor, el bajón de la candidata perredista tiene sus causas.

Distanciamiento

El 7 de septiembre pasado, el PRD escogió a Herrera como candidata presidencial. Por lo fragorosa de la campaña, muchos vaticinaron la división del partido. Incluso se ha llegado a señalar que entre Herrera y el presidente Torrijos no hay buenas migas. De hecho, la mañana del pasado 29 de septiembre, el periodista Julio Miller lo afirmó en su programa Encontremos Soluciones que transmite RCM. Como para aplacar los comentarios, la noche de ese mismo día, Herrera y Torrijos se fotografiaron juntos en la Iglesia de San Miguel, durante la misa conmemorativa al Día de San Miguel Arcángel.

Sin embargo, a lo interno del PRD, es vox populi las diferencias entre Torrijos y Héctor Alemán, el principal estratega de Herrera. También son conocidas las quejas de Herrera, porque no recibe un mayor respaldo de Torrijos en su campaña.

Durante la entrega de credenciales a Herrera, el pasado 7 de octubre, Torrijos fue uno de los oradores. Habló de la unidad y hasta pidió el voto en plancha para garantizar el triunfo de Herrera. Pero fuentes internas dicen que la relación en sí está fría, sobre todo por las diferencias entre Alemán y Torrijos.

La situación aflora más hoy, cuando Herrera deja de ser puntera en la encuesta de Unimer, porque empieza a sentirse un distanciamiento mayor entre la campaña de Herrera con el gobierno de Torrijos. Y es que al parecer el manejo del problema de la desaparición de las estatuas tiene algo que ver. Mientras Torrijos defiende a Mingthoy Giro, la persona responsable del depósito del parque Omar de donde desaparecieron las estatuas. Alfredo Oranges, como vocero de la campaña de Torrijos dijo ayer en el programa Más Debate que dirige el también perredista Renato Pereira, que Mingthoy debe renunciar al cargo.

Eduardo Quirós, ex ministro del gobierno de la panameñista Mireya Moscoso, quien participó del programa, se sorprendió del planteamiento de Oranges. Quirós habló ayer con La Estrella y dijo que esa forma como Oranges pidió la renuncia de Mingthoy, denota que en la campaña de Herrera están queriendo tomar distancia del gobierno de Torrijos, toda vez que en las encuestas, ésta no marca muy bien.

Ayer La Estrella conversó con Oranges sobre esta petición. Dijo, sin embargo, que no lo hizo como vocero de la campaña de Herrera, sino a título personal.

Independientemente de si fue como vocero o a título personal, lo cierto es que Herrera va a hacer sentir su estrategia para evitar caer más en las encuestas o permitir que Martinelli le saque mayor ventaja. La lucha apenas empieza.