Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Política

Un magnate chavista en Panamá

PANAMÁ. Adinerado e influyente empresario, descrito como el único al que Hugo Chávez le contesta el teléfono, Ricardo Fernández Barruec...

PANAMÁ. Adinerado e influyente empresario, descrito como el único al que Hugo Chávez le contesta el teléfono, Ricardo Fernández Barruecos, tiene varios años en nuestro país y es el representante de un consorcio que opera bajo el nombre de Grupo Fextun.

Se trata de una empresa que fabrica derivados del atún con permiso de operaciones en Puerto Armuelles y una base en el antiguo Astillero Braswell, sitio que compró Fextun en el 2006, informes de ese año cifran la compra en unos 8 millones de dólares.

Oficialmente Fextun existe en Panamá desde el 24 de febrero de 2003, pero es en el 2006 cuando se habla de la presencia de un socio venezolano.

Según el propio Fernández Barruecos el grupo maneja unas 3 mil fuentes de empleo en el país y 50 mil en total incluyendo a los países donde opera la empresa. Las granjas atuneras de Puerto Armuelles representan una inversión cercana a los $30 millones.

El magnate tiene importantes inversiones en energía y la industria agrícola, además del transporte.

Maneja una flota de 3 mil camiones último modelo marca Mercedes Benz, que puso a órdenes del gobierno de Hugo Chávez para romper el desabastecimiento en ese país con el paro petrolero de finales de 2002. Un año después se creó la Misión Mercal, su principal nexo con Chávez.

EL ZAR DEL MERCAL

En el año 2003, el gobierno de Hugo Chávez empezó un programa de mercados locales con la finalidad de poner productos básicos a bajos precios.

La estrategia logra mediante un mecanismo igual al del sistema Compita en Panamá, que los productos se vendan hasta 30% menos que en el mercado regular. La maniobra Mercal (Mercado Libre de Alimentos) es abastecida principalmente por Proarepa, el consorcio agrícola de Fernández Barruecos, en Venezuela.

Pero además de este contrato, el influyente empresario es miembro de la Junta Nacional de Cereales en su país, creada meses después del surgimiento del Proyecto Mercal.

BOLI-BURGUESÍA

Al ritmo de lo que algunos han descrito como la mayor bonanza de la economía venezolana surge una nueva casta de empresarios, tras el golpe empresarial de 2002, contra Chávez.

Los describen con un perfil muy simple, usan “ropa barata, muchas joyas y poco glamour”. La prensa los ha bautizado como: “boli-burgueses”.

Fernández Barruecos es uno de sus principales exponentes. hace poco compró el 40% de Molinos Nacionales C.A., una de las 100 empresas más importantes de Venezuela. La compra se hizo según datos extraoficiales en $65.6 millones.

Hace un año, Barruecos ha tenido que pagar 1.1 millones de dólares a Tío Sam, luego que fuera multado por inscribir un avión inadecuadamente.

El episodio comenzó cuando la avioneta fue confiscada por la DEA en el 2007.