Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Política

El ‘survivor político’

PANAMÁ. Al igual que el “reality show” de la cadena norteamericana CBS Survivor, los partidos políticos y sus candidatos a puestos de e...

PANAMÁ. Al igual que el “reality show” de la cadena norteamericana CBS Survivor, los partidos políticos y sus candidatos a puestos de elección popular cada cuatro años comparten el mismo objetivo: sobrevivir. En ambos casos, la tarea no es fácil. Se necesita esfuerzo, perseverancia y audacia para lograr superar todos los obstáculos.

Quienes llegan al final en la serie televisiva ganan un millón de dólares. Quienes lo logran en política reciben el subsidio electoral que otorga el Estado, jugosos salarios, influencia política e inmunidad como funcionarios de elección popular.

EXIGENCIAS

Un partido político necesita después de cada elección el 4% de los votos por candidatura. Es decir, alrededor de 65 mil votos para mantenerse legalmente inscrito. De lo contrario, tendría que tratar de completar el costoso y difícil proceso de reinscripción. Sin embargo hay partidos que son chicos, pero que con buen ojo saben dónde apuntar para sacar el mejor provecho para mantenerse inscritos y cerca del poder.

El Partido Popular y el Partido Liberal son dos buenos ejemplos. El último logró inscribirse en la última elección porque, luego de muchos altibajos políticos, se aliaron al PRD. En  1994, el Partido Liberal figuraba en la alianza que propuso a Mireya Moscoso como candidata a la Presidencia. En 1999, muchos de sus cuadros se inscribieron en el entonces Partido Arnulfista. En el 2004, como movimiento apoyaron a Martín Torrijos y luego completaron su inscripción en el 2005.

El recorrido del Partido Popular ha sido similar. En 1994, pasaron de ser la principal fuerza civilista a casi desaparecer, obteniendo sólo dos diputados y muy pocos votos en su aspiración presidencial.

En esa oportunidad fue la única vez que tuvieron candidato propio a la Presidencia. En 1999, apoyaron a un candidato disidente del arnulfismo y aunque su opción no alcanzó a ingresar al Palacio de las Garzas, la estrategia funcionó a la perfección, pues la hasta entonces Democracia Cristiana se revitalizó y obtuvo la suficiente cantidad de votos para mantenerse vigente.

En el 2004, convertidos ya en el Partido Popular, se aliaron con el PRD y así han permanecido en el poder los últimos cinco años y sobrevivido en medio de la compleja maraña política, que cada vez favorece más a los partidos grandes y le complica la existencia a las corrientes minoritarias.

Cuando los adherentes de un partido fluctúan mucho de una elección a otra, la estrategia clave es unirse a otros colectivos que tengan una base política más sólida que la suya. Esa es su manera de alcanzar la inmunidad requerida para sobrevivir. Algo parecido ocurre en el reality Survivor, donde sus participantes se la juegan y hacen de todo lo posible para concretar una alianza perfecta. En ambos casos existe la posibilidad de regresar, aun cuando se esté eliminado porque, como en toda regla, siempre hay excepciones.

El caso más común en la política es el del llamado “Llanero Solitario”, una figura que se aplica a favor de los colectivos que logran sacar el 4% de los votos en unos comicios generales pero cuyos candidatos no alcanzaron ningún cargo de elección popular.

En Panamá, actualmente cuatro son los colectivos que se encuentran participando de este Survivor político: Partido Liberal, Partido Popular, Partido Molirena y el Partido Vanguardia Moral.

Cada uno de ellos busca para las próximas elecciones consolidar una estrategia que le permita, nuevamente, sobrevivir. Falta ver quién lo logra.

Para el abogado Renato Pereira, “todo apunta a la polarización de los candidatos”, y por ello, muchos partidos corren el riesgo de desaparecer.

En su opinión, algunos se irán con partidos como Cambio Democrático, PRD o el Panameñista, pero lo más importante para los partidos pequeños es presentar propuestas audaces y viables. “Inflar globos no es favorable para ningún colectivo”, agregó.

LOS ELIMINADOS

Son muchos los partidos que han sucumbido a través del tiempo en el Survivor político. Entre ellos se destacan el Partido Laborista (PALA), que después de la dictadura desapareció parcialmente, hasta extinguirse en 1994. El Papa Egoro desapareció en 1999, el PRA (Partido Radical Autentico) en 1991, el Panameñista Doctrinario en 1994, Renovación Civilista en 1999, el Partido Demócrata de los Trabajadores, el Partido Panameñista Revolucionario y el Partido del Pueblo en 1991, el UDI (Unión Demócrata Independiente) en 1994 y el último en desaparecer fue el Movimiento de Renovación Nacional (Morena) en 1999.

CLAVES PARA SOBREVIVIR

Los dirigentes de los partidos que han logrado sobrevivir coinciden en que las claves para lograrlo son: educación política para que los adherentes definan y defiendan la ideología del partido.

Presentar a las elecciones candidatos que conozcan los ideales y el pensamientos del partido. Por último tener un dirigente que tome decisiones adecuadas, escoger buenos candidatos para representantes, alcaldes y legisladores.