05 de Oct de 2022

Política

Contacto en la Asamblea

PANAMÁ. David Murcia Guzmán manejaba en Panamá un emporio millonario y no sólo eso: atravesaba la ciudad en Ferraris, Lamborghinis o Ma...

PANAMÁ. David Murcia Guzmán manejaba en Panamá un emporio millonario y no sólo eso: atravesaba la ciudad en Ferraris, Lamborghinis o Masseratti. Vivió aquí una vida de sueño que incluía custodia del SPI y hasta el servicio protocolar de la Asamblea, que le permitía atravesar Tocumen a la velocidad de la luz. No fue este el único servicio que la Asamblea Nacional le prestó al colombiano. Precisamente, fueron diputados los que le permitieron a Murcia ahorrarse los impuestos en la compra de sus lujosos autos vendiéndole exoneraciones oficiales. ¿Quiénes fueron los que tramitaron las exoneraciones de los autos de Murcia? ¿Cómo fue la trama oculta de su compra de favores en la Asamblea?

EL NEGOCIO DE LOS ITALIANOS

Los diputados nacionales, los del Parlacen y sus suplentes, tienen el privilegio de comprar carros sin pagar impuestos. Los titulares pueden comprar uno cada dos años y los suplentes uno cada tres. La ley especifica que sólo familiares y dependientes pueden ser beneficiarios del traspaso. Ningún diputado, hasta ahora, ha salido a decir que era familiar de Murcia. Sin embargo, el cerebro de DMG recibió al menos dos exoneraciones para sus ‘cacharros’.

La punta del ovillo de la que hay que empezar a tirar se encuentra en Obarrio, en la Agencia Auto Sportivo, propiedad del polémico empresario Martin Rodin, que se encuentra con medida cautelar por Murciagate.

Fue Ernesto Chong, corredor de autos de carrera, el hombre que llevó a Murcia hasta allí. El colombiano miró los autos y quedó extasiado. Cuando conoció a Rodin comenzaron una profunda amistad. Murcia veía en Rodin a un hombre que sabía hacer lo que a él más le gustaba. “Sólo se aprende a hacer negocios estando con gente que los ha hecho antes. En Panamá, Rodin fue una especie de maestro para mí. Lástima que ahora diga que no me conoce”, le dijo Murcia a La Estrella , semanas atrás, en La Picota. Es sabido que el colombiano

también le reclama a Rodin un auto Kia, donde supuestamente habría una gran cantidad de bonos, calculados en unos $5 millones.

Auto Sportivo es la única empresa que podía venderle a Murcia los autos que él compró. Eso nadie lo duda. Sin embargo, aún no se entiende cómo consiguió las exoneraciones. ¿Fue a través de Rodin? ¿Quién era su contacto en la Asamblea?

EN VOZ BAJA

Durante largo tiempo el abogado de Rodin se llamó Jorge Hernán Rubio. Diputado del Partido Popular desde 2004 cuando suplantó a Rubén Arosemena quien eligió la Vicepresidencia, representó a Rodin en el caso CEMIS y también en otro tema sensible: el juicio que Rodin le inició a su propio padre. Investigado por el Ministerio Público en relación a supuestos sobornos que habría recibido para impulsar un anteproyecto que declara área de desarrollo especial el territorio insular de Bocas del Toro, es el hombre señalado por el entorno de Murcia como el nexo entre los Ferraris, Rodin y la Asamblea.

-¿Usted es el abogado de Martin Rodin?- le preguntó La Estrella.

- No sé.

-Pero ¿cómo no sabe, es o no, su abogado?

- No sé. Nosotros lo representábamos, pero una de las abogadas, cuando se fue, se llevó a ese cliente- se defiende Rubio, sorprendido por las preguntas.

La trama interna de relaciones personales entre las empresas de Rodin y la firma Rubio, Alvarez, Solís & Abrego es un laberinto atravesado por profesionales que juegan a dos bandas. Fanny De La Rosa es una abogada que trabaja en Auto Sportivo para Rodin, sus vínculos con el bufete de Rubio, son a través de Morabia Guerrero antes parte de la citada firma. De La Rosa a finales del 2007 fue señalada como la persona que gestionaba la compra de exoneraciones.

La cadena feliz sucedía así: Rodin pone a los clientes, los clientes los Ferraris, y de la Asamblea llegarían las exoneraciones. No es casualidad que la mayoría de los escándalos relacionados con exoneraciones fraudulentas hayan sido por la compra de autos de lujo italianos.

Rubio lo niega todo. Preferiría no tener que hablar del tema.

- ¿Tramitó las exoneraciones de los autos de Murcia?

-Jamás. Mis dos exoneraciones las usé con mis dos carros.

- ¿A través de terceros?

- Bajo ningún aspecto.

¿Conoció a David Murcia?

-Puede ser que lo haya visto alguna vez. No lo recuerdo.