Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Política

Abren expedientes en el PRD

PANAMÁ. “Alta traición”, “listas negras” y “amenazas anónimas” son términos que se están manejando a lo interno del Partido Revoluciona...

PANAMÁ. “Alta traición”, “listas negras” y “amenazas anónimas” son términos que se están manejando a lo interno del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Luego del anuncio de Giselle de Calcagno, una miembro fundadora y militante del PRD, se ha procedido a abrirle un expediente que puede llegar hasta el Tribunal de Honor y Disciplina del partido.

“ALTA TRAICIÓN”

Elías Castillo, asegura que no hay crisis en el PRD, “lo que hay son desertores individuales y querer generarle una crisis al partido, en este momento es alta traición”.

Castillo dijo que se está abriendo un expediente a los que han manifestado abiertamente su apoyo a otro candidato.

“Se está incumpliendo con los principios y lo que están es al acecho y esperando una derrota”, concluyó Castillo.

La Estrella se comunicó con Fernando Castillero, fiscal de honor del PRD, quien nos confirmó que sí se ha abierto una investigación en el caso de Calcagno. Lo que enfatizó fue que se está siguiendo un proceso normal amparado por los estatutos del partido. Este proceso incluye que Giselle Calcagno presente sus descargos. Una vez la fiscalía concluya el proceso de investigación, se pasa el informe al Tribunal de Honor y Disciplina.

Mientras todo esto sucede dentro del PRD, Giselle Calcagno denuncia estar recibiendo “amenazas anónimas”. “Hay gente dentro del partido que me llama y me dice que mejor me vaya del país”, revela Calcagno.

Insiste en denunciar persecución, listas negras y torcedera de brazos. “Estoy diciendo la verdad, me sometería a una prueba de polígrafo”, agregó.

CAMBIOS URGENTES

Renato Pereira es analista político y miembro del PRD. Él opina que ya es tiempo de hacer cambios en los estatutos de su partido. “Esos procesos, esas purgas internas ya no se usan”, insistió. Un partido que presume de su democracia interna tiene que permitir y convivir con corrientes diversas, añade.

Pereira dice que ya pasó la época en que él no estar “cuadrado” con las decisiones de las mayorías era mal visto y hasta castigado. “Es necesario modernizar el partido haciendo cambios”, recomendó.

Por ahora la pregonada “disciplina partidaria” se resquebraja, la evidente división, de poderes internos, ha quedado expuesta provocando la incomodidad de la “línea dura” del partido.

El sector disidente pide cambios, reorganización, democratizar y renovar la dirigencia. Todo después del 3 de mayo.