Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Política

‘Bobby’ en la cuerda floja

PANAMÁ. Más que un candidato, Roberto “Bobby” Velásquez, parecía un artista de cine. En cada centro de votación visitado por él, a su ...

PANAMÁ. Más que un candidato, Roberto “Bobby” Velásquez, parecía un artista de cine. En cada centro de votación visitado por él, a su paso, sólo se escuchaban gritos. Algunas mujeres suspiraban y dejaban salir frases como, “Bobby te amo, ese hombre está demasiado guapo”. Otros en cambio le gritaban: “Devuelve el maletín” y hasta un coro se armó de pelaos que cantaban “Murciaaaaaaaaaaa, Murciaaaaaa”.

El día para este candidato, inició como todos los domingos, a las 6:30 a.m. Es el encargado de preparar el desayuno en su casa, y el 3 de mayo no podía dejar de hacerlo. Su esposa Aleth, sus hijos , Roberto y Arleth, sentados a la mesa, junto a él, revolvía los huevos y calentaba pan pita.

A eso de las 7:00, Velásquez decide salir a la calle. Las mesas ya abrieron y su vida se enfrenta a un momento que siempre esperó. Meses atrás no dudaba de su triunfo, pero el huracán Murcia lo cambió todo y ahora no sabe. Pero da pelea.

Con toda su familia se dirigió hacia el Instituto Bolívar, lugar donde emitió su voto. Allí se encontró con su padre, con el que casi no cruzó palabras.

Después llegó la hora de retomar el último tramo de la campaña. Inició su recorrido buscando conseguir los votos indecisos de última hora.

Su primera parada fue el Instituto Politécnico Don Bosco. Las banderas del PRD duplicaban a las de todos los opositores. Velásquez allí se sintió ganador. Luego visitó centros de votación en Pacora, Tocumen, Las Cumbres, y terminó en Parque Lefevre.

Fueron cinco horas de recorrido, por todo el área este de la ciudad. El aguacero que cayó no cambió en nada su agenda, aunque sí se mojó. “Pero estoy acostumbrado por mi trabajo en el Sinaproc, casualmente hoy estoy utilizando las mismas botas que cuando era director”. El recorrido terminó a las cuatro de la tarde, en el José Dolores Moscote.

Luego de hacer un recuento de todo su recorrido y muy convencido dijo que no temía ser destituido por el Ministerio Público, de ser electo alcalde, por las denuncias de David Murcia, a lo que respondió: “La única forma en que me pueden destituir, sería porque no hago mi trabajo, “Dios castiga lengua y no palo”. A cada uno le tocará lo suyo, ahora sí puedo decir lo que siento, ya acabaron las elecciones”.