Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Martinelli celebra independencia

PANAMÁ. La casa de la embajadora Bárbara Stephenson estaba llena a reventar. Los invitados a la fiesta por la independencia de Estados...

PANAMÁ. La casa de la embajadora Bárbara Stephenson estaba llena a reventar. Los invitados a la fiesta por la independencia de Estados Unidos llegaron a las 12 en punto. Sorpresivamente, en medio de la multitud, se fueron abriendo paso dos figuras que automáticamente captaron la atención: ¡Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela!, presidente y vicepresidente de la República de Panamá, respectivamente.

Varios de los invitados murmuraban entre sí: ¡rompió el protocolo! Y es que la presencia de Martinelli en la fiesta de independencia de Estados Unidos es histórica pues ningún mandatario panameño lo había hecho desde hace más de cuatro décadas. “Creo que el último presidente en venir a esta fiesta lo hizo en la década del 60”, decía sorprendido el analista Renato Pereira. Los empleados de la embajada tampoco tienen claro cuándo fue la última vez que eso ocurrió.

Y en medio de la algarabía y los comentarios que se fueron disipando como vapor tras la sorpresa, llegó la hora de los discursos. La embajadora Stephenson fue directa: “¡Tengo mucho deseo de trabajar con el nuevo gobierno!” El entusiasmo por la visita fue evidente. ¿Y cómo no? Justo a inicios de este año, Martinelli y Varela estuvieron en el mismo lugar dando a conocer públicamente su alianza política de cara a las elecciones del 3 de mayo, lo que a juicio de sus adversarios fue una señal de que la alianza la fraguó Estados Unidos.

Y entre los anuncios de becas y cooperación estadounidense para que más panameños aprendan inglés, la embajadora también dijo que su país va a apoyar las instituciones panameñas para que haya calles seguras.

VINE POR EL "PORK AND BEANS"

Le tocó el turno a Marinelli: “Mi visita rompe con el protocolo”. Pero ¿por qué lo hizo?

Su respuesta fue inmediata: “porque yo lo he dicho, no voy a llenar los libros del protocolo. Vine para demostrar cariño y aprecio a un país hermano, un país aliado”.. Y “sí voy a ir a todas las fiestas de las otras embajadas...” Los aplausos y risas irrumpieron el breve discurso, pero eso fue chiquito para cuando Martinelli reveló por qué verdaderamente fue a la fiesta de independencia de Estados Unidos.

Recordó que cuando estudiaba en una academia militar en Estados Unidos llegó a odiar el “pork and beans”. Pero ya en Panamá, cuando empezó a ser invitado a las fiestas de la embajada, volvió a probar los frijolitos con puerco y quedó maravillado y prometió ir a todas las fiestas de la independencia por su “pork and beans”. Nuevamente la muchedumbre irrumpió en aplausos, los cuales se incrementaron cuando en son de promesa y meta, Martinelli anunció volver por sus “pork and beans” en el 2010, pero ya con un Tratado de Libre Comercio firmado y aprobado con Estados Unidos.

El cierre de la fiesta de la embajada también sorprendió cuando la embajadora anunció la presentación de la joven artista Margarita, quien se robó los aplausos con su himno “Vuela” que la catapultó como la ganadora del certamen Latin American Idols.

Terminando Margarita, los invitados empezaron a degustar los platillos.

Un nubarrón negro fue opacando los rayos de sol y sin mediar mucho cayó un tremendo chaparrón pero, que sin embargo, no opacó ni un instante la fiesta por la independencia de Estados Unidos que llega hoy a sus 233 años.