Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Política

2010: Año de cambios

PANAMÁ. En el 2010 el Gobierno Nacional buscará continuar el eco de su slogan de campaña y a partir de los primeros días del año, introd...

PANAMÁ. En el 2010 el Gobierno Nacional buscará continuar el eco de su slogan de campaña y a partir de los primeros días del año, introducirá cambios, que impactarán la vida nacional.

Los más importantes de estos ajustes estarán centrados en el Órgano Judicial con la llegada de dos nuevos magistrados, nombrados por el presidente de la República, y la escogencia del nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia.

El primer paso ya está dado. La Comisión Evaluadora de los aspirantes a una de las dos magistraturas en la Corte ya entregó al Ejecutivo el listado de los postulantes. Sólo falta que el presidente reciba los informes de las entrevistas, de las objeciones y el informe con todos los nombres en orden alfabético de los candidatos.

Pero, aparentemente el mandatario ya tiene pensado quiénes serán los que ocupen las vacantes en la Corte.

EL AJEDREZ Y LAS FICHAS

Muchos afirman que ya se tienen los nombres de los dos nuevos magistrados de la Corte. Incluso se bautizaron como los ungidos. Pero al final del camino, sólo quedará uno de los elegidos.

Las oficinas en el Palacio de Justicia Gil Ponce estarían destinadas para el magistrado del Tribunal Electoral (TE) Gerardo Solís y Fernando Alemán, del Partido Panameñista.

Con la llegada de Solís y Alemán a la Corte, el Ejecutivo obtendría la mayoría en la Corte, que actualmente es dominada por el PRD.

Alemán y Solís ya fueron entrevistados, y sólo esperan que el presidente regrese de su viaje por Europa para que tome la decisión. Luego tendrían que ser ratificados por la Asamblea Nacional de Diputados. Aunque no se ha establecido con precisión cuándo se debatirá sobre el particular, fuentes aseguran que antes del 15 de diciembre el parlamento será convocado a discutir el tema.

El gobierno tiene mayoría en la Asamblea por lo que las designaciones del presidente no esperan mayores obstáculos.

En el fondo del asunto está la influencia en la Corte Suprema de Justicia. Con los nuevos nombramientos en el Órgano Judicial tendría mayoría de integrantes vinculados al ala que actualmente gobierna el Ejecutivo. (Cambio Democrático y Panameñista).

Con el control de la Corte llega la siguiente movida, nombrar al presidente del Órgano Judicial. En la carrera se encuentran los magistrados, Víctor Benavides, nombrado por el gobierno de Martín Torrijos y Aníbal Salas, escogido por Mireya Moscoso. Salas tendría un camino allanado con cinco votos a su favor.

TOMANDO EL CONTROL

La segunda fase es un poco menos complicada. Con el nombramiento de Solís como magistrado de la Corte, se crea una vacante en el Tribunal Electoral (TE), precisamente la que le corresponde designar a los magistrados de la Corte, es decir Solís podrá nombrar a su remplazo en el TE.

Para esta nueva vacante se mencionó el nombre de la actual ministra de Trabajo, Alma Cortés, pero una serie de inconvenientes la rodean, por lo que se mantiene la incógnita. No obstante como en los juegos de azar hay apostadores. Ya hay quienes se inclinan y apuestan a que los inconvenientes que rodean a Cortés para ocupar ese cargo quedarán eliminados.

El presidente Ricardo Martinelli podría llamar una Constituyente Paralela a la Asamblea Nacional de Diputados para que se modifiquen los requisitos que exige la Constitución Política para la selección de los magistrados del TE.

Lo cierto es que con estas movidas. El presidente Martinelli mantiene un ambiente favorable para él en la Corte Suprema, y el Tribunal Electoral, su alianza controla la Asamblea Nacional y obviamente su gestión al mando del Ejecutivo.

Como en todo juego hay ganadores y perdedores, lo que queda por despejar es quién o quiénes serán los perdedores o ganadores. El tiempo y las situaciones que generen los cambios y las estrategias que ponga en ejecución el gobierno se encargarán de descifrar el panorama en el que quedará inmerso el país.