Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Política

Los desafíos de la Corte

PANAMÁ. El nuevo año será sin duda alguna de mucho movimiento en el Palacio de Justicia Gil Ponce.

PANAMÁ. El nuevo año será sin duda alguna de mucho movimiento en el Palacio de Justicia Gil Ponce.

El 2010 empieza con la llegada de dos nuevos magistrados, José Abel Almengor y Alejandro Moncada Luna, y sus respectivos suplentes, la elección del nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia y sus vicepresidentes, pero antes que acabe el 2009, hay un tema pendiente, que luego de cinco meses aún espera para ver la luz una vez más. El proyecto de apertura del caso CEMIS, cerrado por el pleno de la Corte en 2004.

Pero más allá del CEMIS, existen dos proyectos que prometen una revolución total en el Órgano Judicial. La creación de la Sala Quinta y las reformas constitucionales, ya anunciadas por el presidente Ricardo Martinelli.

VUELVE LA SALA QUINTA

El proyecto para la creación de una Sala de Asuntos Constitucionales fue presentado ante la Asamblea Nacional por el magistrado presidente Harley Mitchell y propone adicionar tres magistrados más al pleno de la Corte.

La discusión del proyecto debe iniciar en el mes de enero, cuando arranquen las sesiones ordinarias en el Legislativo.

Sin embargo, para algunos conocedores del tema, antes de ser presentado el proyecto, este debe ser estudiado por conocedores del tema.

“Este proyecto debe ser discutido ampliamente entre los sectores que puedan resultar afectados antes de ser aprobado”, señaló el ex magistrado de la Corte, Edgardo Molino Mola, quien asegura que la idea que se tiene de una sala de garantías constitucionales no llena las expectativas de una Corte Constitucional.

“Si no se somete a una respectiva consulta lo único que se estaría logrando es que haya más burocracia en la Corte”, aseguró el ex magistrado.

Molino Mola sostiene que hay muchos elementos que deben tomarse en cuenta con la aprobación de este proyecto, pues la llegada de tres magistrados más al pleno, traería consigo modificaciones al Código Judicial. “Habrá que revisar el Código Judicial, con 12 magistrados habría empate en las votaciones del pleno”.

Ítalo Antinori, ex defensor del Pueblo y experto en derecho constitucional señala que la nueva sala le daría a Martinelli 3 magistrados más en la Corte.

EL EFECTO CEMIS

Otro de los desafíos que enfrentan los magistrados de la Corte, es el proyecto de apertura del CEMIS, que después de cinco meses, todavía no termina de ver la luz al final de túnel.

La apertura del caso ha tenido que superar varios obstáculos, siete recusaciones, y todavía espera la firma de los ocho magistrados que componen el pleno de la Corte.

Hoy se espera que el documento sea entregado con las respectivas firmas, para iniciar las nuevas investigaciones.

Molino Mola considera que hace falta voluntad de los magistrados para que casos como este no sigan durmiendo el sueño eterno. “No deben dilatar este tema tan importante. No es posible que un caso tan sencillo esté dando tantas vueltas. No hay nada complicado en él”.

El jurista atribuye el retraso de los magistrados en resolver los recursos a motivos políticos. “No hay la menor duda de que no se adelanta nada por temor a los efectos políticos que esto puede traer”, sentenció.

Antinori, también es partidario de que se llegue a una conclusión del caso, sostiene que lo único que le preocupa es que se utilice la justicia de forma selectiva para perseguir a adversarios políticos.

UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

Finalmente uno de los retos más importantes que tendrá la Corte serán las reformas a la Constitución Nacional.

El presidente ya hizo públicas sus intenciones de reformar la Carta Magna, a través de un referéndum o la convocatoria de una Asamblea Constituyente Paralela, para entre otras cosas introducir la segunda vuelta electoral, eliminar la revocatoria de mandato y establecer la elección de los gobernadores mediante votación popular.

Sin embargo, ambos juristas, Molino Mola y Antinori, coinciden en que es necesario reformar la Constitución en su totalidad.

“Este país necesita una nueva Constitución y para ello se debe instalar una comisión de reformas constitucionales”, dijo Molino Mola, quien asegura que la Constitución de 1972 debe ser acabada de una vez por todas.

Antinori se muestra partidario de una Constitución que le quite poder al Ejecutivo. “Planteamos una constituyente que produzca una Constitución con visión de Estado que realice una transformación profunda de nuestras instituciones, que permita al pueblo ejercer más control sobre los actos del gobierno”, sentenció.