28 de Feb de 2020

Política

Cómo doraron la píldora

PANAMÁ. Bajo el manto de organizaciones no gubernamentales (ONG) o fundaciones, los diputados de la Asamblea Nacional consiguen aportes ...

PANAMÁ. Bajo el manto de organizaciones no gubernamentales (ONG) o fundaciones, los diputados de la Asamblea Nacional consiguen aportes económicos del Fondo de Inversión Social (FIS). Esta ha sido la forma de cómo se las arreglaron para sustituir las desaparecidas partidas circuitales.

Aunque esta práctica se mantiene desde hace años, no ha sido hasta ahora que el tema vuelve a explotar. Y es que hace más de un mes que un grupo de funcionarios, entre ellos el subdirector Ernesto Mora fue destituido del cargo y sacado del despacho que ocupaba, escoltado por agentes del Servicio de Protección Institucional. Por el momento se habla de malos manejos reflejados en una auditoría en la que no aparecen al menos 600 mil dólares.

Hasta ahora en el gobierno ha habido un silencio sepulcral y el director del FIS, Giacomo Tamburelli, está desaparecido, pues ya no para en su oficina y mucho menos responde a su celular.

Algunas fuentes, empero, han hablado bajo la condición el anonimato. Según las fuentes, lo que ocurrió en el FIS fue que Tamburelli ordenó una auditoría y en ella se descubrió que las cuentas no cuadraban en varias de las fundaciones de los diputados, entre ellos José Muñoz, Mario Miller, ambos del gobernante partido Cambio Democrático. Pero también aparecen diputados no oficialistas.

La Estrella llamó al diputado José Muñoz. El diputado admitió que tiene una fundación, pero asegura que no está involucrado en los escándalos recientes del FIS.

Muñoz ni siquiera dejó que se le hiciera alguna pregunta sobre su relación con el FIS, cuando dijo que tiene todos los papeles en regla y los documentos en completo orden y que no está envuelto en ningún escándalo o irregularidad. "Pueden ver la fundación cuando quieran, yo los llevo", agregó.

Tras la auditoría del FIS, el subdirector Ernesto Mora y otra treintena de funcionarios fueron cesados de sus cargos, entre ellos Ventura Castrellón, con quien La Estrella intentó conversar.

"Pregúntele al director del FIS a ver qué tiene que decir de esto. Yo le puedo asegurar que no cometí ningún acto de corrupción, como se me ha querido inculpar", dijo Castrellón, recalcando que no dará declaraciones a los medios al respecto.

Las fuentes también señalan que copias de las auditorías fueron a parar a otras manos, no precisamente ligada al gobierno, lo que también fue motivo de las destituciones. Ahora los funcionarios se cuidan de hablar y si la persona que los llama es periodista hasta les da alergia.

¿Por qué no habla Tambuelli? ¿Hasta dónde llega el faltante en el FIS? Esta y otras preguntas aún quedan por responder.