24 de Feb de 2020

Política

Crisis.. Pugna.. o cuestión de intereses

PANAMÁ. Amanecer con dos procuradores en un país donde hay poco más de tres millones de habitantes ha puesto a los panameños en una disy...

PANAMÁ. Amanecer con dos procuradores en un país donde hay poco más de tres millones de habitantes ha puesto a los panameños en una disyuntiva sin precedentes.

Mientras esto ocurre, hay ojos y oídos puestos en una situación donde los panameños se preguntan qué pasará en medio de la tormentosa separación de la procuradora Ana Matilde Gómez y la polarización de este asunto.

PELEAS Y ESTRATEGIAS

Para el sociólogo Raúl Leis, la decisión de la Corte Suprema confirma que la entrada de sus dos últimos magistrados “está jugando un papel en favor del gobierno”.

Leis advierte peligro en el camino, porque a su juicio lo que está sucediendo “parece parte de una estrategia autoritaria”, venida del poder ejecutivo.

Si para Leis la situación reviste peligro, el analista político José Isabel Blandón ve las cosas como “una pelea improductiva, que entretiene, pero que no resuelve los problemas cotidianos del panameño”.

Blandón observa una verdadera crisis que hace imperiosa una reflexión.

“Las crisis son el producto de la acumulación de situaciones, que no han sido atendidas y que van generando fisuras y, en casos extremos, enfrentamientos”, analiza el experto.

Esta tensión que aprecian tanto Leis como Blandón lleva a preguntarse quién es responsable de que se haya llegado a este estado de cosas.

Renato Pereira, ex ministro de Gobierno y Justicia, cree que la procuradora Gómez es la culpable de que las cosas hayan llegado a un extremo de crisis nacional.

“Lo que ella está haciendo es agudizar un conflicto que está políticamente planteado, creando crispaciones y desasosiego”, apuntó el también comentarista radial.

Predijo un desenlace: “la Corte impondrá su criterio y ella se irá para su casa”.

En la mirada de otro veterano analista, Mario Rognoni, los Órganos Ejecutivo y Judicial han dado un pobre manejo a la situación, basado en que la percepción ciudadana considera innecesaria la separación de Gómez, por aquello de “la injerencia de un Órgano del Estado en otro”.

Muy cercano a este criterio, a Guillermo Márquez Amado le inquieta que en la decisión de separar a Gómez se pueda colar “un sesgo político en la interpretación de la decisión”, basado en que cuatro de estos magistrados fueron nombrados en el gobierno anterior, y esos, “de alguna manera, se ven allegados al Partido Revolucionario Democrático”, mientras que “los otros cinco se ven como opuestos al PRD”.

Por esta circunstancia, explicó Márquez Amado, la ciudadanía podría considerar “que ha habido intervención política”, lo cual “no es lo más aconsejable en una sociedad”.

El ex vicepresidente de la República y dirigente del PRD, Samuel Lewis Navarro, calificó como “un golpe devastador para nuestra democracia” la separación de la procuradora Gómez.

Lewis Navarro cree que debe evitarse que el país “se precipite hacia fórmulas autoritarias”, y considera fundamental, “la no politización de la institución judicial”.

REACCIÓN OFICIAL

El ministro encargado de Comercio, Ricardo Quijano, reaccionó ante el editorial publicado ayer por el diario La Prensa , el cual consideró “una falta de respeto” al presidente de la República, por asegurar que el mandatario fue partícipe directo en la separación de Gómez del Ministerio Publico.

“Es irresponsable y temerario lo dicho en el Hoy por Hoy , ya que es la Corte Suprema de Justicia, con mayoría de cinco magistrados, quienes tomaron tal decisión”, señaló.

Quijano le reclamó al diario la publicación de “escritos irrespetuosos que riñen contra la institucionalidad de un país, no son objetivos ni veraces, y lo único que hacen es hacerle daño al periodismo nacional”.

Agregó que si la jefa del Ministerio Público está eximida de los cargos que se le imputan, “hay las instancias legales que hay que respetar, y esperar los fallos de las mismas”.