25 de Sep de 2022

Política

¿Neutrales o conciliadores?

PANAMÁ. La ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela era previsible, y con ello, la agitación de un fantasma que ha rondado el co...

PANAMÁ. La ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela era previsible, y con ello, la agitación de un fantasma que ha rondado el conflicto entre ambos países: la guerra.

Una situación incómoda y altamente tirante para todo el continente, pero en especial, para Panamá. ¿Por qué?

Un país por el que pasa un grueso e importante contingente del comercio mundial necesita tranquilidad a su alrededor para hacer trabajo... y el litigio colombo-venezolano no abona nada positivo en esa línea.

MEDIAR Y CONCILIAR

El ex presidente de la comisión legislativa de Relaciones Exteriores Francisco Alemán sostiene que Panamá debe mantenerse neutral frente al diferendo.

‘Se trata de dos países hermanos, dos países bolivarianos con los que tenemos buenas relaciones. Lamentable sería que llegaran a las armas’, apuntó.

Según el diputado panameñista, ‘ofrecer una mediación a través de las gestiones internacionales que pueda hacer nuestro país en este conflicto, es una forma de mantener la tradicional búsqueda de la conciliación a través del diálogo. Así como fuimos respaldados para lograr la firma de los tratados del Canal, de la misma manera podemos actuar, en plan conciliador’, explicó Alemán.

CAUTELA Y OBSERVACIÓN

Para Ricardo Alberto Arias, ex embajador de Panamá ante las Naciones Unidas, nuestro país debe tener una política exterior orientada a mantener vínculos diplomáticos fluidos con todos los países del mundo, principalmente por su situación geopolítica y la existencia del Canal.

Este manejo diplomático, sostiene, ‘es la clave’ para mantener la neutralidad del Canal de Panamá, si se desatara un conflicto armado entre Colombia y Venezuela; pero al mismo tiempo, reconoce que habría negativas repercusiones en el comercio exterior del país, por los vínculos comerciales que existen con ambos países.

Sobre la oferta de mediación panameña en el conflicto, Arias solicita cautela.

‘El de Colombia y Venezuela es un problema muy complejo. El fracaso de una gestión mediadora, dadas las especiales circunstancias que rodean esta situación, podría afectar gravemente a Panamá. Podemos actuar como amigables componedores si se diera una gestión conjunta o regional; pero ofrecer una mediación, y especialmente en un asunto de tanta tensión como éste, no es recomendable’, explicó.

En lo que el diputado Alemán y el diplomático Arias coinciden es en continuar observando los acontecimientos alrededor del conflicto colombo-venezolano.

En tanto, el dirigente político y ex vicepresidente de la República Guillermo Ford consideró la actual crisis como ‘un conflicto innecesario’, en donde los países de América Latina deben unir esfuerzos para encontrar una solución.

Ford se mantuvo optimista al señalar que Panamá no se verá afectada, y recomendó que debe unirse al esfuerzo de otros países para tratar de que el conflicto colombo- venezolano se resuelva y evitar una catástrofe limítrofe.

‘Cada gobierno tiene sus propios intereses. Los países de América Latina han madurado, el problema es que Venezuela es impulsiva y creo que el presidente Chávez debe analizar el problema para evitar más confrontación’, precisó.

Panamá, al igual que todo el continente, está pendiente de la evolución de este asunto, aguardando que una salida pacífica evite un conflicto armado entre ambos países.