Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Política

Mucho cuerpo, poco músculo

PANAMÁ. En nuestro país, algunas personas se declaran seguidoras del pensamiento Torrijista; otras, de la doctrina panameñista; algunos ...

PANAMÁ. En nuestro país, algunas personas se declaran seguidoras del pensamiento Torrijista; otras, de la doctrina panameñista; algunos menos, siguen la ideología demócrata cristiana y en menor cantidad —pero fieles y en algunos casos radicales— hay quienes profesan el idealismo socialista. Pero, ¿qué sigue el partido Cambio Democrático?

El colectivo político del presidente Ricardo Martinelli pareciera tener algo de cada ideología, pero a la postre no tiene ninguna propia.

Martinelli se ha dado a la tarea —como lo hizo Martín Torrijos con el PRD en 2004— de agrandar su colectivo político y convertirlo en el partido más grande del país, pero con el paso del tiempo, el presidente se ha dado cuenta de que el CD se ha ido convirtiendo en un enorme cuerpo de grasa sin músculo, carente de una figura, aparte de él mismo, que sostenga esa estructura política.

Entonces emprendió un nuevo plan. Martinelli salió a la búsqueda de ideólogos para iniciar la formación de los militantes de Cambio Democrático.

No obstante, hay quienes consideran que CD está creciendo en cantidad, pero no en calidad.

Para el presidente del opositor Partido Popular, Milton Henríquez, a Cambio Democrático le hace falta una ideología propia, ya que muchos de los que están entrando a ese partido lo hacen por conveniencia y no por convicción. ‘Martinelli nuevamente se está equivocando al sumar a cualquier persona a su partido, no importa si la gente llega solo para pelechar del gobierno’.

Henríquez sostiene que al final, el CD experimentará lo mismo que pasó con el PRD después de las elecciones de mayo de 2009. ‘Esos mismos 100 mil que perdió el PRD son los que están entrando a CD... puro clientelismo político’, indicó el dirigente.

PAN PARA HOY...

Por su parte, el analista político José Isabel Blandón opina que la actual situación partidaria refleja un distanciamiento de los partidos políticos de la sociedad.

Sostiene que aunque el 45% de los pobladores están inscritos en partidos, esto no significa lealtad partidaria ni constituye apoyo a una propuesta programática. ‘Es un vicio del sistema, donde lo más importante es la cantidad y no la calidad’.

Blandón considera que los cambios de toldas de autoridades electas, y que incluso han sustentado su decisión en base a más apoyo económico del gobierno, son el reflejo de la crisis que están viviendo los partidos políticos en Panamá. ‘Parece que el clientelismo es lo único que mueve a los militantes de un partido’.

Todo esto, agrega el analista, es parte de un proceso por el que están pasando casi todos los partidos políticos en Latinoamérica.