Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Política

Un sistema occidental que rompe una tradición histórica

Panamá! . En medio de un recurso de advertencia y siete demandas interpuestas ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en contra del Dec...

Panamá!< . En medio de un recurso de advertencia y siete demandas interpuestas ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en contra del Decreto Ejecutivo 537 que reforma en materia electoral la Carta Orgánica de la comarca Ngöbe Buglé, mañana domingo se desarrollarán las elecciones en la comarca Ngöbe Buglé, que por primera vez son organizadas y supervisadas por el Tribunal Electoral (TE).

Esta convocatoria, a la cual se espera acudan unos 106 mil indígenas residentes en las tres regiones que integran la comarca (Nedri, Ño Kribo y Kodri), tiene como objetivo escoger a los delegados que representarán a los distintos congresos (Regional, Local y General).

Actualmente, el Partido Revolucionario Democrático (PRD) domina políticamente la región.

Allí, Cambio Democrático no ha podido penetrar, a pesar de ser el partido del presidente de la República.

Así quedó reflejado en la contienda electoral el año pasado, donde de un total de 37 mil 877 electores, 33 mil 772 votaron por el PRD, mientras que 13 mil 937 lo hicieron por Cambio Democrático y cinco mil 837 por el Partido Panameñista.

LAS PUGNAS SE AGUDIZAN

Desde un principio, esta iniciativa se ha visto empañada por las frecuentes pugnas entre las autoridades electorales y dirigentes indígenas.

Por un lado, el gobierno mantiene su posición de que ‘hay que poner orden’ en la comarca, ya que no existe un solo congreso constituido; y por ende, no se identifica una autoridad legítima, lo que representa un retroceso al desarrollo socioeconómico en esta empobrecida región.

‘El Tribunal Electoral solo actúa como un ente asesor’, expresó el director de Política Indigenista del gobierno, Nicolás Martínez.

Por otro lado, algunos dirigentes comarcales alegan que el gobierno está usurpando el movimiento tradicional de esta región para otros fines.

‘No es que estamos en desacuerdo, es la forma como se está haciendo esto la que no camina’, precisó el representante de la región Ño Kribo, Higinio Elington.

LO QUE DICE LA LEY

El problema surgió cuando el gobierno de turno decidió hacer cambios en las regulaciones electorales al Decreto Ejecutivo 194 del 25 de agosto de 1999.

Esta reglamentación establecía que la Dirección Comarcal se encargaría de organizar las elecciones, mediante mutuo acuerdo entre las autoridades del Ejecutivo y el Congreso Comarcal.

Sin embargo, con el Decreto 537 del 2 de junio de 2010, el Ejecutivo, en uso de sus facultades legales y constitucionales, otorgó ‘potestad privativa al Tribunal Electoral’ en cuanto al desarrollo de las elecciones.

¿INTROMISIÓN POLÍTICA?

Para el magistrado del Tribunal Electoral Gerardo Solís, la intención de la entidad no es irrespetar la tradición indígena; no obstante, aseguró que luego de haber realizado varias giras a la región, pudo comprobar que ‘en la comarca no existe un congreso legítimo’.

Según dijo, en ninguna de sus visitas pudo conocer a un presidente del congreso, porque en cada lugar que visitaba había alguien que alegaba serlo.

A criterio del funcionario, el Tribunal Electoral ha realizado su labor de divulgación, por ende, no existen excusas ni razones justificadas para que ‘algunos dirigentes indígenas’ estén azuzando a sus coterráneos para que se abstengan de ejercer su derecho al sufragio en las elecciones de mañana.

‘Este es un hecho histórico y una gran oportunidad para el pueblo ngöbe’, acotó Solís.

DIRIGENCIA SE ORGANIZA

La posición del Tribunal Electoral ha sido tomada por algunos dirigentes indígenas como ‘una actitud arbitraria’ y un irrespeto al movimiento tradicional indígena.

Liborio Miranda, uno de los más fervientes dirigentes que le ha declarado la guerra al Tribunal Electoral, está convencido de que no hay buenas intenciones.

‘El orgullo comarcal está siendo pisoteado, queremos que se respete la Carta Orgánica’, advirtió el dirigente.

La situación ha llegado a tal nivel que en la última reunión celebrada por la Asamblea Ciudadana, el secretario de la Pastoral Indígena Comarcal, Jorge Sarsaneda, expresó que no están de acuerdo con las elecciones.

‘Este es un proceso viciado de raíz, porque han cambiado la carta orgánica sin consenso’, apuntó el dirigente.

INDÍGENAS RENUNCIAN

Pero en medio de las disputas que se han generado, otra situación ha salido a relucir.

Al parecer, algunos indígenas olvidaron sus principios partidistas para competir en el torneo electoral.

Así lo reveló un informe presentado por el magistrado Solís, luego de haber realizado una evaluación sobre los candidatos.

De un total de dos mil 832 candidatos a delegados, el primer estudio detalla que mil 400 candidatos se encontraban inscritos en algún partido político y renunciaron con la intención de participar en las elecciones.

De los que renunciaron, 823 pertenecían al Partido Revolucionario Democrático, 309 a Cambio Democrático, 56 a Unión Patriótica, 46 al Partido Popular, 40 al Molirena y 149 al Partido Panameñista.