Temas Especiales

31 de May de 2020

Política

‘Me quebraron pero no me doblegaron’

César Lisac es un hombre de aspecto sencillo. Con una vida que ronda las 8 décadas llega todos los días a su oficina en la Vía Argentina...

César Lisac es un hombre de aspecto sencillo. Con una vida que ronda las 8 décadas llega todos los días a su oficina en la Vía Argentina. Siempre de camisa manga larga de un solo color en tela popelina y pantalón de corte inglés. En estos días, una noticia le ha hecho recargar sus ánimos. La Corte Suprema de Justicia le ha devuelto una concesión en Renacimiento, Chiriquí. Pero el fallo no llegó fácil. El camino legal le ha tomado cuatro años, enfrentar, en su momento, al aparato estatal y a la fortuna más grande del mundo. Lisac accedió a conversar con La Estrella y contar la historia de su lucha frente al gigante Carlos Slim y sus expectativas ahora que por ley las cosas se tornan a su favor. Asegura que con esta lucha ha aprendido mucho sobre el poder, aunque cuando revela sus claves para defender sus derechos, saltan a la vista los principios elementales que aprendió en su juventud. Hoy cuando su mayor riqueza es haber defendido la razón, al reflexionar dice con una pícara sonrisa y mirada solemne que volvería a hacerlo, otra vez emprendería una lucha para reclamar justicia aunque tenga que exigírsela a los más altos poderes.

¿NO LE DIO MIEDO O SE DESANIMÓ SABIENDO QUE EN LA CONTRAPARTE TENDRÍA QUE ENFRENTAR A LA FORTUNA MÁS GRANDE DEL MUNDO?

Lo que pasa es que yo invertí en esto todos los recursos y el patrimonio de mi familia, pensando en dejar algo para mis hijos y mis nietos. Ya tenía con qué vivir. Este proyecto no era pensando en mí. A mi edad ya uno no tiene mucho que perder… y bueno…

¿CÓMO TERMINA SOLICITÁNDOLE A UN TRIBUNAL QUE ORDENE SUSPENDER UNA CONCESIÓN A UNA EMPRESA DE CARLOS SLIM, EL HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO?

A pesar de lo que se diga acerca de que el débil no puede enfrentar al más fuerte o que hay corrupción y todas estas circunstancias que afectan la vida del ser humano, yo aprendí que siempre hay que defender la razón...

LO QUE DIGO ES POR QUÉ LA SENTENCIA AFECTA LAS EMPRESAS DE SLIM SI EL FALLO DE LA CORTE SOLO MENCIONA A LA AUTORIDAD DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS (ASEP)

Si bien la denuncia es contra la ASEP, el caso no es tan simple. En un momento dado se combinaron los intereses económicos de quienes estaban en el poder y quienes vieron oportunidades de hacer buenos negocios. Yo tengo 40 años vinculado al sector energético, desde los tiempos del proyecto Fortuna. Cuando se decide privatizar me sentí en capacidad de emprender proyectos en esa actividad. Para entonces no había vocación para la generación privada que además era tremendamente riesgosa y de modesta rentabilidad. No es hasta cuando el tema del alto precio del petróleo dispara las miradas hacia la generación eléctrica que las grandes inversiones se fijan en la actividad. Entonces el grupo de Slim me ofreció dinero o créditos, fórmulas engañosas para comprarme el proyecto. Yo no acepté ninguna.

¿CÓMO SE CONTACTA CON SLIM?

En el 2005 recién firmaba el contrato de concesión para construir la hidroeléctrica Bajo de Mina en el río Chiriquí Viejo y por esos días estábamos buscando financiamiento. Durante 11 años estuvimos haciendo los estudios para definir el proyecto y cuando estuvieron listos tramitamos la autorización para explotar la energía. Yo les mostré durante un año a los ejecutivos de Slim sin malicia todos nuestros estudios y proyectos pensando en que ellos podrían ser los socios inversionistas del plan. Pero esas reuniones no eran otra cosa que espionaje industrial porque me entretenían en las negociaciones mientras se cambiaba la ley del entonces Ente Regulador (hoy ASEP), y se lograba una administración más dócil a los intereses de Martín Torrijos, Ubaldino Real y los que estaban en el gobierno. Cuando la ley había cambiado y Víctor Urrutia era el administrador de la ASEP, el grupo de Slim dejó de conversar con nosotros… quizás hicieron alguna oferta más…. pero yo no accedí… Pero yo no tenía financiamiento, así que seguimos buscando y cuando conseguimos otro inversionista, pedimos una extensión en la ASEP para finiquitar esos trámites. Le demostramos a Urrutia que teníamos el financiamiento y solicitábamos cinco meses de prórroga. La ASEP demoró 180 días para resolver la solicitud, negó la prórroga y me quitó la concesión.

¿POR QUÉ DICE QUE FUE VÍCTIMA DE ESPIONAJE INDUSTRIAL DE PARTE DE LAS EMPRESAS DE SLIM?

El proyecto de Slim se llama Bajo de Mina, igual que mi plan, está en el mismo lugar, es exactamente igual. Por eso hay también una demanda penal por violación a la propiedad intelectual. Es más, la ASEP y Urrutia subastaron en mayo de 2007 un proyecto hecho en lugar de la concesión de un área para explotar. Los resultados de 11 años de estudio, las tierras compradas alrededor del área, todo eso es lo mismo en el proyecto que está construyendo Ideal, S. A., la empresa de Slim.

PERO SLIM NO TIENE QUE VER CON ESO, ES HASTA AHÍ UN PROBLEMA DE ASEP Y URRUTIA

Mire, a veces los intereses de los políticos se encuentran con los intereses de inversionistas que se aprovechan de esa confabulación para sacar provecho. Todo actuó en el gobierno de ese momento para favorecer a Slim. Mi contrato con el Estado firmado demoró 180 días en la Contraloría para aprobarse. El de Ideal, S. A. se aprobó el mismo día.

¿DE LA ASEP A LA CONTRALORÍA?

Sí, después de la ASEP fueron a la Contraloría y salieron de ahí con el contrato aprobado.

¿LA DENUNCIA DE PROPIEDAD INTELECTUAL PRETENDE ACABAR CON ALGUIEN EN LA CÁRCEL?

Bueno, en realidad yo siento mucha pena, pues en todo caso sería Víctor Urrutia, a quien considero, igual que yo, una víctima. Yo le conocí desde los tiempos del IRHE, donde ambos trabajamos en su momento y la verdad no tengo ningún sentimiento negativo hacia él, creo que es también víctima de la corrupción, seguramente estuvo muy presionado.

¿QUÉ PIENSA QUE VA A PASAR AHORA?

Bueno… si nos guiamos por la sentencia, hay que ir a Bajo de Mina y parar los tractores, pero eso sería hacer mucho daño. Yo le envío un mensaje al presidente para que sepa que no quiero crear mayores daños, y sé que encontraremos ¡una decisión salomónica, jejeje! Lamento que sea este gobierno quien tenga que cargar con el problema, pero confío que esta vez los poderes estarán separados y que no habrán tácticas dilatorias… recursos de aclaración o cosas así… que busquen matizar o diluir el efecto de la sentencia…

¿CUÁL ES LA GRAN LECCIÓN QUE LE QUEDA DE TODO ESTO?

Me enseñaron que a uno lo pueden quebrar, pero no doblegar… y me quebraron porque entre abogados y todo he gastado mucho… pero no me doblegaron.