19 de Oct de 2021

Política

Palabras de un líder

Está de moda declarase apolítico y referirse a la actividad política en términos negativos y hasta con desprecio, como reacción a la ind...

Está de moda declarase apolítico y referirse a la actividad política en términos negativos y hasta con desprecio, como reacción a la indigna actuación de muchos, pero lo cierto es que la política es una actividad noble a la que están llamados hombres y mujeres generosos y solidarios que aman a su patria y quieren servirla con honestidad y que, cuando ellos se apartan de la vida pública ésta se empobrece y contamina de los peores vicios.

Hay también quienes en los últimos años han querido promover la confrontación y la desconfianza entre los partidos políticos y las organizaciones de diversa índole que se agrupan bajo la denominación de sociedad civil. Estoy convencido que esa confrontación y desconfianza son innecesarias y estériles, puesto que entre el más de medio millón de personas inscritas en los partidos políticos se encuentran líderes y activistas de muchas organizaciones gremiales, cívicas, sindicales, ambientalistas, profesionales y religiosas. Y creo que puede darse entre las organizaciones no gubernamentales y los grupos políticos una mutua cooperación en el respeto a la función que cada uno de estos sectores hace en la sociedad. Los grupos de la sociedad civil tienen que aportar sus ideas, formular críticas y propuestas, así como sugerir compromisos para que los partidos políticos, que están por su naturaleza llamados a obtener en virtud del voto popular la posibilidad de gobernar, enriquezcan su visión y su acción de manera que hagan realidad, mediante leyes y proyectos, los reclamos que provienen de otros sectores organizados.

No debemos dejar de confiar en los partidos políticos para que hagan realidad en sus propuestas y programas los reclamos de otros sectores de la sociedad en aras del bien común.

Entre lo mucho que aprendí en la actividad política, lo primero fue que la política requiere un trabajo incansable, que unas son las apariencias y otra la realidad, incluso en esta actividad.