27 de Oct de 2021

Política

Segunda vuelta electoral en la agenda panameñista

PANAMÁ. Cuando Cambio Democrático anunció su intención de instaurar en la Constitución Política una segunda vuelta electoral, el anuncio...

PANAMÁ. Cuando Cambio Democrático anunció su intención de instaurar en la Constitución Política una segunda vuelta electoral, el anuncio no cayó en gracia en los demás partidos políticos del país.

El PRD y el Panameñismo se mostraron escépticos de qué tan efectiva sería la medida para sus aspiraciones políticas en 2014. La idea de obligar a obtener un 50% para ganar en las elecciones parecía descabellada.

Meses después y con la apertura del proceso de consultas a las reformas a la Carta Magna, el tema volvió al tapete.

Las posiciones ya no eran tan radicales. Ambos partidos empezaron a proponer unas que otras modificaciones y adecuaciones al proyecto del gobierno. El Partido Revolucionario Democrático empezó a ceder, pero con sus condiciones. Bajar el porcentaje entre 40 y 45%.

Los panameñistas, en cambio, no estaban convencidos. La segunda vuelta se convirtió en un punto de fricción en la alianza. Había quienes creían que detrás de todo estaban las intenciones de no respetar el acuerdo de 2009 y quitarle la candidatura presidencial al panameñismo.

UN GIRO RADICAL

Pero en días recientes, parece que la facción panameñista ha tomado una decisión sobre la segunda vuelta electoral.

En una reunión convocada por los magistrados del Tribunal Electoral con los diferentes partidos políticos, Jorge Barakat, representante del panameñismo, sorprendió proponiendo al documento original (ver recuadro) de su puño y letra el tema de la segunda vuelta electoral.

Barakat sugirió ante la mesa la posibilidad de implementar en el paquete de temas a discutir por la Comisión de Reformas Constitucionales Electorales, la segunda vuelta electoral. ¿Por qué el giro radical?

Sin responder a esta pregunta, Barakat solo se limitó a decirle a La Estrella que una comisión de abogados designados por Juan Carlos Varela están estudiando la figura, pero que no entraría en más detalles, porque el análisis del tema se encuentra en su fase incipiente.

Consultado sobre el tema, el diputado Adolfo Valderrama aclaró que las filas panameñistas todavía no han expresado una posición definitiva a favor o en contra.

‘Lo que analizan e investigan los abogados es si la segunda vuelta se puede dar por la vía electoral o por un cambio constitucional’, afirmó el diputado.

‘VARELA NO SE SIENTE SEGURO’

Para el analista político Renato Pereira, la intención del panameñismo de colocar en la agenda la segunda vuelta electoral, solo se puede interpretar de una sola manera: ‘Varela no se siente seguro de que ganará en las próximas elecciones’.

Por ello ahora lo pensó mejor, y está asegurando su parte de la distribución del pastel gubernamental, ya que si en las próximas elecciones llega a quedar de segundo, haría un pacto con el que llegue, para con ello seguir manteniendo vigencia en las esferas gubernamentales.

El hecho cierto es que al margen de las dudas, temores y posiciones encontradas entre las filas del panameñismo y la oposición, la segunda vuelta electoral es una herramienta electoral que ha sido implementada en varios países de América Latina.

Chile, Guatemala, Brasil, Nicaragua, Uruguay, Perú, Costa Rica y Argentina cuentan con la segunda vuelta electoral.

En el caso de Perú, Ollanta Humala —un ex militar de izquierda— pasó a la segunda vuelta electoral para enfrentarse a Keiko Fujimori.

Según el conteo rápido, Humala obtuvo 31.8% de los votos; Fujimori 22.8% y Kuczynski 19.6%.

Esto quiere decir que ninguno de los candidatos alcanzó el 50% de los votos.