18 de Oct de 2021

Política

‘Hace falta tolerancia’

Guillermo Cochez es, desde julio de 2009, el embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos. Hoy está a un paso de dejar...

Guillermo Cochez es, desde julio de 2009, el embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos. Hoy está a un paso de dejar ese cargo, hacer historia y convertirse en el primer panameño en integrar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Está convencido de que tiene los votos para llegar allá. Aunque tiene la mira puesta en los asuntos regionales, el abogado que conformó la oposición a la dictadura en los años 70 y 80 desde las filas de la Democracia Cristiana, aceptó conversar con La Estrella sobre el panorama nacional. Se confesó como un periodista frustrado y fiel defensor de la libertad de expresión. Dice sentir asco por los ataques contra periodistas y hace un llamado a la tolerancia a los políticos.

USTED REPRESENTA ANTE LA OEA A UN GOBIERNO QUE HA RECIBIDO ADVERTENCIAS SOBRE ABUSOS A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, PERO UD. DICE QUE DEFIENDE ESTE PRINCIPIO...

Yo escribí un artículo donde hablaba sobre la libertad de expresión y puse un ejemplo, cuando yo vine aquí en enero. Porque Panamá me había postulado para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en ese momento un diputado propuso que se penalizara a quienes insultaran al presidente. Yo dije que a mí me parecía que quien proponía eso más que hacerle un favor al presidente le estaba haciendo un daño. Eso es regresar al pasado, es un retroceso. La libertad de expresión es echar hacia adelante, mejorar, respetar la opinión de los demás. No es que cuando estoy en oposición yo voy a decir de todo del gobierno, pero cuando estoy en gobierno nadie me puede decir nada. Yo creo que los políticos tienen que tener una piel curtida para aceptar críticas, porque precisamente aceptar las críticas es lo que hace mejores a los gobiernos. El convivir con la sociedad civil, con los periodistas, lo que logra es precisamente el respeto que en una sociedad se requiere.

MUCHOS DE LOS ARGUMENTOS QUE SE ESGRIMEN EN CONTRA DE LA LABOR DE LOS PERIODISTAS ES QUE LO QUE HAY ES LIBERTINAJE DE EXPRESIÓN

No, yo verdaderamente no creo. Yo tengo que respetar la opinión del otro. A veces el otro quizás pueda excederse con un insulto, una diatriba, hasta con un infundio y si tú no estás de acuerdo y eres funcionario no te la tienes que aguantar, pero tienes que saber cómo reaccionar.

¿FALTA DE TOLERANCIA?

Así es. Si hay alguien al que han insultado se llama Barack Obama y él se ríe de esas cosas. Así uno debe ser.

PERO HAY MINISTROS QUE DICEN QUE SON HUMANOS Y POR ESO RESPONDEN…

Hay algunos ministros que han excedido los niveles. El que no es tolerante que se salga de la política. Lo que yo sí creo es que hay que establecer reglas. He estado viendo lo que le han sacado a algunos periodistas y me da asco. Durante la época de los militares, trajeron a un nicaragüense que lo ponían en televisión a insultar a todo el que estaba en contra del régimen militar.

¿ESTA SITUACIÓN LE RECUERDA ESOS TIEMPOS?

Sí me recuerda, es tan asqueroso.

ESO QUIERE DECIR QUE ESTAMOS RETROCEDIENDO…

¡Ah no... claro que vamos para atrás! Hay una intolerancia grandísima. Estas cosas contra Mauro Zúñiga y Lina Vega, por ejemplo, son asquerosas.

RECIENTEMENTE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS HIZO UN LLAMADO A LOS PAÍSES PARA QUE GARANTICEN EL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA, ¿CREE QUE EN PANAMÁ LA INFORMACIÓN PÚBLICA ES ACCESIBLE?

Lo que no hay es una cultura de acceso o no acceso restringido. Las leyes se hacen para bloquear este acceso.

¿ES CUESTIÓN DE LEYES?

No, es una cuestión de ejercer y exigir los derechos. Por ejemplo, la ley de acceso a conocer los bienes que tienen los gobernantes cuando entran y cuando salen. Yo le pedí al notario Boris Barrios copia de la declaración de bienes del ex presidente Torrijos y nunca me la dio. En los tiempos de los militares teníamos más acceso a la información. Recuerdo que alguien me sopló que Díaz Herrera se acaba de comprar una casa y yo conseguí la información en los documentos públicos. Imagínate, conseguías más de lo que consigues ahora.

SI LLEGA A LA CIDH, ¿CUANDO TERMINE SU TRABAJO REGRESARÁ A LA POLÍTICA?

Lo único que uno no descarta en la vida es morirse. No lo planteo en un futuro inmediato. Por ahora me he propuesto, ahora que van a haber reformas constitucionales, hacer unas recomendaciones.

¿QUÉ PROPONE EN ESTE SENTIDO, MODIFICACIONES O UNA NUEVA CONSTITUCIÓN?

El último cambio constitucional fue en 2004 y fueron cambios totalmente cosméticos. Yo creo que si se ha nombrado a un grupo de notables para reformar la Constitución debemos hacer algo serio.

¿QUÉ RECOMENDARÍA?

Hay que exigirles más a los diputados. Aquí se eligen los diputados al mismo tiempo que al presidente, en otros países no, para que si al gobierno no le va bien, cambien. Entonces que el periodo de los diputados no vaya con el presidencial. (Puede ser cada dos años). Así lograremos una Asamblea más independiente. Los diputados deben tener un grado de escolaridad, eso es muy importante. Aquí hay doctores que se comprueba que no son doctores. Prohibir el transfuguismo político, eso es un irrespeto.

¿QUÉ OPINA DE LA SEGUNDA VUELTA ELECTORAL?

En otros países ha dado resultado. Panamá no ha tenido esa experiencia. La segunda vuelta podría ser válida pero con otros cambios, por ejemplo lo que mencioné de los diputados. Hay que fortalecer la democracia, no debilitarla. Algunos intentan debilitarla porque así pueden controlarla mejor, pero al final no controlan nada.

UNA DE LAS PROPUESTAS ES CAMBIAR EL MÉTODO DE SELECCIÓN DE LOS MAGISTRADOS DE LA CORTE, ¿QUÉ PROPONDRÍA EN ESTE SENTIDO?

Hay que buscar mejores mecanismos para seleccionar a los magistrados. Una propuesta que hice fue que se le diera la oportunidad a los que están dentro del Órgano Judicial, que ha sido exitoso. Hay muy valiosos magistrados en el Tribunal Superior. Que provengan del sistema judicial. Eso sería un acto de respeto a su trabajo. Pero no solamente de los magistrados. Hay que mejorar todo ese Órgano del Estado. Debemos fortalecer las instituciones, si tratamos de hacer instituciones a nuestra medida todo sale chueco.