16 de Oct de 2021

Política

Segunda vuelta electoral: el nudo en la Alianza

PANAMÁ. La segunda vuelta electoral se ha vuelto la piedra en la zapatilla de la alianza de gobierno. El tema revivió las diferencias en...

PANAMÁ. La segunda vuelta electoral se ha vuelto la piedra en la zapatilla de la alianza de gobierno. El tema revivió las diferencias entre el Partido Panameñista y Cambio Democrático, pues aunque el partido del presidente cuenta con 32 diputados, necesita al menos 6 votos más para que su propuesta sea aprobada.

La alianza vuelve a tambalear. Los panameñistas no están dispuestos a ceder. Incluso hay quienes aseguran que tienen un as bajo la manga que les imprime presión a los del partido de las zapatillas del pueblo: la ratificación de Harry Díaz como magistrado de la Corte.

Con los ánimos a flor de piel, La Estrella pudo conocer que en horas de la tarde de ayer, el presidente de la Asamblea Nacional, José Muñoz, convocó a los diputados perredistas, Leandro Ávila, Benicio Robinson, Rubén de León, Freidi Torres, Elías Castillo y Jassir Purcait, para hablarles de la importancia de aprobar la segunda vuelta electoral.

Aunque no hubo ningún acuerdo, ambas partes acordaron continuar con las conversaciones.

Consecutivamente anoche el presidente de la República, Ricardo Martinelli, se reunió con los diputados de la bancada panameñista.

La polémica ha surgido en medio del anuncio de Vicepresidente y presidente del Panameñismo Juan Carlos Varela , quien va en busca de la reelección en su partido, un trampolín que piensa utilizar para saltar hacia la silla presidencial.

MALABARES POLÍTICOS

Desde que decidieron hacerse pareja, panameñistas y CDs han estado caminando sobre la viga de equilibrio, donde cualquier paso en falso podría acabar con este matrimonio.

Voceros de ambos partidos insisten en negar fricciones en la alianza, pero los duelos que han librado ambos partidos en diferentes escenarios dicen lo contrario. El control de la Alcaldía, proyectos en la Asamblea, ratificaciones y pelea de inscripciones son los escenarios donde la luna de miel se ha convertido en luna de miel.

SUMANDO, SUMANDO

Los estrategas de CD tienen un norte claro, convertirse en la segunda fuerza electoral en Panamá, lugar que es del Panameñismo.

Y así como en todo buen juego de ajedrez, si hay algo que el partido Cambio Democrático sabe hacer muy bien es mover sus fichas.

En poco menos de dos años y tras masivas campañas de inscripciones a nivel nacional, lograron sumar más de 100 mil adherentes

De 126 mil 735 que tenían en 2009, al final de las elecciones, ahora suman 284 mil 763 simpatizantes, empero no han logrado superar a los panameñistas, que copiando el modelo de su aliado político.

Pero la campaña más agresiva de CD para aumentar su poderío fue en la Asamblea legislativa con la ayuda de los tránsfugas. En menos de un año pasaron de tener 20 diputados, a estar a un paso de controlar el Legislativo con 32 diputados.

Ahora al partido del presidente solo le faltan cuatro diputados para contar con la mayoría absoluta en el pleno legislativo (36 diputados), y con ello ya no necesitaría a sus aliados para aprobar proyectos en la Asamblea, otro de los escenarios donde han salido a relucir roces.

CONTROVERSIAS EN EL PLENO

Entre dimes y diretes ministros de Estado y diputados de ambas bancadas han mantenido una lucha frontal en el pleno de la Asamblea.

Uno de los primeros encontronazos se dió tras la aprobación de la nueva Autoridad de Administración de Tierras, mejor conocida como ANATI.

El primero que pegó el grito al cielo, fue el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, quien se enfrentó con su homólogo de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu.

Vallarino

nunca estuvo a favor de la creación de ANATI, y la desaparición del Programa Nacional de Tierras que para ese entonces estaba bajo la tutela del panameñista Publio Cortés.

Incluso el controversial ministro amenazó al Presidente con renunciar si aprobaban la creación de la Autoridad Nacional de Titulación de Tierras. (Al final desistió, a solicitud del Presidente).

Pero al final en medio de un fuerte debate, la bancada oficialista aprobó la creación de la nueva autoridad.

Otro de los polémicos anteproyectos de ley que puso en jaque a la bancada panameñista, fue la disputa por la creación de la nueva autoridad de Aseo.

En medio de una de las peores crisis de la recolección de basura y ante la falta de recursos económicos para dar una solución inmediata, la gestión del alcalde capitalino de la facción panameñista Bosco Ricardo Vallarino, quedó marcada por la desidia .

Bosco se vio obligado a guardar silencio y aceptar la decisión del gobierno, que al final decide crear una nueva autoridad de Aseo.

Pero las pugnas internas en la alianza se afianzaron cuando a principios de este año, el polémico diputado de Cambio Democrático, Sergio Gálvez, presenta ante la Comisión de Gobierno, un anteproyecto para aprobar la reelección inmediata del presidente.

De inmediato, la bancada panameñista muestra su rechazo a la iniciativa de Gálvez, al considerar que la propuesta pondría en riesgo la alianza de gobierno.

Un día después de haberse presentado el anteproyecto de reelección, el vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela, tuvo que reunirse a puertas cerradas con su bancada para tratar de calmar los ánimos de los diputados.

La acción de Gálvez sufrió un revés luego de que la Comisión de Gobierno, rechazara la propuesta. El diputado culpó a la bancada panameñista de ‘satanizar’ su anteproyecto.

Al final entre batallas ganadas y perdidas, la alianza sigue con vida, aún con los vaticinios del PRD de que pronto se resquebrajará. La batalla continua hoy cuando se presente en la Asamblea, la propuesta de la segunda vuelta electoral.