Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Política

Lavitola: un hombre de confianza en altas esferas

PANAMÁ. Una serie de correos electrónicos intercambiados entre la mítica figura de Valter Lavitola y altos funcionarios del Estado, han ...

PANAMÁ. Una serie de correos electrónicos intercambiados entre la mítica figura de Valter Lavitola y altos funcionarios del Estado, han dejado al descubierto las influencias y el alcance de los tentáculos de este personaje italiano, cuyo paradero permanece desconocido.

Tras casi un mes de publicaciones sobre un contrato multimillonario entre el gigante italiano, Finmeccanica y el Ministerio de Seguridad para la adquisición de equipo de seguridad, la dirigente del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Balbina Herrrera entregó ayer a La Estrella un paquete de documentos que incluían los supuestos correos intercambiados en últimos meses entre Lavitola y personeros del gobierno en los que se incluye al propio presidente Ricardo Martinelli.

La perredista se mostró confiada de la autenticidad de los documentos presentado y dijo que iría al Ministerio Público o donde sea para aclararlos.

FORTALECIENDO LOS LAZOS

Lavitola Era un desconocido, pero llegó a Panamá en junio de 2010 de la mano de Silvio Berlusconi, el entonces primer ministro italiano. Berlusconi, lo presentó como su hombre de confianza, era casi su sombra.

A su llegada fue la persona que le seguía cuando bajó del avión. Martinelli y el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, lo defienden ‘tenemos mucho que agradecerle, pues se echó a sus espaldas la firma del acuerdo de doble tributación, Panamá-Italia. Además consiguió la donación de seis lanchas patrulleras’.

Lo dicho por Martinelli y Mulino es corroborado en los supuestos correos electrónicos que se intercambiaban Lavitola y el mandatario panameño. El 29 de diciembre de 2010, en la víspera del año nuevo, Martinelli y el prófugo italiano intercambiaron correspondencia en la que se reclamaba la firma del acuerdo.

Lavitola le pedía a Martinelli llamar a Berlusconi para concretar la firma el 31 de diciembre. ‘Por favor después que lo llama me informa’. Pero Martinelli le respondió que ‘No lo llamo hasta no firmar. Estoy triste’. La molestia en Martinelli por el atraso en la firma de los documento era evidente.

Como en su momento lo hizo Santo Tomás el mandatario panameño reclamaba ‘ver para creer’.

La respuesta, no se hizo esperar: por parte de Lavitola ‘Hermano será firmado hoy a las 12’dice Lavitola. ‘Capo, le mando un correo con la copia firmada, confía en mi, un abrazo de corazón, tu hermano Valter’, ya era el 31 de diciembre.

Hasta que finalmente se dio la firma. Lavitola le decía al ‘Capo’, como suele llamar al presidente panameño ‘Confia en mi’.

En enero, luego de la firma de los documentos, el presidente le envía un mensaje de bienvenida al país a Lavitola. ‘Bienvenido a casa’, a lo que el italiano le solicita una cita al presidente para conversar con él personalmente.

Después de esa reunión, ambos volverían a comunicarse por correo esta vez para hablar sobre la compra de los radares. El 22 de enero Lavitola enumeró los temas pendientes que ya se habían resuelto ‘Capo. Tratado de Doble tributación ok; Naves ok (espero la confirmación para la visita de la marina); Radares: la autorización del Ministro Garuz saldrá esta semana a la Contraloría. Entre 30 y 60 días estará listo’, dijo Lavitola en el correo al presidente.

Con el contrato firmado por el gobierno con Finmeccanica, Lavitola se movía como pez en el agua. Estaba enterado de todo lo que pasaba y los planes a futuro. Uno de ellos era el proyecto de Asociación Público- Privada (APP).

El tema que provocó una huelga en los gremios médicos de casi un mes, era de interés del italiano. Por eso iniciaron la conformación de una empresa mixta de generación de energía eléctrica renovable. Así la confirma el intercambio de correo con Marleni Paolo, agente residente de la empresa Agafia, sociedad que cobró la comisión por el contrato del Estado y Finmeccanica.

‘Hola Valter, me llamó el Ing. Belisario Tejada de EGESA para confirmar que ya están avanzando con la creación de la sociedad mixta que manejará el proyecto de la planta fotovoltaica (Energías Renovables de Panamá, S.A.). Sin embargo, necesitan le proporciones el nombre de una persona que pueda actuar como director- presidente y representante legal de la sociedad. Con eso completarían la JD porque ya tienen previsto que Karen de Gracia actúe como secretaria y alguien de Egesa como tesorero’.

‘Entiendo que el Consejo de Gabinete está por aprobar la creación de la sociedad mixta, pero necesitan completar la Junta Directiva’. .

LA MIRA EN EL CONSULADO

Pero el Tratado de Doble Tributación y el Convenio con Italia no eran los únicos objetivos del italiano.

A finales de mayo de este año, Lavitola le escribió a Adolfo de Obarrio, secretario privado del presidente de la República, preguntando cómo iban los trámites para su designación como cónsul. ‘Hermano por favor me da noticia del cónsul honorario y de los paneles. Me dijiste que iría a Gabinete, un abrazo Valter’.

La respuesta del asistente presidencial tomó algunos días, pero llegó ‘Lo del ambiente ya está resuelto. El tema del cónsul honorario la próxima semana deben estar llamando para arreglar los papeles’.

Lavitola volteó su interés en otro aspecto: El Canal de Panamá. El 2 de junio de 2011 le escribió a Adolfo Obarrio recordándole el próximo vencimiento del periodo del actual administrador de la Vía Interoceánica.

‘En un año se vece el plazo del administrador del Canal de Panamá. Sería bueno empezar a pensar quien pudiera ser un candidato que le guste al capo’.