Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Política

Varela convoca frente pro defensa de la democracia

PANAMÁ. Juan Carlos Varela, presidente del partido Panameñista, parecía más desafiante que nunca con el presidente de la República, Rica...

PANAMÁ. Juan Carlos Varela, presidente del partido Panameñista, parecía más desafiante que nunca con el presidente de la República, Ricardo Martinelli.

Tras la repentina renuncia del alcalde capitalino, Bosco Ricardo Vallarino, por presiones de Martinelli, Varela le advirtió al mandatario: ‘el pueblo que te eligió, te verá juzgado y derrotado’. Y es que el partido Panameñista ya había perdido su última cuota de poder, ahora la exministra Roxana Méndez accedería fácilmente a ocupar el cargo de alcaldesa del distrito de Panamá.

DEFENSA INSTITUCIONAL

Tras arremeter contra el mandatario, Varela hizo un llamado a los demás partidos políticos, sindicatos y a la sociedad civil —incluso a sus adversarios del PRD—, a formar un frente pro defensa de la institucionalidad del Estado y la democracia.

El llamado no cayó en saco roto, inmediatamente hubo reacciones de los sectores políticos y la sociedad civil dispuestos a respaldar la iniciativa, aunque mostraron cautela.

Previo a las palabras de Varela, en los pasillos del edificio Jorge Pacífico Adames —sede del partido Panameñista—, corrían los rumores de que el vicepresidente también renunciaría a su cargo, el mismo que obtuvo por votación popular en mayo de 2009. Pero una respuesta más desafiante dio Varela al cuestionamiento: ‘Primero renuncia el presidente que yo’.

La Secretaría de Comunicación del Estado respondió de inmediato a Varela y al directorio, que se mantuvo reunido por más de cinco horas en la sede de ese colectivo, y tildó la actuación como un mero acto politiquero. Además, en el comunicado se expresa de manera textual que Varela irrespetó al ex alcalde y a su familia, ya que no le importó su salud.

MARTINELLI VIAJA A COLOMBIA

En medio del revuelo político, el presidente Martinelli decidió avanzar y poner tierra de por medio a las fuertes críticas que ha recibido de distintos sectores de la sociedad. Siguió con su agenda y viajó a Colombia en compañía del ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, a participar de la ratificación del Tratado de Promoción Comercial con Estados Unidos.

BOSCO DEJA LA ALCALDÍA

A las ocho de la mañana, el alcalde de la capital, Bosco Vallarino, ya había tomado su decisión. Se iba. No quería saber más de las presiones políticas que buscaban dejarlo fuera del cetro municipal, y que, de hecho, lo lograron. Fue ayer, justo dos noches después de que el presidente Martinelli le dijera tajantemente: ‘si yo fuera tú, por el bien de tu partido me iría de la Alcaldía’.

Antes Vallarino estuvo dos veces en el Hospital Nacional. A las 8:30 de la noche fue internado tras la arritmia cardíaca que lo atacó por el encontrón con Martinelli en el Palacio de Las Garzas. Tenía también un problema de tiroides, clave en la drástica pérdida de peso que tuvo. Y la que, irónicamente, se extendió hasta su fugaz trayectoria política.

Así, mientras se sometía a exámenes médicos, pensaba y repensaba las palabras del mandatario. ‘Me fui a hablar con el presidente de un tema en específico: la Corte Suprema de Justicia, mi más grande presión. Se estaba fraguando un golpe de estado municipal’, contó a La Estrella una noche antes de su renuncia, y en su última entrevista como jefe de la comuna capitalina.

‘Estoy por un derrame o por un paro cardíaco’, continuó el entonces burgomaestre, custodiado por su esposa, sus hijos y sus asesores, en una habitación del centro médico.

LA RENUNCIA A LA ALCALDÍA DE PANAMÁ

El resto del proceso por el que Vallarino salió de la Alcaldía fue express. Una hora después de redactar y estampar en ella su firma, la carta de renuncia llegó a la Gobernación de Panamá. En ella alegó, tal cual lo dejó ver en una conversación exclusiva con este medio, problemas de salud y la necesidad de someterse a un tratamiento radioactivo.

Con su salida profundizó la turbulencia política que desde el fin de la alianza entre los panameñistas y Cambio Democrático (CD) persigue a la Alcaldía capitalina.

Poco antes de confirmarse la renuncia, su suplente —y hasta ayer ministra de Gobierno (MINGO)— Roxana Méndez sostenía en la televisión local que ‘si por alguna razón de fuerza mayor Vallarino no puede ejercer el cargo’ estaba dispuesta a asumirlo.... como vaticinando lo que después ocurrió.

Luego, a la 1:00 p.m. confirmó que dejaría el MINGO para ir al Hatillo. Aunque desestimó hacer una auditoría interna completa, no descartó que se revisen proyectos emprendidos por Vallarino.

‘Pero Roxana sabía desde hace dos semanas que iban a sacar a Bosco’, reclamó en la tarde el diputado panameñista José Isabel Blandón, mientras la directiva de su partido preparaba un discurso oficial.

LAS CRÍTICAS

El fin de la gestión de Vallarino generó todo tipo de reclamos a Martinelli. Todos en reclamo a un gobierno que parece tomarse todo lo que encuentra en su camino.

La juventud del Partido Panameñista fue la primera en reaccionar. Advirtieron estar en desacuerdo con la decisión de Vallarino, porque ‘no consultó con las bases del partido’. Aún así, el secretario de esa facción panameñista, Carlos González, dijo ver en Ricardo Martinelli ‘las ansias de poder y la clara obsesión de destruir al Panameñista’.

Mientras, el mandatario negaba a capa y espada haber siquiera sugerido a Vallarino, en una reunión, salir de la Alcaldía, tal cual el exalcalde lo confirmó a La Estrella.

‘Él me dijo que sentía que tenía problemas de salud, que él estaba pensando en renunciar’, argumentó. Pero Martinelli olvidó cómo en medio de la crisis de la basura en 2010 recomendó a Vallarino trabajar o irse para su casa.

En el opositor PRD, el tema también calentó la jornada. Su presidente, Francisco Sánchez Cárdenas, reiteró la denuncia de que Martinelli busca perpetuarse en el poder más allá de 2014. ‘El gobierno busca disminuir la credibilidad de todo el mundo, de todas las instituciones del país, para hacer lo que le da la gana en las elecciones de 2014’.

‘No se trata de defender a Vallarino, sino de defender la institucionalidad del país’, agregó.

Los familiares de Vallarino, apostados afuera del Hospital Punta Pacífica (donde fue recluido más tarde) sostuvieron que se alejará de la política por su salud. Incluso, su hijo homónimo anunció que, en respaldo, renunciará a su cargo de cónsul en Canadá.

DUDAS QUE SALTAN

La renuncia de Vallarino también abrió una serie de incógnitas coyunturales. ¿Qué pasará con el fallo que la Corte debe emitir sobre la constitucionalidad o no de la resolución legislativa que le devolvió los derechos ciudadanos al alcalde, y por la cual pudo asumir su cargo? Además, ¿cómo será el futuro de la nueva alcaldesa, ante un Concejo adverso? Pero sobre todas las cosas, ¿qué sucederá con todos los panameñistas que habían encontrado en la Alcaldía de Panamá, su cuartel de invierno?

(Con información de Nicanor Alvarado Dixon, Zelideth Cortez, Ivaneth González y Grace Kelly Chi).