Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Política

Condenan exceso policial

VERAGUAS/CHIRIQUÍ. Lo que se inició como un movimiento indígena en contra de la minería, se ha convertido en un asunto que despierta tem...

VERAGUAS/CHIRIQUÍ. Lo que se inició como un movimiento indígena en contra de la minería, se ha convertido en un asunto que despierta temor entre los panameños.

Pero aunque reconocen la represión de la policía en contra de los manifestantes, pocos se animan a opinar.

La gente quiere que el conflicto termine para evitar situaciones peores. Las voces ciudadanas abogan por un entendimiento, y piden que se acaben los ataques.

RECHAZO

En la opinión pública existe el rechazo al retorno del militarismo, toda vez que las unidades de control de multitudes arremeten sin piedad en contra de manifestantes.

Se percibe el cansancio por el atropello de los policías y que la única respuesta a las inquietudes de los pueblos sea el uso de la fuerza por medio de los antimotines.

Durante las manifestaciones, la gente expresó su repudio a la actitud de las autoridades, que no atienden los reclamos ni el mismo presidente se reune con el pueblo que lo eligió para conocer sus problemas.

LA CONSIGNA

‘No queremos volver a vivir las décadas de la dictadura militar, cuando los soldados de las Fuerzas de Defensa hicieron lo que les dio la gana y parece que estamos regresando a lo mismo, sólo que ahora el comandante es un civil’, gritaban enfurecidos los manifestantes en las protestas.

Por su parte, indígenas en Viguí han denunciado la fuerte represión de los agentes de la Policía y señalan que mucha de su gente fue cruelmente atacada con armas que no precisamente fueron bombas lacrimógenas, ya que a causa del ataque unos perdieron varios de sus dedos y otros no han sido atendidos aún.

Los ngöbes señalan que como pueblo campesino nunca iban a resistir todo el armamento de la policía, de lo cual dicen tener pruebas.

Otros que denuncian el exceso policial son los docentes de la Asociación de Educadores Veragüenses, quienes señalaron que en una manifestación pacífica realizada el día de ayer, fueron reprimidos con bombas lacrimógenas y no les importó que había un hospital en el área ni tampoco las estaciones de gasolinas.