Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Política

Presidencia de la Asamblea desata diferencias en el CD

PANAMÁ. Con el inicio del receso en la Asamblea Nacional, toma calor la lucha entre los diputados oficialistas para presidir ese organismo.

PANAMÁ. Con el inicio del receso en la Asamblea Nacional, toma calor la lucha entre los diputados oficialistas para presidir ese organismo.

En más de una década de existencia Cambio Democrático (CD), ha sido un partido de una sola pieza. Le ha tocado a Ricardo Martinelli ser el capitán de la nave y dictar el rumbo. Por primera vez salen a relucir aspiraciones personales que causan división. Por lo menos nueve diputados quieren ser el presidente de la Asamblea Nacional para el periodo que inicia el 1 de julio.

Aunque faltan dos meses para la elección del nuevo presidente de la Asamblea, los ataques y las muestras de división son públicas y cada vez más agresivas.

El desempeño del período 2012 - 2013, el penúltimo del quinquenio del presidente Ricardo Martinelli es crucial, no sólo para la Asamblea, sino para todo el engranaje gubernamental.

La bancada oficialista cuenta con 41 de 71 diputados que integran la Asamblea Nacional. La cifra es determinante y marcaría el rumbo quien quiera presidir la institución. Incluso podría tener una marcada influencia en los próximos comicios nacionales.

Hasta ahora, el Ejecutivo ha marcado la agenda del legislativo y en los próximos dos años, la relación sería crucial.

La ‘armónica’ colaboración que mandata el artículo dos de la Constitución Nacional sería primordial para llevar a cabo la agenda de gobierno.

RIVALIDADES PÚBLICAS

Las rivalidades a lo interno de la bancada oficialista están trascendiendo las fronteras legislativas.

Las acusaciones e incluso denuncias de corrupción, se incrementan en la medida que se acerca la fecha.

Marcos González y Sergio Gálvez, hablan de ‘serruchadera de piso’ y hasta de ‘ungidos’. Previamente Marilyn Vallarino acusó a González de estar ofreciendo contratos a cambio de los votos.

Fernando Carrillo, quien no negó ni afirmó su interés de presidir la Asamblea, señaló que las aspiraciones de sus copartidarios no deben ser motivo de enfrentamiento.

‘Quedan dos años -para las elecciones- y se requiere que haya un punto de apoyo por parte de todos los diputados para que el presidente pueda organizar los trabajos con orden y armonía’ dijo.

ACERCAMIENTO PREVIOS

A la fecha, la bancada o la dirigencia del CD, no se han reunido para determinar la manera en que se escogería el candidato que postularía el oficialismo que se convertiría en el próximo presidente de la Asamblea, pues debe contar con el apoyo de 41 de sus colegas.

La bancada legislativa debe ser convocada por su presidente -Noriel Salerno- para tomar su decisión, previo acuerdo de la dirigencia del partido.

Según Carrillo, si los candidatos, se toman la campaña como algo personal y no de bancada, se podría correr el riesgo de crear heridas entre los miembros que después serían difíciles de sanar.

Dana Castañeda, quien también busca ser la candidata oficialista, mantiene la confianza en que después que pase la campaña y se elija al candidato, la bancada saldrá ‘fortalecida’.

Desde que Balbina Herrera presidió la Asamblea Legislativa en septiembre de 1994, ninguna otra mujer ha presidido el Órgano legislativo.

Ahora por lo menos,Dana Castañeda y Dalia Bernal, aspiran a ser la balanza y evitar que se incremente el divisionismo entre sus copartidarios.