Temas Especiales

26 de Ene de 2023

Política

La Corte sin fecha para escoger reemplazo de Solís

PANAMÁ. Sobre la elección del próximo magistrado del Tribunal Electoral (TE) hay muchos cabos aún sin atar: en la Corte Suprema de Justi...

PANAMÁ. Sobre la elección del próximo magistrado del Tribunal Electoral (TE) hay muchos cabos aún sin atar: en la Corte Suprema de Justicia nadie sabe qué mecanismo utilizará el pleno para escoger a quién sucedería a Gerardo Solís en el cargo. Tampoco se sabe cuándo se oficializará la designación.

Portavoces de la máxima corporación de justicia aseguraron que los nueve magistrados se han concentrado únicamente en el proceso de entrevistas a los candidatos, que acabará esta tarde, y que ha sido liderado personalmente por el presidente del Órgano Judicial, Alejandro Moncada.

Sólo después de esa etapa, la directiva de la Corte (Moncada y el magistrado Harry Díaz, ambos altamente cuestionados pro sectores de oposición) decidiría los pasos a seguir para concretar la designación del próximo magistrado electoral.

¿MÁS DISIDENTES?

Pero puertas para dentro, en el Palacio Gil Ponce el compromiso de elegir a un nuevo juez para el TE parece no estar resultando una tarea sencilla. No hay norma alguna que obligue a escoger, necesariamente, entre la lista de 47 abogados que presentaron sus documentos.

Tras ese axioma, el bloque de cuatro magistrados nombrados por gobiernos perredistas estarían analizando reelegir Gerardo Solís por diez años más. Y tendrían mayoría por un apoyo que parece superar la coyuntura: el de Aníbal Salas, el único que queda por el Panameñista. Con él conseguirían superar al bloque de magistrados nombrados por Martinelli, y cuyas figuras más notables son Moncada y Díaz.

El nuevo juez debería estar en su puesto a mediados de noviembre próximo, cuando a Solís se le venza su mandato de seis años.

Sin embargo, fuentes judiciales no descartaron que el nombramiento se retrase hasta enero próximo, cuando Salas deba salir de su puesto, y el Ejecutivo nombrar a un nuevo magistrado, aunque esa opción, advirtió el exmagistrado Alberto Cigarruista, no debe ser analizada. ‘Es una obligación el nombramiento’, aseguró hace poco.

Pero en el horizonte no todo está dicho. Fuentes ligadas a la Corte tampoco desestimaron que uno de los magistrados designados por este gobierno, podría tomar distancia.

El juez, dejaron ver, sería Luis Ramón Fábrega, el mismo que habría estado impulsando un movimiento para que Moncada dimitiera, tras las trabas de la Sala Quinta y su polémica recomendación pública al presidente de la República, Ricardo Martinelli, de nombrar tres nuevos magistrados.

Fábrega es uno de los más recientes jueces nombrados en la Corte por Martinelli.

EL JUEGO POLÍTICO

La selección de un nuevo magistrado en el Tribunal Electoral ha movido los bloques políticos del país. Ha hecho que tanto los defensores del gobierno de Martinelli y del oficialista Cambio Democrático como la sociedad civil se activen.

Unos insisten en que Solís no debería ser reelecto y apuntan a que tras su figura hay intenciones opositoras. Otros sostienen que con este proceso la administración ‘del cambio’ intenta controlar el TE y completar, así, ‘el Plan M’: la reelección presidencial.

El portavoz del Palacio de las Garzas, Luis Eduardo Camacho, habló políticamente del asunto. Consideró que si la Corte reelige a Gerardo Solís ‘sería lamentable y penoso’.

Para él, el magistrado ‘trata de convencer a los demás de que debe permanecer en el cargo para que la democracia y los torneos electorales no estén en peligro’.

Magaly Castillo, de la Alianza Ciudadana Pro Justi cia, advirtió que ‘la sociedad civil y política está dispuesta a defender la independencia del Tribunal Electoral’.

Castillo insistió en que ‘al partido en el gobierno le interesa tener un Tribunal Electoral más dócil y no le gustan los actuales magistrados’.

Su planteamiento surge poco después de que el magistrado Erasmo Pinilla fuese querellado penalmente ante el Ministerio Público por un abogado que milita en el oficialista CD.

Esa fue la segunda denuncia interpuesta en su contra en menos de un mes. Ambas se relacionan con un caso de supuesto nepotismo, revelado por el diario Panamá América.

PROCESO ANTERIOR

Mientras se resuelve el caso Pinilla, los temores de un intento de toma del TE hacen que el foco de la mayoría de los sectores políticos vuelva al proceso para reemplazar a Gerardo Solís

Justamente, cada vez que se invoca el misterio con el cual la Corte para elegir al nuevo magistrado vuelve al debate la propuesta aplicada en 2006 por la entonces presidenta de la máxima corporación de justicia Graciela Dixon en la convocatoria por la cual se escogió a Solís.

El método establecía una convocatoria (lo cual también hizo la Corte actual) y la intervención de una Comisión Interna del Órgano Judicial, que preseleccionó a 27 abogados, entre ellos a Solís, quien entonces fungía como fiscal electoral.

Graciela Dixon, José Troyano, Alberto Cigarruista, Winston Spadafora y el propio Aníbal Salas favorecieron a Solís.

Adán Arjona, Harley Mitchell, Víctor Benavides y Esmeralda de Troitiño le dieron su voto a Yara Campo, hoy secretaria general del TE. Campo se postuló y fue entrevistada por la Corte Suprema el lunes pasado.