Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Política

Encuestas: ¿un espejismo o un búmeran político?

PANAMÁ. A menos de dos años de las elecciones generales, los indicadores de opinión aún no marcan un candidato presidencial que podría a...

PANAMÁ. A menos de dos años de las elecciones generales, los indicadores de opinión aún no marcan un candidato presidencial que podría alzarse con el triunfo en las elecciones del 2014.

Así lo evidencia la última encuesta realizada por Ipsos Panamá Opina, cuyos resultados preferenciales en la evaluación del voto presidencial si las elecciones presidenciales fueran hoy, reflejan porcentajes mínimos. Y es que de un total de 1,200 encuestados solo el 18% estaría dispuesto a votar por el presidenciable del PRD, Juan Carlos Navarro, el 15% lo haría por Guillermo ferrufino, el 12% elegiría a Juan Carlos Varela, un 4% inclinó su voto hacia Juan Carlos Tapia quien ha expresado su intención de participar en los próximos comicios como candidato independiente.

Otro 5% de los entrevistados expresó que no votaría y un significativo 40% prefirió seleccionar dentro del sondeo la opción no sabe/no responde.

Frente a estos resultados y tomando en cuenta la experiencia electoral del pasado surge la interrogante: ¿podrían estos indicadores dar muestras claras de hacia dónde se inclinaría la balanza política en el 2014?.

LAS VARIANTES DE UNA ENCUESTA

Por hacer un recuento, la excandidata presidencial del 2009, Balbina Herrera cree que las encuestas no son más que ‘la percepción de la ciudadanía en un momento determinado’. Es decir, que si bien los sondeos de opinión aportan valiosa información a los votantes, habría que tomar en cuenta que al final de la batalla electoral los resultados varían.

La dirigente perredista recordó que en 2009 antes de que se fraguara la alianza entre el Panameñismo, Cambio Democrático y el Molirena; el PRD repuntaba en la mayoría de las encuestas.

Esta alianza más la fragmentación que dominó al PRD para esa época son los factores a los que Herrera le acuña su descenso en las encuestas de opinión y que sin duda se reflejaron en los resultados electorales.

Aún así reconoce que al final del camino ‘nada está escrito en piedra’ y los resultados de las encuestas podrían dejar una estela de sorpresas y sorprendidos.

EL REPENTINO ASENSO DE MIREYA

Esto fue lo que pasó en las elecciones de 1999 cuando Mireya Moscoso se convirtió en, hasta ahora, la única mujer presidenta del país. Esto, a pesar de que durante toda la campaña electoral, la mayoría de las encuestas de opinión la colocaban muy por debajo de su contrincante político, Martín Torrijos, mientras que Moscoso prefirió escudarse en lo que ella denominó ‘sus encuestas de carne y hueso’. Pero meses antes de la elección del 2 de mayo de 2009, la brújula política del último sondeo de opinión le dio la preferencia de voto presidencial a Moscoso. Fue así como los resultados de esa encuesta se convirtieron en el vaticinio de lo que sucedió el día de los comicios: la opositora Alianza Unión por Panamá, se alzó con el triunfo de aproximadamente el 44.5% de los electores, mientras que Martín Torrijos por la campaña oficialista Nueva Nación perdió el anhelado escaño presidencial al obtener el 43% de los votos.

UN PRONÓSTICO PREMATURO

Y aunque el desarrollo de las encuestas representan un valor agregado en las preferencias del electotrado, la vicepresidenta del Partido Popular, Teresita de Arias, considera que ‘ aún es muy prematuro hablar de potenciales candidatos porque no los hay’. La exdiputada plantea que hasta ahora lo que las encuestas reflejan no son candidatos, sino políticos que han manifestado su interés de correr para la presidencia, una intención que solo quedará oficializada cuando los partidos realicen sus primarias el otro año y definan a su candidato presidencial.

Arias dice que hay que centrarse en ese 40% que no sabe o no respondió debido a que son ese alto porcentaje de indecisos los que tienen que atraer los partidos para sumarlos a su caudal electoral. Por los lados del oficialismo, y a pesar de que en el pasado logró posicionarse como el candidato presidencial con mayor aceptación, hoy el presidente Ricardo Martinelli, repite cual letanía que no cree en las encuestas y contra todo pronóstico vaticina que su partido se reelegirá en 2014. ¿Lo logrará CD una vez más?