28 de Sep de 2022

Política

Navarristas se aseguran los cargos en el CEN

PANAMÁ. En febrero de 2011 el PRD renovó sus estatutos. La comisión especial designada para redactar las nuevas normas en ese colectivo ...

PANAMÁ. En febrero de 2011 el PRD renovó sus estatutos. La comisión especial designada para redactar las nuevas normas en ese colectivo político encontró acuerdos en casi todos los puntos, menos en uno. No permitir que los miembros del CEN fueran candidatos a un puesto de elección popular al mismo tiempo. La reforma se aprobó y las leyes del PRD cambiaron. Nadie de puesto de dirección en el partido podía mantenerse en su cargo si quería participar en las primarias.

‘Los diputados que son miembros del actual Comité Ejecutivo Nacional (CEN) no estaban de acuerdo con aprobar las modificaciones de los estatutos del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en 2011’, recordó el expresidente Francisco Sánchez Cárdenas.

Mitchell Doens lo secunda y dibuja lo que para él fue una estrategia bien planeada. ‘Fue notoria la retirada del diputado Benicio Robinson y otros tres para lograr pasar en el orden del día el proyecto de ley que modificaba las Reformas Electorales’, señaló Doens en referencia al controvertido proyecto que introdujo cambios al Código Electoral.

Entre estos cambios, los diputados, mediante una ley, dejaron sin efecto el estatuto del PRD en ese sentido. Un nuevo artículo decía ‘que no era obligatorio para la dirigencia de los partidos renunciar si aspiraban a un cargo de elección popular’.

‘Un traje hecho a la medida’, repiten Doens y Sánchez Cárdenas, y en la práctica parece que lo es, al menos para cinco de los diez miembros del CEN.

Y es que el artículo 169 del estatuto PRD señala de forma explícita que ‘el copartidario que forme parte de la estructura de dirección del Partido, desde CEN hasta directivo en la estructura de corregimiento y quiera aspirar a candidato de elección popular renunciará a su cargo a partir de su postulación a la elección primaria donde aspira ser candidato’, sin poder regresar, en caso de perder la elección, a sus antiguos puestos.

La única persona que se exceptuaba de esta norma, era el ‘miembro del CEN que habiendo renunciado, resultase electo Presidente de la República’, a quien se le permitirá reasumir su cargo directivo.

Es decir, solo Juan Carlos Navarro podía volver a su puesto, si gana la Presidencia. Los cinco diputados, perdieran o ganaran, no podían volver.

Por eso mañana, 300 perredistas reunidos en el Directorio Nacional tendrán la misión de eliminar este artículo que se ha convertido en la mazana de la discordia dentro del colectivo.

ACUMULANDO PODER

Según Mitchell Doens, lo que está haciendo el CEN es un ‘traje a la medida’.

El exsecretario del PRD insiste, por ejemplo, en que detrás de la renuncia de cinco miembros de la Comisión de Elecciones del partido están ‘el CEN y Navarro’ para poder ‘cumplir sus objetivos de control’.

Pero esas palabras no fueron bien vistas por el primer vicepresidente del colectivo, el diputado Leandro Ávila.

Ahora el diputado se pregunta ‘¿para quién está trabajando el señor Doens?’ y más: ‘ya no sabemos qué hacer para complacer a Mitchell Doens’.

El exdirectivo del PRD —dijo Ávila— ‘está llorando una cosa que él mismo hizo cuando deseó mantenerse en el poder’.

Mientras encuentran la respuesta, Ávila recalcó que Juan Carlos Navarro pedirá una licencia para correr como precandidato presidencial por el colectivo opositor, y añadió que él hará lo propio una vez se postule a diputado del distrito de San Miguelito.

Doens también indicó que en la reunión de mañana se pueden presentar otras irregularidades.

Entre esas irregularidades menciona el miembro del PRD que en el circuito 8-7 ‘los directores no participarán en el encuentro’.

El exsecretario del PRD dice no entender la decisión del partido y se pregunta ‘con qué fin están tomando estas medidas que no son buenas para la salud del colectivo’.