Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Política

2014, un proceso electoral dominado por hombres

PANAMÁ. Al arrancar la contienda electoral a lo interno de los partidos la balanza parece inclinarse a favor de los hombres. En el ajedr...

PANAMÁ. Al arrancar la contienda electoral a lo interno de los partidos la balanza parece inclinarse a favor de los hombres. En el ajedrez político de cara al 2014 la participación femenina es, hasta ahora, mínima.

Para comprobar lo anterior, basta con hacer un recorrido por los diferentes colectivos. Notará que por cada mujer para el cargo de Presidente de la República, hay al menos cinco hombres compitiendo.

Por ejemplo, hasta ayer en el PRD se habían postulado nueve figuras al máximo cargo político del país y fuentes internas aseguran que hoy entrarán a la contienda dos más, entre ellas una mujer: Hermelinda Fuentes, exconcejal de Ancón. (Véase nota: ‘Nueve perredistas quieren ir al Palacio de Las Garzas’)

La exministra Balbina Herrera es una de las opciones, según ‘Panamá Opina’, de Ipsos para Telemetro y La Estrella (registró 10% de simpatía en noviembre último); sin embargo, Herrera desistió para correr por la Alcaldía de Panamá.

‘ME HE PREPARADO...’

Por los lados del oficialismo, la única mujer que ha mostrado firme interés en la contienda presidencial es la ministra Giselle Burillo. Las encuestas, empero, no le retratan ventaja alguna.

Burillo, de todos modos, dejó ver que no se rendirá. Se autoevaluó ayer en TVN como una ‘buena candidata’, por sus 34 años de experiencia política.

En el Panameñista el asunto es más crítico aún. Aunque a mediados de este año en los círculos políticos locales se especulaba sobre la posibilidad de que la expresidenta Mireya Moscoso estuviera dispuesta a volver al ruedo político, la idea se desvaneció. ‘Muchos me lo pedían’, aseguró, pero se echó para atrás.

ALCALDÍA, EL NICHO DE LAS FÉMINAS

En la Alcaldía de Panamá, la de más poder en el país, el asunto es disímil. Además de Herrera, Roxana Méndez ha decidido correr. La activista y presentadora de televisión Ana Pérez también se ha sumado.

De hecho, a colegir por los resultados de ‘Panamá Opina’, es probable que sea una fémina quien ocupe la silla municipal. Herrera y Méndez, con 12% de aceptación cada una, se acercan al precandidato preferido hasta ahora, Roberto Velásquez, quien registra 18%.

EL RETO DE LA PARIDAD

Pero, ¿lograrán las mujeres alcanzar el 50% de las postulaciones en las primarias?

Vale la pena recordar que en las pasadas reformas electorales se determinó que los partidos deberían garantizar el principio de paridad en las primarias. Sin embargo, hay políticos que creen que en algunos casos, al igual que en el pasado, las mujeres no van a alcanzar esta cuota.

Esta es la opinión del diputado perredista Rogelio Paredes, quien estimó que en las candidaturas a la Asamblea a las mujeres no les será ‘tan fácil’ alcanzar una curul por falta de recursos económicos, aunque habrá circuitos —como en los plurinominales— donde tendrían espacios para participar.

No obstante, Elia López de Tulipano, del Foro de Mujeres Políticas, cree que le corresponde a las secretarías femeninas de cada partido velar por las postulaciones internas de las mujeres.

Además, dice López, las mujeres han tenido que enfrentar un aspecto ‘semántico del lenguaje’ debido a que en los partidos se habla siempre de ‘candidatos’, excluyendo tácitamente a las mujeres.

En coincidencia con el planteamiento de Tulipano, Giulia de Sanctis, del Grupo Iniciativa por la Paridad, resalta la importancia de romper con el círculo vicioso. ‘Sí hay mujeres interesadas en participar de los procesos electorales, lo que pasa es que es responsabilidad de los partidos, de las secretarías femeninas, velar porque se cumpla con la cuota de la paridad’, expone.

Al parecer, reducir el impacto del empoderamiento político masculino seguirá siendo el gran desafío de las mujeres en la búsqueda de más escaños para el próximo quinquenio, tomando en cuenta que en los comicios del 2009 la participación femenina fue mínima. En el PRD solo el 18% de las postulaciones correspondió a mujeres; 15% en CD y en el panameñismo no hubo.

En la actualidad, de las 71 curules en la Asamblea Nacional, nueve son ocupadas por mujeres, lo que representa el 8.5% de los miembros del Legislativo, una cifra que coloca a Panamá en el último lugar en América Latina de representación femenina en las legislaturas.